Presentan la Plataforma Ayotzinapa, un acto de “solidaridad con las víctimas, familias y la sociedad”

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En un acto de “solidaridad” con las familias de los 43 estudiantes desaparecidos forzadamente en Iguala, Guerrero, el equipo de Forensic Architecture de la Universidad de Goldsmiths, con sede en Londres, plasmó cartográficamente y en tiempo real las horas trágicas entre el 26 y 27 de septiembre de 2014, como una herramienta de difusión de los hechos.

En conferencia de prensa para presentar la “Plataforma Ayotzinapa: una cartografía de la violencia”, Eyan Weizman, director de Forensic Architecture, explicó que su agrupación tiene como objetivo utilizar las “herramientas tecnológicas para apoyar investigaciones independientes, en casos de graves violaciones a derechos humanos en los que están involucradas fuerzas del Estado encargado de investigar esos hechos”.

Al recordar que Forensic Architecture ha realizado otras plataformas interactivas para analizar casos de abusos en Pakistán, Siria, Indonesia, Guatemala y la franja de Gaza, Weizman advirtió que el objetivo –a través de las herramientas tecnológicas y un equipo multidisciplinario de arquitectos, cineastas, periodistas y diseñadores de programas de computadora, entre otros– es “establecer los patrones de las violaciones de derechos humanos y de las investigaciones viciadas”.

Para el director de la organización internacional, que empezó a trabajar en la plataforma en noviembre del año pasado, “Ayotzinapa es un caso en el que las fuerzas de seguridad del Estado están involucradas directamente en dos tipos de violencias: contra los estudiantes y en la destrucción de las evidencias”, por lo que su aporte es un acto de “solidaridad con las víctimas, con las familias y con la sociedad”.

La idea de la reconstrucción del caso Ayotzinapa surgió el año pasado, “ante la complejidad de la escena del crimen, con 13 horas de actividades en la ciudad de Iguala, en acciones simultáneas”, contó Mercedes Doretti, coordinadora del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), organización que colabora como peritos de los familiares de los 43 desaparecidos, representados por el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez (Centro Prodh).

El proyecto digital también se plasmó en un mural de 16 metros que será expuesto en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), a partir del próximo sábado 9.

Durante la conferencia en las instalaciones del Centro Prodh, miembros del equipo de Forensic Architecture que colaboraron en el proyecto coordinado por Stefan Laxness, explicaron cómo fue construyéndose la plataforma a partir de los dos informes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y los testimonios de normalistas sobrevivientes a la noche trágica, contenidos en el libro del periodista John Gibler “Una Historia Oral de la Infamia”.

Laxness explicó que la pretensión es acercar al público en general y a los investigadores a “la complejidad y la magnitud de los eventos ocurridos esa noche”, que permitan “comparar la versión oficial con la evidencia”, a partir de material ya conocido.

Theo Resnikoff e Irving Huerta precisaron que para elaborar el material interactivo fue necesario sistematizar los documentos en bases de datos en distintas categorías, lo que llamaron data mining o minería de datos, logrando una base de “5 mil eventos y acciones precisas con personajes involucrados, el lugar y la hora en que acontecieron”.

El producto final es una plataforma sobre una imagen satelital de Iguala y de la región norte donde se ubica a personajes en tiempo y lugar de los hechos, modelos interactivos en tercera dimensión de las tres escenas principales del crimen, videos que analizan algunos de los temas torales de la investigación del GIEI, además de la exhibición en el MUAC, a cargo de la curadora Rosario Güirales.

Al hablar de la exposición “Forensic Architecture: hacia una estética investigativa”, el curador en jefe del MUAC, Cuauhtémoc Medina, habló del contraste entre la narrativa oficial y lo presentado por el equipo londinense, por lo que consideró que lo que revela el ejercicio es “un ámbito de responsabilidad del Estado, la violencia que se ejerce al crear un sistema de información totalmente incapaz de proveer alguna claridad y que beneficia a la impunidad y a un ejercicio autoritario del poder”.

Luego de destacar que para la exposición se contó con el apoyo de la Fundación Ford, Medina insistió que en el caso Ayotzinapa hay también “alguna clase de responsabilidad informativa por no generar una investigación científica, lo que produce la cobertura para la violencia y la omisión de la justicia”.

El subdirector del Centro Prodh, Santiago Aguirre, puntualizó que el aporte de la plataforma digital de Forensic Architecture es la confrontación con el discurso oficial, que además dista mucho de los hechos plasmados en el proceso judicial.

Recordó que desde enero de 2014, cuando la Procuraduría General de la República (PGR) promulgó la “verdad histórica”, no ha habido nuevos cambios en las investigaciones, y de los 170 detenidos por el caso, dijo, sólo 70 tienen alguna vinculación directa con la desaparición de los jóvenes, considerada como “secuestro” y no como desaparición forzada.

Aguirre reconoció el esfuerzo como una “representación cartográfica accesible para todo mundo, de los hechos hasta hoy probados”.

Al finalizar la presentación, en nombre de los padres de los 43 normalistas presentes, Cristina Bautista agradeció a los integrantes de Forensic Architecture “su contribución en la búsqueda de verdad y justicia”.

Comentarios