Pone Mónica Raya el Quetzalcóatl escénico de León-Portilla

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- A sus 29 años, el historiador Miguel León-Portilla escribió la obra de teatro La huida de Quetzalcóatl –basada en la leyenda de la desaparición de Ce Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl (sacerdote y gobernante de Tula y protector, gestor y desarrollador de las artes, la arquitectura, la orfebrería y la cerámica)–, y la arquitecta y diseñadora Mónica Raya la sacó del cajón para montarla.

Durante un año, la profesora titular en el Colegio de Literatura Dramática y Teatro de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se dedicó a su investigación y adaptación. El resultado, “con variaciones del original”, pero aprobadas por el autor, se presenta este 20 de octubre –y hasta el al 10 de diciembre– en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón del Centro Cultural Universitario.

“Son treinta funciones, con la intención de que la mayor cantidad de público la vea, y la propuesta es muy espectacular, con trece artistas en escena, veintiséis atavíos, diecisiete movimientos de escenografía, siete tramoyistas, seis técnicos de iluminación, tres vestuaristas, cuatro operadores de sistemas de vuelo, en fin”, explica a Proceso Raya, quien ha trabajado en 120 producciones escénicas.

La huida de Quetzalcóatl ha sido publicada tres veces por el Fondo de Cultura Económica, y está agotada. León-Portilla cuenta a este semanario que la escribió “porque siempre he estado atormentado con la idea de la muerte, con la idea de que no tengo certeza de nada”.

Se basó en el Códice Florentino. Al cuestionársele por qué prefirió crear una obra de teatro y no un ensayo o acaso un texto interpretativo, responde no saberlo:

“Bueno, a mí el teatro siempre me ha fascinado. La huida de Quetzalcóatl se presentó en Francia, no recuerdo la fecha exacta, y luego en la Escuela Nacional de Antropología e Historia, y ahora Mónica Raya, maestra de arte dramático, crea el montaje, lo cual es estupendo. ¡Estoy curioso!”.

La creación escénica se concretó con el apoyo de las facultades de Filosofía y Letras y de Arquitectura y Cultura, así como de Difusión Cultural de la UNAM mediante la Dirección de Teatro.

En la obra del autor del volumen La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes aborda la angustia del paso del tiempo, ante lo cual La directora expone:

“León-Portilla prueba que este tema no sólo se aborda en textos occidentales. Sin embargo, lo que encontré fascinante del personaje Ce Ácatl es que a pesar de que al principio le angustia desaparecer, asimismo le angustia morir, y decide entonces escaparse de ese tiempo, resuelve buscar una ruta para no morir, lo cual incita a preguntar: ¿Es posible eso?¿Es posible no morir?”

Ganadora de dos medallas de oro en el concurso World Stage Design (2005 y 2009), redondea:

“El proyecto en general le pide a sus espectadores que reflexionen sobre su origen. Esta obra del autor de Visión de los vencidos es un ejercicio de recuperación, de fortalecimiento, de dignidad de una cultura que se enterró. La cultura que se destruyó no era menor, no era salvaje, era diferente. Si nosotros recuperamos ese valor, ganamos en dignidad.”

La pieza se escenificará jueves y viernes a las 20 horas, sábados a las 19 y domingos a las 18.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha.

Comentarios