Justicia española imputa al mayor de los Mossos por delito de sedición

BARCELONA (apro).— La Audiencia Nacional citó este miércoles como investigado al mayor de los Mossos d´Esquadra, Josep Lluís Trapero, en la causa por sedición abierta la semana pasada por los incidentes que se produjeron el 20 de septiembre, cuando una concentración de manifestantes protestaban por la operación de la Guardia Civil para detener a 14 funcionarios de alto rango del gobierno de Carles Puigdemont y los registros en la Consellería de Economía de la administración regional.

La juez Carmen Lamela, que abrió esta causa hace una semana, citó a Trapero para este viernes 6, solo unos días después de celebrado el referéndum por la independencia de Cataluña, que la acción policial pretendía impedir.

Los Mossos d´Esquadra, que es la policía autonómica de Cataluña, informó que acudirán a la Audiencia nacional (tanto Trapero como la intendente Teresa Laplana) para demostrar que cumplieron las órdenes de la fiscalía y los jueces.

También están citados a comparecer ante la juez los presidentes de las organizaciones sociales pro independencia la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, respectivamente.

La fiscalía presentó a trámite denuncia por estos hechos la semana pasada y la jueza Lamela la admitió, por el delito de sedición que podría alcanzar 15 años de cárcel.

Por órdenes del juzgado de Instrucción numero 13 de Barcelona, los agentes de la Guardia Civil llevaron a cabo la operación Anubis, con registros dirigidos a impedir la preparación del referéndum, donde incautaron documentación y detuvieron a funcionarios de alto rango con responsabilidades en la organización de la consulta.

La fiscalía alega que estos delitos de sedición estaban dirigidos a “romper la organización territorial del Estado”.

Los Mossos no actuaron en resguardo de los agentes de la Guardia Civil que tuvieron que permanecer algunas horas en la sede dela Consellería de Economía, porque estaba rodeada para impedir que se llevaran a algunos detenidos.

Y porque durante los hechos, tres vehículos de la Guardia Civil quedaron dañados por los manifestantes.

Según la citación de la Audiencia Nacional, voluntarios de la ANC identificados con petos de color verde, eran conscientes de que esto “dificultaría la intervención policial”, hicieron un cordón ante la puerta de Economía, “para evitar que la Guardia Civil se llevara a los detenidos”.

Jordi Sánchez de la ANC dijo a los manifestantes que nadie se fuera a casa, porque sería “una noche larga e intensa”.

Y ante estos hechos, el juzgado ordenó expresamente a Trapero que “activará el dispositivo de seguridad para permitir la salida de la Comisión Judicial, formada por los agentes y la letrada de la Administración de Justicia”

Comentarios