En América Latina tenemos gobiernos en decadencia: Beatriz Paredes

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La exgobernadora de Tlaxcala, Beatriz Paredes Rangel, aseguró que en América Latina tenemos gobiernos en decadencia, en los que no hay compatibilidad entre el ímpetu ciudadano y la representatividad política-gubernamental.

“Lo que tenemos es una crisis de gobernabilidad y no sólo de representatividad”, señaló durante su participación en el Conversatorio La cultura cívica en América Latina ¿votantes activos, ciudadanía pasiva?, en el que también participó el expresidente de Bolivia, Carlos Mesa.

Ambos políticos advirtieron que la desconfianza ciudadana a que su voto se traduzca en un ejercicio eficaz de gobierno representa una gran loza de la democracia en América Latina.

Y coincidieron que mientras los ciudadanos no se vean representados en un gobierno que resuelva los grandes problemas de la sociedad, como la violencia o la corrupción, habrá un desdén hacia la política.

En el marco del segundo día del VIII Foro de la Democracia Latinoamericana: Desafíos de las elecciones en tiempos de cambio: un panorama latinoamericano, en las instalaciones del Palacio de Minería, Beatriz Paredes y Carlos Mesa rechazaron la idea de diferenciar entre votantes activos y ciudadanía pasiva, al reconocer el grado de movilización de la población latinoamericana para mostrar su solidaridad entre desastres naturales como los sismos, pero también para expresar su malestar ante malos gobiernos.

El boliviano planteó que la confianza ciudadana es elemental en democracia, pero el incumplimiento de la autoridad ante las demandas sociales genera el descrédito.

“La gran loza de la democracia es la desconfianza, sobre todo cuando prevalece la percepción ciudadana de que nada de lo que se haga por la vía del voto, va a cambiar nada”, dijo al mencionar que por ello “la ciudadanía tiene escepticismos de que su voto funcione”.

En su oportunidad, Edmundo Jacobo, secretario ejecutivo del Instituto Nacional Electoral (INE), moderador del Conversatorio, reflexionó sobre las consideraciones expuestas por los panelistas:

“La desconfianza de la ciudadanía hacia el ejercicio de gobierno, y con ello el desapego de éstos a lo público y lo político, implicaría revisar las formas de exigencia de la ciudadanía hacia sus representantes, para tener gobiernos con buenos resultados, pero también para analizar las vías de inclusión y participación de la sociedad en asuntos públicos”.

Comentarios