Sobre “Astudillo desembolsa 2.7 mdp para la campaña Orgullo Guerrero”

Señor director:

Me permito solicitar a usted la publicación de la presente, con relación a la nota publicada en el portal digital de la revista a su digno cargo el martes 26 de septiembre, titulada “Astudillo desembolsa 2.7 mdp para la campaña publicitaria Orgullo Guerrero”.

1. El programa Orgullo Guerrero tiene el propósito de fortalecer el tejido social, que es una de las tareas asignadas por la Ley Orgánica del Estado de Guerrero a la Secretaría General de Gobierno. Su objetivo es que la sociedad guerrerense se identifique con quienes han sobresalido en las diferentes actividades culturales, científicas y artísticas, y son un ejemplo a seguir, especialmente para los jóvenes.

2.- Los recursos se aplicaron del 10 de abril al 8 de agosto, a través de ministraciones correspondientes a partidas presupuestales de la dependencia a mi cargo, asignados por el Gobierno del Estado. Lo anterior significa que no existen recursos federales para los actos conmemorativos del Centenario de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

3.- Los eventos de Orgullo Guerrero en la Ciudad de México y Acapulco se realizaron el 8 de agosto del presente año y las catástrofes naturales ocurrieron en el presente mes de septiembre. Por lo cual no hay correspondencia en lo que señala el reportero al cuestionar que los recursos no se hayan destinado para apoyar a damnificados por las lluvias y los sismos de los últimos días.

La administración del Gobernador Héctor Astudillo Flores, está comprometida con la transparencia y rendición de cuentas.

Florencio Salazar Adame
Secretario General de Gobierno del Estado de Guerrero

Respuesta del corresponsal

Señor director:

Rechazo haber señalado que los recursos de la campaña publicitaria Orgullo Guerrero se hubieran destinado a los damnificados de las lluvias y los sismos recientes.

La nota advierte sobre la ausencia de un procedimiento legal para adjudicar los recursos del erario a particulares, así como el contraste del gasto superfluo en publicidad con la desatención gubernamental hacia las víctimas, en este momento de incertidumbre ante la perdida de sus viviendas y cultivos para subsistir.

Si la administración del gobernador Astudillo estuviera “comprometida” con la transparencia y la rendición de cuentas -como lo afirma el secretario de Gobierno, Florencio Salazar Adame-, no habría motivo alguno para que los ciudadanos soliciten información que por Ley, debe ser pública de oficio.

La Ley estatal número 230 de Adquisiciones indica que la transparencia en el manejo de los recursos públicos constituyen una demanda política popular, una necesidad y un requisito que garantice “el uso eficiente, eficaz y efectivo” en el manejo de los dineros del pueblo.

El colaborador del gobierno de Héctor Astudillo no explica el procedimiento o la causa por la que el Comité de Adquisiciones adjudicó de manera directa, 41 contratos que sumaron 2.7 millones de pesos a las empresas y particulares que se encargaron de producir, publicitar y exhibir “15 spots televisivos” de la campaña Orgullo Guerrero.

Ello a pesar de que la administración estatal cuenta con un área propia de producción y difusión de contenidos de información y multimedia como la dirección de Comunicación Social y el sistema paraestatal denominado Radio y Televisión de Guerrero.

A principios de agosto, el encargado de difundir actividades culturales de la administración estatal, Mauricio Leyva Castrejón informó públicamente que la campaña de publicidad Orgullo Guerrero, fue subsidiada “con fondos federales” destinados a la celebración del Centenario de la Constitución.

Por ello, seria importante que los funcionarios de la administración estatal se coordinen en lo que informan a la sociedad y aclaren los procedimientos de adjudicación de los contratos de la campaña Orgullo Guerrero.

Ezequiel Flores Contreras
Corresponsal en Guerrero

Comentarios