Acusada de homicidio, recluyen a alcaldesa de Turicato en el Cereso de Uruapan

URUAPAN, Mich. (apro).– La alcaldesa de Turicato, Gisela Vázquez Alanís, fue recluida en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Uruapan por su presunta responsabilidad en el homicidio del director de Seguridad Pública municipal, Humberto Dávila Echeverría, ocurrido en marzo pasado.

Vázquez Alanís y tres policías municipales, todos detenidos ayer, fueron puestos a disposición del juez de Control del Distrito Judicial de Uruapan, para que formule la imputación por homicidio doloso.

A los cuatro funcionarios públicos se les acusa de su probable responsabilidad en el homicidio de Dávila Echeverría, cuyo cadáver fue hallado en el interior de su camioneta, el 23 de marzo pasado, en la plaza de la Tenencia de Puruarán.

Además, María Gisela Alanís fue testigo de otro homicidio que se registró en el lujoso fraccionamiento Altozano, el 14 de agosto. Supuestamente el autor material del crimen de Jorge G. M. fue el esposo de la alcaldesa, de quien se desconoce su paradero.

Tras el homicidio, Alanís identificó a la víctima como hijo de una regidora suplente de su municipio. Según su dicho, el joven de 28 años trató de matarla, y su esposo la defendió disparándole al agresor, a quien relacionó con el Cártel Jalisco Nueva Generación.

El titular del Centro Estatal para el Desarrollo Municipal (Cedemun), Carlos Paredes Correa, conminó a los presidentes municipales a confiar en el gobierno del estado y denunciar cualquier tipo de hostigamiento criminal, ya que, advirtió, no habrá cabida para complicidades.

Entrevistado en el contexto de la detención de la presidenta municipal de Turicato, Paredes Correa subrayó que el gobernador Silvano Aureoles ha pedido a los alcaldes de todos los partidos que denuncien cualquier tipo de amenaza.

Comentarios