La industria de autopartes de EU podría perder hasta 50 mil empleos sin el TLCAN, afirma estudio

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Si el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cumple con su promesa de poner fin al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la industria de autopartes de ese país podría perder hasta 50 mil empleos y las empresas deberán pagar aranceles más altos por enviar productos a México y Canadá, destaca un nuevo estudio divulgado este jueves.

Trump ha criticado el acuerdo económico por mover puestos manufactureros de Estados Unidos a México y ha prometido abandonarlo o revisarlo para reducir el déficit comercial de la nación, de 64 mil millones de dólares, con su vecino del sur.

Sin embargo, poner fin al TLCAN resultaría en una reversión completa de los aranceles bajo las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC), según un estudio del Boston Consulting Group, financiado por la Asociación de Fabricantes de Motores y Equipos (MEMA, por sus siglas en inglés).

Dicho estudio resalta que la industria estadunidense de autopartes emplea a cerca de 870 mil trabajadores, y precisa que a México y Canadá les iría mejor porque ambas naciones anteriormente ya cobraban aranceles más altos que Estados Unidos y regresarían a esos niveles.

Sin otro incentivo comercial para ensamblar en Estados Unidos, fuera de evitar el arancel de 25% en camiones, más producción completa de vehículos migraría a países de costos bajos, como China, de acuerdo con expertos del sector.

La pérdida de puestos podría ascender a hasta 24 mil si las renegociaciones llevan a requerimientos por contenido de América del Norte y específicamente Estados Unidos, puntualiza el estudio.

Personas informadas sobre el plan han señalado que los negociadores del TLCAN enfrentan nuevas y difíciles demandas de parte de Estados Unidos para que incrementen el contenido regional para autos a un 85% desde 62.5%, con un 50% desde Estados Unidos.

Las demandas de reglas de origen están entre las muchas condiciones que la Cámara de Comercio estadunidense ha calificado de “propuestas de píldora envenenada” que amenazan con torpedear las negociaciones que se realizan en estos momentos en Virginia.

Ann Wilson, vicepresidenta senior y jefa para asuntos de gobierno de MEMA, ha dicho que elevar los umbrales de contenido automotor y obligar a los fabricantes a verificar el origen norteamericano de más electrónica y otras piezas actualmente producidas en Asia llevaría a algunos manufactureros a renunciar a los beneficios del TLCAN.

En cambio, las empresas podrían despachar más productos desde países de bajos costos fuera de la región, pagando aranceles estadunidenses de entre 2.5 y 5%.

“En vez de alentar a más contenido estadunidense, esas cláusulas llevarán a menos contenido estadunidense”, advirtió Wilson.

(Con información de la agencia Reuters)

Comentarios