Necesario, estudiar el subsuelo para construir edificios más seguros en la CDMX: SSN

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El estudio del subsuelo en la capital del país será fundamental para la construcción de edificios más seguros, pues los daños en la infraestructura provocados por el sismo del pasado 19 de septiembre variaron en función de las características del mismo, aseguró la titular del Servicio Sismológico Nacional (SSN), Xyoli Pérez Campos.

En la presentación de la plataforma del Atlas público de riesgo de Ciudad de México, la funcionaria explicó que el subsuelo tiene una composición distinta en la capital, pues existen zonas de suelos más y menos blandos, por lo tanto, la percepción y violencia del sismo pasado varió en función de un área en que un ciudadano se encontrara.

Durante el sismo de magnitud 7.1, dijo, la zona ll conocida como de “transición” -entre los terrenos firmes y los remanentes del exlago de Texcoco- fue la más afectada tras el movimiento telúrico, pues ahí estaban concentrados la mayor parte de los edificios caídos.

En la “zona de transición” se dio un periodo de vibración de suelo de un segundo, afectando en gran parte a edificios de entre cinco y 12 niveles.

Pérez Campos, en compañía del jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, detalló que derivado de la composición del subsuelo se presenciaron dos fenómenos: uno de ondas amplificadas, de hasta una diferencia de 30 amplitudes, y un efecto de larga duración del movimiento.

“Por lo que las afirmaciones de los ciudadanos acerca de que se sintió y duró mucho son correctas, a pesar de que el movimiento telúrico fue 32 veces más pequeño que del terremoto de 1985,” señaló.

La funciona subrayó que el comportamiento del subsuelo no es estático por lo que se requiere de una actualización y revisión constante, que debe reflejarse en el Atlas de riesgos.

“El suelo cambia dependiendo de la cantidad de extracción del agua y la cantidad de edificaciones. Lo que se vivió fue consecuencia del subsuelo”, concluyó.

Comentarios