“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Este jueves, la inauguración del Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca (Video)

OAXACA, Oax. (apro).- Con un diseño arquitectónico que conjuga los elementos piedra y agua, además del color ocre que simboliza el adobe de la región Mixteca, en esta capital se construyó el Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca (CCCO) que este jueves será inaugurado por el presidente Enrique Peña Nieto.

El secretario de las Infraestructuras y el Ordenamiento Territorial Sustentable (Sinfra), Fabián Sebastián Herrera Villagómez, precisó que el complejo arquitectónico se concluyó en un tiempo récord de cuatro meses y una semana, con un presupuesto de aproximadamente 400 millones de pesos

Tras el “fallido” intento del gobierno de Gabino Cué de edificar el Centro de Convenciones en el Cerro del Fortín y luego de desembolsar 36 millones 900 mil pesos para el anteproyecto, finalmente el gobierno de Alejandro Murat Hinojosa se llevará las palmas después de “finiquitar” a la empresa contratada por Cué.

“Agarramos la obra por administración directa (porque) finiquitamos la obra con la empresa mediante la modalidad de terminación anticipada, porque ya iba desfasada y no tuvo la capacidad, ni técnica ni económica, para terminar, o podría haberse tardado dos años más para entregarla”, precisó Herrera Villagómez.

Durante un recorrido realizado por las nuevas instalaciones, que desde el mediodía de ayer quedaron bajo control del Estado Mayor Presidencial (EMP) y más de mil 500 policías federales, el funcionario estatal detalló:

“Se ‘finiquitó’ a la empresa (contratada por el gobierno de Cué) porque Sinfra ya no tenía a quien adjudicar el proyecto, razón por la que me puse de acuerdo con la Secretaría de la Contraloría y de Finanzas para que Sinfra lo terminara. y lo hicimos en la modalidad de administración directa como me lo permite la ley”.

Herrera Villagómez insistió que la obra se retomó “por administración directa” en la última semana de abril pasado, y un personal integrado por 850 obreros y 50 técnicos especializados, dijo, se logró un avance sin precedentes en una construcción que será emblemática para Oaxaca y para el disfrute de las y los oaxaqueños.

El Centro de Convenciones, subrayó, “es único en el país” porque conjuga historia, cultura, deporte, recreación, negocios y esparcimiento; cuenta con dos salones, uno para dos mil personas y otro para 500, además de que tiene un teatro al aire libre para 3 mil personas, otro espacio para el teatro de la roca, con capacidad para recibir a 400 personas, un campo de futbol, baños, regaderas, cocina, comedor y camerinos.

Al respecto, el arquitecto Ignacio Mendaro Corsini, autor del Plan Maestro del CCCO –que integra la Ciudad de los Archivos, el Bosque del Deporte, las pozas de agua y la Ciudad de las Canteras–, precisó que a partir de que Sinfra retomó la obra, ésta apenas presentaba un avance del 15%.

Explicó que el color ocre del concreto simboliza el adobe de la región Mixteca de Oaxaca y todo el diseño del plan conjuga los elementos piedra y agua, como un homenaje a la cantera que dio vida a los edificios históricos más importantes de la capital del estado, así como al agua de las pozas que anteriormente conformaban una laguna.

Mendaro aseguró que en el país no existe otro Centro de Convenciones que conjugue estos elementos arquitectónicos que se conectan como una cinta de Moebius, en el que además se sembraron más de 100 plantas endémicas de todo el estado.

Sobre la urgencia por terminar el complejo cultural y de convenciones, Herrera Villagómez admitió que fue por el compromiso que hizo el gobernador Alejandro Murat con el empresario y presidente del Consejo Consultivo del Grupo Modelo, Valentín Díez Morodo.

“Valentín Díez Morodo es amigo del gobernador, quien le dijo: ‘estoy construyendo el Centro de Convenciones’. Y le interesó a tal grado que se comprometió a hacer el XXIV Congreso del Comercio Exterior Mexicano, siempre y cuando hicieran, mediante una carta, el compromiso de terminar el salón”. Con esa promesa a cuestas, “me comprometí a tener el centro para el 6 de septiembre y nadie sabía que iba a venir el presidente (de la República), apuntó”.

Añadió: “Esto va a ser un parteaguas de hoy en adelante, porque es una obra monumental que está pensada para dignificar cualquier ciudad, estado o país, pero sobre todo porque va a ser un detonante económico”.

El titular de Sinfra consideró que fue la mejor decisión hacer el Centro de Convenciones en Santa Lucía, en lugar de levantarlo en el Cerro del Fortín, como lo pretendía Cué, quien encontró en el pintor Francisco Toledo a su más férreo adversario, dado que esa construcción dañaría de manera irreversible el patrimonio natural y el paisaje de esta capital.

Los “negocios” de Cué con el Centro de Convenciones

El exgobernador Gabino Cué fue duramente criticado por artistas, escritores, intelectuales y ecologistas por desacreditar a los opositores a su proyecto en el Fortín.

En una carta pública, Elena Poniatowska, Carmen Aristegui, Vicente Rojo, Paco Ignacio Taibo II, Fabrizio Mejía, Juan Villoro, Graciela Iturbide, Gabriel Macotela, Helioflores, Antonio Helguera, José Hernández, Jesús Ramírez Cuéllar, Rafael Barajas Durán (“El Fisgón”) y Eduardo del Río (Rius), calificaron esas tácticas de intimidación como “vergonzosas y de ínfimo nivel”, y –subrayaron– desacreditan más a quienes las practican.

El documento se dio a conocer después de que el Frente de Defensa del Fortín y el Patronato de Conservación y Rescate del Patrimonio Cultural y Natural de Oaxaca (Prooax) presentaron argumentos sólidos que sustentaban que la construcción de un Centro de Convenciones en el Cerro del Fortín amenazaba con dañar de manera irreversible el patrimonio natural de Oaxaca de Juárez.

Además, el entonces secretario de Turismo y Desarrollo Económico, José Zorrilla, enfrentaba un conflicto de intereses en ese proyecto, pero lo más cuestionable es que la administración anterior desvió 290 millones de pesos del Fonregión que estaban destinados a la población más pobre, aunado a que se manejaron presuntos negocios turbios en el paso peatonal El Fortín, con un costo de 87 millones 120 mil 424 pesos, y para remodelar escalinatas se gastaron 49 millones 996 mil pesos, y 185 millones 187 mil pesos para el estacionamiento en El Fortín.

Comentarios