Torturan y matan a dos agentes de la PGR en la zona de Tejupilco, Edomex

TOLUCA, Edomex. (apro).- Dos elementos de la Procuraduría General de la República (PGR) fueron torturados y ejecutados en el sur de la entidad la noche de este jueves.

Los cuerpos fueron localizados en la caja de una camioneta Chevrolet, tipo Pick Up, color blanco, con placas de circulación MC P914, sobre la carretera Tejupilco-Amatepec, a la altura del kilómetro 17, en el paraje conocido como Puente de San Felipe de Jesús.

El hallazgo del vehículo, que presentaba varios disparos de arma de fuego, fue reportado por la Comisión Estatal de Seguridad (CES) al Ministerio Público alrededor de las 20:53 horas.

De acuerdo con los reportes, uno de los agentes ultimados vestía playera verde con pantalón de mezclilla color negro; el otro, playera negra con pantalón azul, también de mezclilla.

Aunque hasta el momento las autoridades no han confirmado la identidad de los policías, ha trascendido que el vehículo se encontraba asignado a los suboficiales Carlos Flores Martínez y Efraín Hernández Ortiz.

Organizaciones de Derechos Humanos advierten que el delegado Noé Rodríguez Cervantes ordenó al comandante regional Omar Amador Escobar Figueroa asignar a los elementos a la subsede Amatepec, que se encontraba cerrada por el riesgo que representa, de tal manera que incluso se utilizaba como zona de castigo para quienes no siguen las indicaciones de sus mandos.

La asignación de los oficiales ultimados, desde su punto de vista, atenta contra el artículo 84, inciso III, del Reglamento del Servicio de Carrera de Procuración de Justicia Federal, que establece las obligaciones de los miembros del Servicio de Carrera: “evitar la ejecución de actos que innecesariamente pongan en peligro su seguridad y la de sus compañeros”.

Apenas la mañana del pasado lunes fue ejecutado el subdirector operativo de la Policía Estatal en la región de Tejupilco, Pedro Alcántara Valdés, y su esposa, cuando circulaban sobre la autopista Toluca-Atlacomulco, a la altura del paraje La Purísima en Ixtlahuaca, a bordo de una camioneta tipo Mercury con placas de circulación MFM-41-97.

Sobre aquella ejecución, que corresponde a un mando de la misma zona, el fiscal general de Justicia, Alejandro Gómez, admitió que una de las líneas de investigación se encuentra relacionada con la actividad laboral del comandante, quien en los últimos años contribuyó a desarticular varios grupos delictivos y al decomiso de droga en el sur de la entidad, en la región conocida como “tierra caliente”.

“Participó en la detención de personas que suponemos son integrantes de La Familia Michoacana”, refirió, tras precisar que su última acción fue el aseguramiento de 700 kilogramos de marihuana.

Derivado de esta ejecución, la Legislatura mexiquense presentó la tarde de ayer una iniciativa para elevar hasta en una mitad la pena por homicidio cometido en contra de los servidores públicos de las áreas de seguridad pública, procuración y administración de justicia.

Comentarios