Presidente catalán pide mediación internacional para restablecer el diálogo con el gobierno de España

BARCELONA (apro).— El presidente de Cataluña, Carles Puigdemont, pidió hoy una “mediación internacional”, “real y sincera”, para restablecer el clima de diálogo entre su gobierno y el gobierno de España, para abordar el conflicto catalán.

Consideró que esa mediación la deben encabezar “actores internacionales (que no identificó), dispuestos a facilitar el diálogo” y esa mediación la debería “apadrinar” la Unión Europea, “porque ya no se trata de un asunto interno (de España)” sino de ámbito “europeo”.

Puigdemont aclaró: “Yo no estoy declarando la independencia, el Govern no ha decidido declarar la independencia sino que ha entendido que ha llegado el momento de apelar a esta mediación, y si se produce, hablemos de todo”.

“Es evidente que las cosas no pueden seguir así. La mediación es irrenunciable igual que antes lo era el diálogo. No vemos una manera más eficaz que no sea a través de sentarlos y hablarlo”.

Aunque si no se produce ese contacto, el gobierno catalán seguiría la ruta que “también hemos explicado: la salida está en el Parlament y es perfectamente clara”, esto es, que la declaratoria se haría en las 48 horas que marca la Ley del Referéndum.

Tras encabezar una reunión de su gobierno para analizar los graves hechos de la jornada del referéndum, el mandatario exigió “la retirada” de la Policía Nacional Española y la Guardia Civil del territorio catalán, que protagonizaron acciones policiales con el uso desproporcionado de fuerza contra los ciudadanos concentrados en los colegios electorales.

Los reportes actualizados que dio a conocer es que 893 personas fueron atendidas, producto de las cargas de los cuerpos antimotines. Hay cuatro que permanecen hospitalizadas, dos de ellas con pronóstico reservado.

“Nos constan 73 denuncias y se espera que vayan a más en los próximos días”, dijo, y anunció la formación de una comisión para depurar responsabilidades de las cargas policiales, que será formada por expertos y miembros del equipo jurídico del gobierno.

“El Govern ha decidido la creación de una comisión especial de investigación de la violación de derechos fundamentales que se hayan cometido”.

Puigdemont planteó que la mediación internacional puede producirse de distintos ámbitos especializados en resolución de conflictos, sin embargo, “es evidente que la Unión Europea debe apadrinar” este proceso” y dejar de “mirar hacia otro lado”, ante lo que denunció como “violaciones” de la carta europea de derechos fundamentales”.

En Bruselas, la Comisión Europea se pronunció sobre los hechos violentos en Cataluña, señalando que “la violencia nunca puede ser un instrumento político”.

Comentarios