El relevo de Peña deberá convocar a un nuevo pacto fiscal, alerta el CIEP

CIUDAD DE MEXICO (apro).- Por donde se le vea, el próximo gobierno tendrá poco margen para maniobrar con las finanzas públicas del país, por lo que deberá convocar a un nuevo pacto fiscal, advirtió el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

En rueda de prensa, el director de dicho centro de investigación, Héctor Juan Villarreal Páez, previó:

“Probablemente el siguiente gobierno de 2018 va a tener que llamar a la sociedad mexicana a un nuevo pacto fiscal, no nos salvamos de eso, si no va a seguir siendo la historia de parche sobre parche y nos preguntáremos por qué el país no crece. Será muy difícil hacer buenas políticas públicas con el sistema fiscal que tenemos”, alertó.

A unos días de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) entregara al Congreso de la Unión el Paquete Económico 2018, precisamente en año electoral, el CIEP alertó que el espacio fiscal del país continúa compactándose, como consecuencia del aumento en el gasto público comprometido, sobresaliendo los dos componentes del gasto no programable: participaciones y servicio de deuda, así como el gasto en pensiones.

Aunque 2017 será el primer año de la administración actual en que tenga una disminución de la deuda como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), de 51 a 48%, esto se debió en gran medida al remanente entregado por el Banco de México (Banxico), derivado de las ganancias obtenidas por el tipo de cambio.

Lo anterior, precisó el CIEP, aunado al objetivo de aumentar el superávit primario, llevó a una reducción en la propuesta de presupuesto, respecto del aprobado al año pasado, y a una serie de reasignaciones entre los diferentes componentes del gasto programable.

Aún más. El Centro acotó que el esfuerzo por consolidar las finanzas públicas, entendido como la contención y reducción de los requerimientos financieros, es condición necesaria para detener el crecimiento de los Saldos Históricos de Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la medida más amplia de la deuda pública federal.

Para Villarreal Páez, el penúltimo Paquete Económico enviado por el gobierno de Enrique Peña Nieto raya en lo inercial y sacrifica el crecimiento económico. No sólo eso, también criticó el diseño de las proyecciones económicas.

“La sección de perspectivas de mediano plazo resulta más escueta de lo deseado. Esto es algo que llama la atención, dada la importancia de los temas discutidos. Al menos presenta tres limitaciones muy importantes”, sostuvo.

En primer lugar, precisó, se restringe a un horizonte de cinco años; es decir, de mediano plazo. Las proyecciones oficiales de largo plazo, alrededor de 20 años, siguen siendo un tema pendiente, fustigó.

Segundo, “si bien se reconoce la importancia de los pasivos contingentes en pensiones y salud, su discusión es muy superficial. Quedan muchas dudas de las estimaciones y las políticas públicas que se están considerando en la materia”.

Tercero, se estima que el crecimiento de la economía mexicana tendrá una aceleración considerable en los próximos años, llegando a un valor central de 4% anual en el periodo del 2021 al 2023. No obstante, No es claro cómo se llegó a dicha cifra.

“Dado la sobreestimación sistemática del crecimiento económico de mediano plazo que ha ocurrido en los Criterios Generales de Política Económica de los últimos años, la sección debiera ser más rigurosa”, criticó el CIEP.

En suma, para el especialista el diseño y los propios números del Paquete Económico dejan la siguiente conclusión: “Es dramático el asunto, no estamos invirtiendo en infraestructura, comprometemos crecimiento de mediano y largo plazo, tenemos un sistema de salud en el que se gasta muy poco y no será posible atender necesidades de la población”.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios