Brazo armado del cártel de Sinaloa ordenó asesinar a Miroslava Breach: Fiscalía

CHIHUAHUA, Chih. (apro).- Tras la denuncia pública que hizo Rosa María Breach Velcudea en el acto conmemorativo de los seis meses del asesinato de su hermana, la periodista Miroslava Breach, el gobernador Javier Corral Jurado informó en una entrevista radiofónica que valoraba dar a conocer la investigación “modelo” efectuada por la Fiscalía General (FG) del estado pero el diario El Heraldo de Chihuahua se le adelantó.

El rotativo publicó información filtrada de la investigación, según la cual, el móvil del asesinato de la periodista es una venganza del grupo delictivo Los Salazares, liderado por el preso federal Adán Salazar Zamorano, Don Adán y su hermano Crispín Salazar Zamorano, tíos del exprecandidato de PRI a la alcaldía de Chínipas, municipio serrano que lidera el grupo perteneciente al cártel de Sinaloa.

Con esa versión, queda de lado la que ofreció Javier Corral desde el día que mataron a la corresponsal de La Jornada en Chihuahua, de que se trataba de un caso de narcopolítica, porque ese es el periodismo que hizo ella y por el que recibió amenazas.

Sin embargo, el discurso cambió y de unos meses a la fecha, en sus apariciones públicas, Corral sólo ha hecho referencia a la delincuencia organizada, como probable responsable del crimen artero.

El PRI postuló a Juan Salazar Ochoa como precandidato a la alcaldía de Chínipas, colindante con el estado de Sonora. Luego de la publicación de reportajes en La Jornada y en Proceso, sobre la relación del precandidato con los capos del narcotráfico en la región, sustituyeron a Juan Salazar por otro candidato que ganó y hoy gobierna.

Una vez publicado el reportaje y otros sobre desplazamiento forzado en la región, llegaron las amenazas y la presión de panistas para deslindar al exalcalde de Chínipas, Hugo Amed Schulz Alcaraz (actual funcionario estatal), de la supuesta filtración de información del parentesco de Juan Salazar con los líderes delictivos

Miroslava Breach también cuestionó de manera reiterada, en la columna en la que colaboraba, Don Mirone del Norte de Juárez, la protección que Hugo Schulz daba a los delincuentes en el municipio.

Por lo menos en la información filtrada y publicada por El Heraldo de Chihuahua, no se menciona que haya una investigación sobre los políticos que habrían postulado y luego sustituido a Juan Salazar.

Tampoco habla de los audios localizados en una computadora durante un cateo realizado la misma semana del homicidio de la periodista, en una vivienda relacionada con la familia Salazar, a la que llegaron con el rastreo del vehículo en el que llegaron hasta la periodista para quitarle la vida.

En 13 de septiembre pasado, asesinaron frente a su familia, al sobrino de Hugo Schulz, Adrián Schulz en el estacionamiento del centro comercial Sams, al norte de la ciudad de Chihuahua. De ese caso no se conoce nada, la dependencia estatal tampoco hizo pública la identidad.

De acuerdo con El Heraldo de Chihuahua, quien disparó contra Miroslava Breach es el sobrino de Crispín y Adán Salazar, por orden de sus tíos.

La nota destaca los cientos de horas de videograbaciones que ha revisado la Fiscalía General del estado, para trazar la ruta que siguió el vehículo Chevrolet Malibú plata, modelo 2008, en el que viajó el tirador el 23 de mayo de 2017, y que está identificado como integrante del grupo Los Salazares.

El vehículo, según la publicación, fue conducido por uno de los sobrinos de Crispín Salazar Zamorano.

La nota agrega:

“Los agentes de la FGE trazaron el recorrido del vehículo conducido por el sobrino de Crispín Salazar desde antes del homicidio de Miroslava, pues en él dejaron al tirador, quien luego abordó otro vehículo que ya lo esperaba para huir del lugar.

“A través de videograbaciones en distintos comercios y domicilios, desde la colonia Infonavit Nacional, hasta la colonia Revolución, pudieron localizar el vehículo Malibu, color plata, en el que huyó el cómplice del tirador.

“Cientos de horas de grabación debieron revisarse por los agentes para ir trazando la ruta que siguió el automóvil luego que se cometiera el homicidio en contra de la periodista.

“Fueron varios días los que se recopilaron y revisaron las cámaras de seguridad conforme se iba trazando la ruta que había tomado el automóvil. En los videos existen capturas de varios segundos y otras cuantas que apenas duran un segundo, pero que permitieron la elaboración del mapa de seguimiento.

“También algunos videos captaron de cerca al vehículo y su tripulante, mientras que en otros se logró captar a la distancia que iba pasando. Fue hasta un domicilio en la colonia Revolución a donde se siguió el automóvil utilizado durante el asesinato de la periodista”, refiere la nota del diario.

Según el relato, al interior se encontraba el vehículo y pertenencias del sobrino de Crispín Salazar Zamorano, de quien se presume estaba en Chihuahua estudiando y la casa se rentó para la estancia de él y otra persona.

Fue así como se tuvo la primera pista concreta sobre el homicidio de Miroslava Breach Velducea, siguiendo las videograbaciones en las que aparecía el vehículo utilizado por los delincuentes, abunda el reporte.

Sobrino de Crispín Salazar, el asesino

De acuerdo con el diario, la investigación ya concluyó, e incluso ya se judicializaron las órdenes de aprehensión a las personas involucradas, tanto el tirador, el sobrino de Crispín Salazar, como otras dos personas de las que no se dan detalles.

“La investigación llega hasta los integrantes del grupo Los Salazar, de Gente Nueva y es desde donde se presume que se orquestó el homicidio de Miroslava Breach, por sus publicaciones en contra de dicho grupo tanto en reportajes y columnas publicadas en La Jornada y Norte de Juárez”, añade el reportaje.

Luego deslindan al otro líder criminal, Carlos Arturo Quintana El 80, quien lidera un grupo delictivo de La Línea, del cártel de Juárez, y quien mantiene altos índices de violencia en la región noroeste contra un grupo opositor del mismo cártel.

El 80 también fue evidenciado en los reportajes de La Jornada y Proceso durante el proceso electoral del año pasado, porque el PRI postuló a su suegra como precandidata a la alcaldía de Buenaventura. Silvia Mariscal también fue sustituida por otra candidata que ganó.

Sobre El 80, El Heraldo publica:

“Del homicidio se le intentaría adjudicar la autoría a Arturo Quintana Quintana, alias El Ochenta, jefe del grupo criminal Nuevo Cártel de Juárez en la zona occidente de Chihuahua. A través de tres mensajes dejados tanto el día del homicidio, luego en una manta sobre el circuito Tricentenario y una cartulina más junto al cuerpo de Gabriel Ochoa Cárdenas, que el grupo Los Salazares vinculó al líder criminal contrario”.

Según el diario, se presume que los distractores se derivaron de la amenaza que el gobernador Javier Corral Jurado hizo contra Arturo Quintana Quintana durante su campaña y al ser gobernador electo. Las declaraciones del mandatario de Chihuahua llevarían a los verdaderos homicidas de la periodista a realizar este tipo de distractores.

“La ‘campaña’ de Javier Corral contra Arturo Quintana, así como las declaraciones que emitió el gobernador, ocasionaron los distintos escenarios posteriores como la colocación de las mantas y el homicidio de Gabriel Ochoa Cárdenas.

Este último, añade el diario, resultó “una víctima circunstancial” del caso, pues familiares aseguraron que era una persona sin ningún vínculo criminal, licenciado en psicología e instructor retirado de karate de la colonia Junta de los Ríos.

“Señalado como una persona introvertida por sus vecinos, estos nunca observaron conductas extrañas o que pudieran presumir de su vínculo con alguna organización criminal, sin recursos propios, con lesiones severas que le impedían una movilidad plena, fue asesinado y señalado como el autor material del homicidio de Miroslava Breach.

“Al cuerpo de Gabriel Ochoa, se le dejaría el arma que fue utilizada en el asesinato de la periodista, en un intento de los criminales por frenar la investigación que la Fiscalía General del Estado realizaba.

“Tanto el gobernador Javier Corral como el fiscal César Augusto Peniche Espejel, mencionaron en varias ocasiones la solicitud al gobierno federal para llevar a cabo la captura de los homicidas de Miroslava Breach, ya que pertenecen a un grupo criminal que controla gran parte de la zona serrana tanto de Chihuahua como de Sonora”, publicó El Heraldo.

El móvil de narcopolítica, al parecer quedó excluido y con ese cambio, quedaron más dudas respecto del homicidio de Miroslava.

Comentarios