El gobierno español, listo para enfrentar cualquier decisión sobre Cataluña: vicepresidenta

MADRID (apro).- En esta semana crucial para la Declaración Unilateral de Independencia de Cataluña (DUI), la vicepresidenta de España, Soraya Sáenz de Santamaría, dijo que el gobierno de Mariano Rajoy está preparado para hacer frente a cualquier decisión que anuncie el presidente catalán, Carles Puigdemont, y cuentan con el respaldo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

“Hay que situarse en todos los escenarios, contemplarlos todos, tenerlos todos trabajados”, dijo en una entrevista radiofónica, en la que no descartó la aplicación del artículo 155 de la Constitución que permite al gobierno suspender la autonomía cuando una comunidad incumple la legalidad.

Es un artículo, dijo Sáenz de Santamaría, que permitiría al gobierno tomar “las medidas necesarias”, que no concretó, para reponer “el respeto al interés general de todos los españoles” y con el menos “daño posible” a los ciudadanos.

Este martes por la tarde se celebrará el pleno del Parlament de Cataluña, donde comparecerá Puigdemont para hablar de la situación política en esta región mediterránea, pero hasta el momento no está claro qué hará el presidente catalán, si declarará la independencia (DUI) o si insistirá en abrir un espacio de negociación.

Después del triunfo del “sí” a la independencia con poco más de 90% de los participantes en el referéndum, los líderes y grupos pro independentistas se han colocado en dos posiciones distintas. Una primera donde está el propio Puigdemont, la Candidatura d`Unitat Popular (CUP), el partido antisistema que con el 8% de votos tiene la llave para el apoyo parlamentario a la formación del gobierno catalán, una parte de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y en el sector social la asociación Òmnium Cultural.

Y entre los que quieren diferir la declaratoria para abrir un espacio de negociación con el gobierno central están el vicepresidente Oriol Junqueras, la otra parte de ERC, una parte del Partido Demócrata de Cataluña (PDECat) –el partido de Puigdemont– y parte de la Asociación Nacional Catalana (ANC), según fuentes cercanas al proceso.

La decisión que tome el gobierno de Rajoy cuenta con el respaldo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), cuyo secretario general, Pedro Sánchez, declaró hoy en Barcelona que “una DUI (declaración unilateral de independencia) no tiene cabida en ningún Estado social de derecho. Al igual que tendemos la mano para dialogar, también apoyaremos la respuesta del Estado de derecho ante la quiebra unilateral de la convivencia entre los españoles”, dijo.

El socialista pidió a Puigdemont escuchar a los cientos de miles de catalanes que ayer se concentraron en Barcelona –no solo catalanes, sino de otras ciudades– a favor de la unidad de España y le pidió abandonar la DUI.

Por su parte, Pablo Casado, vicesecretario de Comunicación del PP, subió el tono al asegurar que el gobierno español podría aplicar no sólo la intervención con el artículo 155, sino emprender acciones penales contra los líderes independentistas.

“La historia no hay que repetirla. Esperamos que (Carles Puigdemont) no declare nada mañana, porque a lo mejor acaba como el que la declaró hace 83 años (Lluís Companys)”, dijo en rueda de prensa.

El referéndum catalán despertó una ola de nacionalismo en todo el país, que se expresó en estos días con una manifestación masiva en Barcelona, el domingo 8, en la que participó el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.

El mismo domingo, en una entrevista de televisión catalana, Puigdemont aseguró que mantiene su voluntad de aplicar la ley del referéndum y declarar la independencia de Cataluña.

El ejecutivo catalán lamentó que el Estado español no acepte ninguna propuesta de mediación. “Si el Estado no responde positivamente, nosotros haremos lo que hemos venido a hacer”.

El conceller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, aseguró que el martes se declarará la independencia y lanzó: “¿Acaso hay alternativa? El Parlament es soberano, hay una mayoría parlamentaria, hemos intentado varias veces hacerlo de otra manera”, dijo a la televisión pública belga RTBF.

Y se preguntó: “¿Alguien puede proponer algo que no sea violencia, los jueces, las amenazas? ¿Alguien puede poner sobre la mesa algo que pueda seducir a los catalanes, para llevar las cosas de manera que no sea violenta por parte de la policía española?”.

Comentarios