La CEPAL prevé que la economía mexicana crecerá 2.2% este año

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- México y Brasil, las mayores economías de Latinoamérica, crecerán este año 2.2 y 0.7%, respectivamente, y en 2018 alcanzarán 2.4 y 2.0%, informó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

De acuerdo con el organismo, la región tendrá un crecimiento de 1.2% este año, mientras que el siguiente logrará expandirse 2.2%, la mayor tasa observada desde 2013, impulsada por la producción de materias primas.

En un comunicado puntualizó que el Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina aumentará 2.4% en 2017 y 2.7% en 2018, mientras que Colombia crecerá 1.8 y 2.6%, respectivamente. En contraste, la economía venezolana se contraerá 8.0% a diciembre y caerá 4.0% el año siguiente.

Sostuvo que, como ha sido característico en los últimos años, la dinámica del crecimiento mostraría diferencias entre países y subregiones.

En ese sentido, las economías de América del Sur, especializadas en la producción de bienes primarios, en especial petróleo, minerales y alimentos, crecerían a una tasa positiva (0.7%) este año, luego de dos años de contracción económica y para 2018 se espera un mayor dinamismo en esta subregión, que crecería al 2% en promedio.

En tanto, para las economías de Centroamérica se espera una tasa de crecimiento de 3.4% para este año y de 3.5% para 2018. Para el Caribe de habla inglesa u holandesa se estima un crecimiento promedio de 0.3% para 2017, cifra revisada a la baja respecto de la proyección de julio, principalmente como consecuencia del daño causado por los huracanes Irma y María en algunos de los países de la subregión.

Sin embargo, hacia 2018 se prevé un aumento del dinamismo con una tasa de crecimiento de 1.9%, influida en algunos casos por esfuerzos de gasto para la reconstrucción, además de un contexto global más dinámico en términos de crecimiento y comercio internacional.

Según la CEPAL, la capacidad de los países de la región para generar un proceso de crecimiento económico más dinámico y sostenido en el tiempo depende de los espacios para adoptar políticas que apoyen la inversión, lo que será fundamental para aminorar los efectos de choques externos y evitar consecuencias significativas en el desempeño de las economías en el mediano y largo plazo.

En este contexto, potenciar la inversión tanto pública como privada resulta esencial, así como la diversificación de la estructura productiva hacia una con mayor valor agregado e incorporación de tecnología y conocimiento.

Comentarios