Discusión de desafuero abre nuevo enfrentamiento entre PRI y oposición en San Lázaro

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La procedencia de someter a discusión en el pleno de San Lázaro el desafuero de los diputados federales priistas Antonio Tarek Abdalá Saad y Alberto Silva desatará nuevos enfrentamientos entre el PRI y la oposición en la Cámara de Diputados.

Luego de que el PRI “salvó” del desafuero a los legisladores por Veracruz, debido a que se presentó un empate en la votación, el tema se trasladó a la Mesa Directiva, y será el presidente de esa instancia, el también priista Jorge Carlos Ramírez Marín, quien tendrá que definir lo que proceda, según informó el presidente de la Sección Instructora, Ricardo Ramírez Nieto.

Sin embargo, existe otra visión, la de la oposición, que estableció que “por ley” el presidente de la Mesa tiene que someter el tema a votación del pleno, ya no el dictamen que recibió dos votos a favor y dos votos en contra en la Sección Instructora, sino la procedencia o no del desafuero.

Según la oposición, el presidente cuenta con tres días naturales para someter al pleno el tema, esto es, el martes 17 lo tendrían que estar votando los legisladores federales.

La Sección Instructora, instancia encargada de analizar las solicitudes de desafuero, está integrada por cuatro diputados, dos del PRI (su presidente Ramírez Nieto y Sandra Méndez), uno del PAN, Juan Pablo Piña, y del PRD Omar Ortega.

La presidencia elaboró un dictamen en donde establece que no procede el desafuero debido a que la Fiscalía de Veracruz, que fue la que demandó el procedimiento, aún está elaborando las carpetas de investigación.

Ese dictamen se votó este jueves, donde recibió dos votos a favor por parte del PRI y dos en contra de parte de la oposición (PAN y PRD).

Luego de la votación, Ramírez Nieto informó que, a petición de la oposición y debido al empate, se acordó por los cuatro diputados que el tema se trasladara a la Mesa Directiva.

Según el presidente de la Sección instructora, la decisión de someter el tema o no al pleno es de la Mesa Directiva.

Del otro lado, Ortega (PRD) y Piña (PAN) aclararon que no fue una concesión del presidente de la Sección, sino que es su obligación trasladar el tema a la Mesa y que por “obligación” debe someterlo al pleno.

Así, dijeron, el tema no se encuentra en suspenso, sino que está en el proceso legislativo que surge de un empate en una comisión.

El panista Juan Pablo Piña dijo que, si el PRI quiere seguir protegiendo a sus diputados, lo debe hacer con los votos en el pleno.

El lunes próximo, durante la reunión de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), que es la instancia que analiza los temas que pone a su consideración la Mesa Directiva para discutir en la sesión del martes, chocarán ambas posiciones.

Por un lado, el PRI sostiene que hacerlo queda a criterio de la Mesa, y por su parte la oposición asegura que es su obligación someter a votación el tema.

Además, tanto Ortega como Piña sostuvieron en rueda de prensa que, lo que debe someter al pleno el presidente de la Mesa Directiva, “no es el dictamen que elaboró el titular de la Sección Instructora y donde se establece que no procede el desafuero”, sino simple y llanamente si se debe desaforar o no a los diputados priistas Tarek y Silva.

Puede ocurrir que se pida la opinión al área jurídica de San Lázaro. En caso de someterse a votación el martes próximo, el PRI junto con el PVEM sumarían 245 votos. Y del otro lado la oposición contaría con 230, de PAN, PRD, MC y Morena.

El “fiel de la balanza” serían los 21 votos de los partidos que tradicionalmente han votado con el PRI. Se trata de Nueva Alianza, que tiene 12 votos, y el PES, que cuenta con nueve. Pero no existe certeza de que respalden ciegamente al tricolor, debido a que existe malestar de estos dos partidos luego de que el PRI presentó la iniciativa, sin consultarlos, de eliminar las diputaciones de representación proporcional.

Si finalmente estos dos partidos, Panal y Encuentro Social, se suman al PRI, los diputados federales por Veracruz y quienes fueron empleados del exgobernador Javier Duarte, sepultarían en definitiva la acción de desafuero. Cabe recordar que el Panal ya hizo pública su intención de aliarse con el Frente que conforman PAN, PRD y MC, mientras que el PES anunció que podría lanzar a Margarita Zavala como su candidata presidencial.

Y para evitar arriesgarse, el presidente de la Mesa Directiva optaría por “interpretar” su decisión y determinar que no someterá a votación la procedencia o no del desafuero. Con esto se evitarían presiones de los partidos Panal y PES y el PRI tendría como seguro mantener la protección de sus dos diputados veracruzanos.

Comentarios