Los Caligaris traen a fans mexicanos el “show más feliz del mundo”

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- La banda de ska Los Caligaris compartió anoche a sus seguidores mexicanos el “show más feliz del mundo” en el Palacio de los Deportes, para celebrar así su 20 aniversario.

El ambiente festivo ya se sentía en sus fans previo a la aparición, quienes en su mayoría portaban una luminosa nariz roja de payaso, siendo ya una tradición para los conciertos del grupo que simulan un circo.

A eso de las 21:10 horas inició la cuenta regresiva sobre un par de pantallas laterales en forma de aro, dando paso inmediato a clowns en monociclos, malabaristas, trapecistas y desde luego a Los Caligaris, quienes emprendieron su tocada con Mi estanciera y yo

El baile y el slam no se dejaron esperar y fueron incesantes por poco más de dos horas, en las que los presentes también aventaban por los aires globos multicolores, que se perdían entre los juegos de luces. 

Una producción atractiva visualmente simulaba una pista circense que arropaba al ensamble argentino. Sus músicos levantaron los ánimos al confirmar la filmación del evento para su DVD conmemorativo y que forma parte de su gira llamada El show más feliz de mundo.

Luego de reconocer que sus fanáticos chilangos son un “caso atípico” porque han valorado su esfuerzo durante toda su trayectoria, continuaron con Tus Besos, Nadie es Perfecto, Entre vos y yo y Quereme así.

Unas 20 mil personas se entregaron frenéticamente a Mejilla izquierda, EEA, El amor nunca pasa de moda, La montaña y Frijoles.

El extenso repertorio destacó por Vereda, La carta Todos locos, misma que llevó a precisamente a los congregados a una “demencia” catártica, para dirigirse al punto máximo con la rola Kilómetros, en la que todos se quitaron sus playeras ondeándolas en lo alto. 

El calor humano en ebullición se expandía en el recinto al tiempo que parecía que darían cerrojazo al espectáculo, pero regalaron Camello y Que corran.

Los integrantes, al frente del escenario formaron con sus camisas la frase “Muchas gracias”, en una pachanga que culminó cuando se asomaba la medianoche.  

Surgido en 1997, su nombre se inspira en la leyenda del payaso “Caligari”, quien mientras desarrollaba su rutina, murió en escena disimulando su agonía como parte de su acto.

La banda está conformada por: Juan Carlos Taleb (voz, guitarra y coros), Martín Pampiglione (voz, guitarra y coros), Agustín Cuadrado (trompeta), Diego Pampiglione (batería), Armando Mansilla (percusión), Gabriel Garita Onandía (bajo), Lautaro Bartoli (guitarra), Federico Zapata (trombón),  Marcos Ozamis (saxofón), Mariano Baigorria (guitarra),  Mauricio Ambrosi (percusión y accesorios) y Valentín Scagliola (teclados, acordeón y coros).

(Este texto fue solicitado para nuestros lectores al cronista César Muñoz Valdez).

Comentarios