Evita gobierno de Peña acudir a cónclave anti-Venezuela en la Torre Trump

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Ningún representante del gobierno mexicano acudirá esta noche a la Torre Trump, en Nueva York, para participar en la cena con algunos jefes de Estado latinoamericanos sobre Venezuela, convocada por el presidente estadunidense Donald Trump.

El presidente Enrique Peña Nieto ya había advertido que no iría por cuestiones de agenda, y una fuente de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) aclaró a Apro que el canciller Luis Videgaray Caso, quien viajó a Nueva York hoy para participar en la apertura del 72 periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU y reunirse con representantes de la comunidad judía de México y Estados Unidos, tampoco asistirá a la cena.

La fuente dijo que Pedro Pablo Kuczynski, el presidente de Perú, tampoco asistirá al evento, por lo que sólo estarían presentes Juan Manuel Santos y Michel Temer, los respectivos presidentes de Colombia y Brasil.

En meses recientes, el gobierno mexicano adoptó una postura oficial muy crítica contra el gobierno de Venezuela, al que denunció por romper el orden democrático y actuar de manera autoritaria ante las protestas.

México incluso asumió un liderazgo regional para condenar, desde la Organización de los Estados Americanos (OEA), las medidas represivas adoptadas por el gobierno venezolano de Nicolás Maduro.

Mientras el gobierno de Estados Unidos aplaudió la firmeza del gobierno mexicano, funcionarios venezolanos acusaron a la diplomacia mexicana de seguir las instrucciones de Washington, lo que la Cancillería desmintió de manera reiterada.

Durante una reunión-cena con el liderazgo del Partido Demócrata del Congreso llevada a cabo el miércoles 13, John Kelly –exsecretario de Seguridad Interna y ahora jefe de oficina de Trump– comparó la situación de México con la de la Venezuela de Hugo Chávez, “sugiriendo que (México) estaba al borde del colapso”, según reveló The New York Times el viernes pasado.

En reacción al reportaje, la SRE emitió un comunicado donde desmintió la información del rotativo neoyorquino. La Casa Blanca, por su parte, mantuvo el silencio frente a la revelación.

Comentarios