El Templo de Santa Prisca dañado por el sismo será reabierto en un mes: Peña

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El presidente Enrique Peña Nieto visitó el Templo de Santa Prisca, una de las 22 construcciones religiosas dañadas por el sismo del pasado 19 de septiembre en Taxco, Guerrero.

El mandatario, que estuvo acompañado por los secretarios de Cultura federal, María Cristina García Cepeda; de Educación Pública, Aurelio Nuño, y el director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto, informó que este templo barroco, “la joya turística de Taxco, estará reabierto en un mes, y en seis meses más se finalizará por completo su restauración”.

Según cálculos de la Secretaría de Cultura, la restauración del patrimonio cultural e histórico dañado por el sismo tendrá un costo estimado total de 8 mil millones de pesos.

El pasado 22 de septiembre el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, informó que este monumento colonial se había cerrado.

Fue el arquitecto y perito de la Orlando Castellanos Lemus quien anunció que además de que esta joya arquitectónica del siglo XVIII resultó con grietas, cuarteaduras en la cúpula, el bautisterio y la nave principal, tuvo desprendimientos de pináculos en la parte externa que cayeron en los patios laterales y la calle del Arco, una de las grietas era de siete centímetros.

Explicó que toda la parte central de la iglesia recibió el impacto, y el piso de duela se levantó por el efecto de resonancia; en el exterior, siete pináculos se vinieron abajo, y los arcos, atrás de las molduras están desprendidos, a los que se agregan más arcos de cantera con fisuras sobre toda la nave principal.

Esta construcción la mandó levantar el empresario minero José de la Borda. Se edificó de febrero de 1748 a diciembre de 1758. Y se contrató a los mejores artistas y canteros de la época. En el siglo XVIII, Taxco era uno de los reales de minas más importantes de la Nueva España.

José de la Borda, oriundo de Olorón, Francia, llegó al real en 1716 y al cabo de pocos años acumuló una gran fortuna. Cuando por fin decidió edificar la iglesia su influencia era enorme, al grado de que exigió al gobierno completa libertad en el diseño de la obra.

Tal decisión se cumplió al pie de la letra, y el proyecto arquitectónico se confió a don Cayetano de Sigüenza. El resultado fue, en palabras de Francisco de la Maza: “El ejemplo más completo del barroco mexicano… La única obra, entre las grandes creaciones del siglo XVIII, que permanece intacta y que fue terminada en la época en todos sus detalles”.

Peña Nieto dijo que hay más de mil 500 inmuebles históricos y de valor cultural afectados por el sismo del 19 de septiembre, así como por el registrado el 7 de septiembre, de magnitud 8.2 y que golpeó duramente el sur del país.

“Este patrimonio afectado y lastimado se va a reconstruir, se va a preservar; lo que el sismo no logró derribar tampoco lo habremos de hacer nosotros”, destacó en su recorrido por Santa Prisca.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha.

Comentarios