“Un pacto de caballeros” el traspaso de peloteros entre Tigres y Diablos Rojos: Minjarez

CIUDAD DE MÉXICO.- (apro) El expresidente adjunto y gerente general de los Tigres de Quintana Roo, Francisco Minjarez García, dio a conocer que los jugadores Damián Mendoza Islas, Fernando Villalobos Castañeda, Oliver Zepeda Hernández, Luis Fernando Miranda Osorio y Hansen López Peralta pertenecen a Diablos Rojos del México, pero que por un acuerdo entre directivos el equipo felino los registró en su lista de reserva como si fueran suyos.

Minjarez, quien hoy se desempeña como gerente deportivo de los Diablos Rojos, explica que mediante un “pacto de caballeros”, el expresidente ejecutivo de Tigres, Cuauhtémoc Rodríguez, y el expresidente ejecutivo de Diablos, Roberto Mansur, acordaron lo anterior porque la novena escarlata ya no tenía espacio para registrar como suyos a los.

El directivo dijo también que a petición de Roberto Mansur los peloteros fueron devueltos a los Diablos Rojos y mostró como evidencia una lista de reserva fechada el 2 de febrero donde ya aparecen con el equipo capitalino.

En dicha lista de reserva, aparece la firma de Francisco Villanueva, quien fue nombrado presidente de Tigres cuando Carlos Peralta le vendió el club a Fernando Valenzuela y dos socios más, lo que, según Minjarez, demuestra que cuando se dio el cambio de propietario los peloteros mencionados ya no formaban parte de los activos de la novena felina.

Francisco Minjarez solicitó a Apro un derecho de réplica, luego de que el domingo 1 de octubre esta reportera publicó que la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) abrió una investigación para esclarecer qué ocurrió con esos cinco peloteros que primero aparecían como jugadores de los Tigres y después pasaron a los Diablos Rojos.

“Los jugadores eran de Diablos, era un acuerdo que tenía el licenciado Mansur con el señor Rodríguez (que Tigres se los “guardara”) porque no tenía espacios suficientes. Muchas veces así se prestan los jugadores en la Liga Mexicana: no tienes espacio en el equipo y si tienes confianza con otro equipo, ese equipo te registra al jugador. Pero cuando ya hay espacio, se le regresa el jugador”, dice en entrevista.

-¿Se le informó a la LMB que los jugadores son de Diablos pero que Tigres se los estaba guardando?, se le pregunta a Minjarez

-No, porque al final de cuentas eso no es legal en la Liga. La Liga desconoce esos movimientos. Uno como equipo se lo pide a otro como favor, pero la Liga no tiene nada que ver. Cuando un equipo le pide a otro que proteja a un jugador la Liga no sabe y sólo acepta los movimientos que uno les envía en tiempo y forma; pero no está prohibido. El equipo que le hace el favor a otro registra (como suyos) a los jugadores y al final los devuelve como un cambio definitivo. No estamos haciendo nada prohibido ni nada ilegal.

Apro también informó que el dinero por la venta de dos jugadores no había ingresado a la cuenta de ninguno de los dos equipos. Damián Mendoza de 16 años, fue vendido por Diablos Rojos a los Rangers en julio pasado en 1.2 millones de dólares, según reportes de la prensa en Estados Unidos y que el infielder Fernando Villalobos, de 15 años, se vendió al mismo equipo en 1.5 millones de dólares. Hasta enero, Villalobos estaba en la lista de jugadores protegidos del club felino.

Minjarez asegura que Rangers de Texas le va a pagar a Diablos Rojos lo que acordaron por la venta de Damián Mendoza y que es normal que los clubes de Grandes Ligas se demoren unos cuatro meses en depositar el dinero porque el Comisionado debe autorizarlo y firmarlo.

“Rangers le dará su porcentaje al jugador, que es el 25%, y el resto se lo dará a Diablos, pero esa cantidad yo no la recibí, ni el señor Rodríguez ni el licenciado Mansur. ¿Usted cree que Rangers va a hacer una firma ilegal?”, cuestiona.

-¿Rangers sabe que entre equipos se prestaron los jugadores?

-No, pero la máxima autoridad es la LMB. La Liga pasa las listas de reserva a Ligas Menores y Ligas Menores se las pasa a Grandes Ligas. Si el muchacho no estuviera registrado con Diablos, Rangers no lo hubiera comprado.

-¿Entonces el pacto de caballeros lo negociaron Mansur y Rodríguez y usted como presidente adjunto-gerente general sólo lo operó?

-Yo hice lo que ellos me dijeron que hiciera. Esta operación la hicieron entre los dos y por supuesto que yo estuve involucrado porque trabajé con ellos. Yo me acuerdo de todos estos movimientos y por eso tengo derecho de hablar y explicar lo que pasó. No es que me quiera lavar las manos como tú lo mencionas, pero yo era un empleado que recibía órdenes. Fue un pacto de caballeros que los muchachos estaban firmados por Diablos, pero estaban protegidos por Tigres.

-La LMB debería prohibir que entre equipos se guarden jugadores, ¿qué pasa si un equipo se queda con los jugadores?

-Eso es cosa de la Liga, del nuevo presidente. Si un equipo no los quiere regresar ahí sí habría un problema, pero no es ilegal pedir ese favor. “Chito” Rodríguez y Roberto Mansur estuvieron muchos años en la Liga, se conocen de hace mucho tiempo.

-Si se van a guardar jugadores entre equipos deberían informarlo a la LMB, ¿no?

-Hay una carta donde dice que los muchachos eran propiedad de Diablos Rojos del México, pero que estaban siendo protegidos por el club Tigres. Está por escrito ante nosotros, pero no ante la Liga. Bueno, creo que ellos (la LMB) también tienen esos documentos. Si ellos vieron ese movimiento y lo aceptaron, ¿cuál es el problema?

El origen del pleito

El tema de los cinco jugadores se originó cuando Fernando Valenzuela, su esposa Linda Burgos y su hijo Fernando Valenzuela Jr. descubrieron que ya no estaban en la lista de reserva de los Tigres. Cuando compraron el equipo tenían la certeza de que con Damián Mendoza y Fernando Villalobos tenían dos activos importantes. Los dos eran considerados prospectos de Grandes Ligas y su venta se traduciría en dinero para operar el equipo.

Minjarez añade que la familia Valenzuela fue a hablar con Carlos Peralta a sus oficinas de IUSA y también informó a la LMB lo sucedido, pero que les dijeron que no tienen la razón. Apro pudo confirmar que también se apersonaron con el dueño de los Diablos Rojos, Alfredo Harp Helú, a quien le expusieron el problema desde finales de agosto.

Francisco Minjarez cuenta que él fue el responsable de entregarle el equipo a los Valenzuela cuando Peralta se los vendió. Asegura que le dio la lista de reserva a Fernando Valenzuela Jr. y a Francisco Villanueva (exvicepresidente de Tigres) a quien la familia nombró como presidente del club.

“Cuando se vende un equipo, la lista de reserva es lo que vale. Los activos de cada organización son los peloteros. Yo les dije a Villanueva y a Valenzuela Jr. que vieran bien la lista de reserva para que no hubiera un problema como este. Cuando ellos revisaron la lista, vieron nombre por nombre y no dijeron nada.

“Villanueva la firmó, yo mandé un correo electrónico a IUSA (empresa de Carlos Peralta) con la lista firmada. Los peloteros se le regresaron a Diablos antes de que Peralta vendiera el equipo. Esa lista la tiene la LMB, yo la se la mandé a Plinio Escalante (expresidente) con copia al señor Villanueva y a Valenzuela para que estuvieran enterados de lo que firmaron. Yo la tengo impresa y me la quedé para protección por si algo pudiera pasar”.

-¿Por qué si eran jugadores de Diablos les pagaba Tigres?

-No les pagaba Tigres.

-Estaban en la nómina de Tigres…

-Cuando se me solicitó entregar el equipo, ellos (la familia Valenzuela) ni siquiera sabían los nombres de los muchachos (jugadores). Luego me llegó una carta reclamándolos, pero pusieron que era Gerardo Mendoza y él si estaba en la lista de los que compraron y el otro era Fernando Villalobos Castañeda, pero pusieron el nombre de su papá, o sea, ellos tenían información totalmente errónea. Y si Tigres le estaba pagando a los jugadores o no, era un compromiso, son becas pequeñas de tres mil pesos mensuales.

-Francisco Villanueva firmó la lista de reserva, ¿usted diría que los Valenzuela confiaron en él porque trabajaba en el club y se supone que estaba enterado de todo?

-Pues si confiaron o no, no sé. Vamos a pensar que ellos no sabían, pero si los Valenzuela estaban comprando un equipo me imagino que antes de firmar una lista de conformidad tuvieron la obligación de investigar qué equipo o qué jugadores estaban comprando. Si ellos mandaron a estas personas (Villanueva y Fernando Valenzuela Jr.) es porque tenían la habilidad de conocer a todos los jugadores que estaban en su roster.

-¿Cabe la posibilidad de que los Valenzuela hayan visto una lista con esos jugadores o Peralta les dijo que eran parte de la venta y después se dieron cuenta de que no estaban?

-No sé, ellos hicieron la operación con los abogados de IUSA. A nosotros José Luis Olivera, que es el contralor de IUSA, nos auditó antes de entregar el equipo y tenemos una carta de IUSA donde dice que ni Rodríguez ni yo les debemos nada ni en lo deportivo ni en lo administrativo. Ahora, en la LMB son tantos los movimientos en las listas de reserva que no las actualizan de inmediato y las manda uno o dos meses después. Si ellos tenían otra lista de reserva a lo mejor los jugadores aparecían ahí, pero desde que se hizo el cambio todos los jugadores involucrados están en Diablos.

Valenzuela no revisó

-En resumen, ¿si los Valenzuela se atontaron y no revisaron lo que compraron es su problema?

-Sí, es su problema. Ellos quisieron entrar a la LMB. No tengo nada en su contra, yo los aprecio mucho. Si yo sé un poquito de beisbol y me voy a meter a comprar un equipo tengo que analizar bien cuáles con mis activos.
Esta gente (la familia Valenzuela) ya fue a IUSA y les dijeron que no procede (la queja). Ya también fueron con la Liga y les dijeron que todo se hizo en tiempo y forma. Si van a ir a Ligas Menores o a Grandes Ligas y ahí tienen dudas pues que le pregunten a la LMB.

La LMB no atendió una solicitud de entrevista. Al presidente de los Diablos Rojos del México, Othón Díaz, se le pidió una copia de la carta que firmó el equipo con Tigres de Quintana Roo para demostrar que pidió que le guardara los peloteros. El directivo dijo que no tiene autorizado abordar este tema y que cualquier duda sobre el mismo se dirija a la LMB.

La reportera envió a la oficina de prensa de los Rangers de Texas una serie de preguntas sobre la venta de Damián Mendoza y Fernando Villalobos que tampoco fueron contestadas. A través de un correo electrónico se solicitó a Linda Burgos una declaración para fines de este texto. Tampoco hubo respuesta.

Por último, Minjarez señaló que la venta de Fernando Villalobos no se ha cerrado, que si se realiza será en 2018 y que el dinero por la transacción también deberá entregarse a los Diablos Rojos.

Acerca del autor

Estudió Ciencias de la Comunicación y Letras y Literatura Hispánica en la UNAM. Fue reportera de información general en los noticieros Monitor de InfoRed. Desde 2000 ha sido reportera y conductora de deportes en distintos medios radiofónicos y televisivos. Estudió la Maestría en Periodismo y Asuntos Públicos en el CIDE.

Comentarios