Promueven iniciativa para la atención integral de hundimientos en la CDMX

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La diputada local por Morena Flor Ivonne Morales Miranda presentará al pleno de la Asamblea Legislativa (ALDF) una iniciativa de decreto para la atención integral de los hundimientos diferenciales de la capital, fenómeno característico de la zona oriente de la ciudad.

Luego de que tres colonias de la delegación Iztapalapa (El Molino, Cananea y La Planta) y una de Tláhuac (Del Mar) resultaran seriamente afectadas por la formación de grietas en el asfalto de hasta 1.90 metros de separación vertical, por el sismo del pasado 19 de septiembre, la diputada propondrá la creación un fondo para contrarrestar, estudiar y atender este sistema de subsidencias.

Para ello -de acuerdo con el documento de la iniciativa de decreto, del cual Proceso tiene copia- se busca modificar las leyes ambiental de protección de la tierra, de desarrollo urbano y de protección civil de la Ciudad de México, con el fin, entre otros objetivos, de crear políticas públicas orientadas a combatir el problema de las subsidencia o hundimientos en la capital.

La propuesta de la asambleísta incorpora la reforma al 71 de la Ley de Presupuesto y Gasto Eficiente para que destine un porcentaje derivado de los recursos remanentes de ejercicios fiscales anteriores específicamente para la atención de las subsidencias, que tiene como una de sus principales causas la extracción excesiva del agua del subsuelo y la falta de programas hídricos que permitan la recarga de los mantos acuíferos.

Según información del Servicio de agua de la Ciudad de México (Sacmex), en el Valle de México existen dos mil 746 pozos de extracción, de los que se obtienen 46 metros cúbicos de agua por segundo.

En la modificación que se propone al artículo 46 de la Ley Ambiental de Protección de la Tierra, se buscará que el estudio del subsuelo se eleve a carácter de obligatorio como parte del documento de evaluación de impacto ambiental que se entrega para antes de cualquier edificación, pues, como Apro dio a conocer a través de la voz de Dora Carreón, fundadora del Centro de Evaluación y Riesgos Geológicos (CERG), el estudio y conocimiento del subsuelo podría minimizar la pérdida de vidas humanas en el caso de sismos.

Entre otros cambios, con la reforma al artículo 73 BIS de la misma ley, se buscará que la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación local promueva la vinculación con las universidades y otros centros de estudios, para la generación de conocimiento de las fracturas, como es el caso del CERG, del Centro de Geociencias de la UNAM.

La propuesta también contempla cambios en el artículo 115 para que en caso de que el fenómeno de subsidencia derive en degradaciones graves, como las fracturas en el asfalto que ya se presentan en el suelo de las delegaciones Tláhuac e Iztapalapa, el jefe de gobierno arranque un programa de emergencia para su atención, sustentando en los recursos del Fondo de Atención a Desastres y Emergencias.

Apro informó que el sismo de 7.1 de magnitud del 19 de septiembre pasado evidenció el sistema de fracturas en el subsuelo que existe en al menos tres delegaciones de la capital, entre ellas Tláhuac, Iztacalco e Iztapalapa. En esta última las afectaciones por fracturas son directas en 61 de sus colonias y en 12 mil viviendas.

Sin embargo, la ciudad carece de un centro especializado de estudio en materia del subsuelo, así como de instrumentos jurídicos que obliguen su análisis antes de que se levante cualquier inmueble o incluso para la prevención de desastres. Tal es así que el CERG fue abandonado por la delegación Iztapalapa, que dirige la perredista Dione Anguiano, desde el 2015 a pesar de los avances y casos de éxito que ya tenía el centro.

Actualmente, las familias de las colonias afectadas por el sistema de fracturas siguen sin ser atendidas.

Comentarios