Optimismo Puma ante una caída calculada

A pesar de los pésimos resultados de los Pumas en el Torneo Apertura 2017, el proyecto que encabeza el presidente del club, Rodrigo Ares de Parga, está firme: desarrollar y consolidar jugadores que emerjan de la cantera universitaria continuamente, venderlos, generar ingresos y que se conviertan en material para la selección nacional. El secretario administrativo de la institución, Leopoldo Silva, se muestra preocupado, pero insiste en que seguirán dándole oportunidad a la cantera. Por lo pronto la directiva Puma ya nombró a David Patiño como nuevo director técnico de la oncena universitaria.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La directiva del equipo Pumas cuenta con el respaldo incondicional de la UNAM y del propio rector Enrique Graue, dice a Proceso el secretario administrativo de la institución, Leopoldo Silva. Pero no pierde de vista que, en marzo próximo en asamblea, los socios del Club Universidad Nacional, A.C. revisarán los resultados de la gestión del presidente del equipo,  Rodrigo Ares de Parga.

“No nos gusta la forma cómo el equipo se está desempeñando este torneo, lo vemos con preocupación –explica Silva–. Estamos conscientes del proyecto, de darle oportunidad a la cantera y hay que ser pacientes. El futbol mexicano es cortoplacista; hay que dar resultados rápido porque los torneos son cortos”, añade.

La crisis de los Pumas comenzó en la jornada dos. Después de que en el primer partido vencieron 1-0 a Pachuca, ligaron dos derrotas ante Atlas y América. Vencieron a Lobos BUAP en la fecha cuatro y en la cinco comenzó la caída libre: perdieron con Morelia, Veracruz y Tijuana; un empate con Chivas, y dos descalabros más contra Toluca y Cruz Azul.

El saldo: siete puntos que alcanzan para estar en el sótano de la tabla con nueve goles anotados y 18 recibidos; el entrenador Juan Francisco Palencia fue cesado con cinco descalabros a cuestas y sustituido por el vicepresidente deportivo, Sergio Egea, que tras la goleada ante Cruz Azul (4-1) renunció al cargo.

En el afán de defender el proyecto de los canteranos, la directiva nombró como entrenador interino por los seis partidos que restan del torneo a David Patiño, quien con Palencia fungió como auxiliar técnico.

Al nuevo director técnico se le encargó sumar, por lo menos, nueve de los 18 puntos que disputará ante Necaxa (séptimo en la clasificación), León (cuarto), Monterrey (líder), Puebla (17), Santos (15) y Querétaro (14).

Patiño asegura que cubre el perfil para enderezar el barco por su experiencia en los equipos filiales de Santos y Morelia. Su paso por liga de ascenso y el trabajo que ha hecho con equipos de distintas categorías de fuerzas básicas lo respaldan, dice.

Agrega que tiene la materia prima para cerrar bien el torneo y comenzar a reconstruir con miras al próximo porque recibió la promesa de que si cumple el objetivo continuará en el cargo.

“Sí lo tengo (el talento para dirigir el proyecto en Primera División). Tengo mucha experiencia, he dirigido muchos años y regresé a Pumas para esperar esta oportunidad. Yo soy producto de este proyecto como jugador y como entrenador; eso me da legitimidad para llevarlo. Soy un estudioso del juego y conozco a todos los jugadores, esa es una ventaja muy grande. Sé lo que es trabajar con un equipo que no tiene dinero.

“Tengo a los jugadores para terminar bien el torneo y revertir la situación: jugar mejor y que el barco no se hunda. Después haremos un análisis, reforzaremos donde haga falta y evaluaremos quiénes de los jóvenes se pueden incorporar”, detalla el entrenador.

Críticas interesadas

Leopoldo Silva, quien además es uno de los socios del Club Universidad Nacional con derecho a voto, subraya que en la Universidad no le prestan oídos a las críticas contra Pumas porque no son auténticas. Se le mencionan las de Hugo Sánchez, en calidad de analista de futbol, y las del expresidente del equipo, Arturo Elías Ayub, quienes consiguieron el bicampeonato de los auriazules en 2004.

“Muchas de las declaraciones que han hecho diferentes actores son interesadas, de alguna manera se están promoviendo. Hay un mercado oculto de técnicos que cada vez que juegan los Pumas y pierden, esa misma noche sus representantes le están hablando al presidente del club para ofrecer sus servicios. Las declaraciones tienen el interés de influir en la organización y en la administración, como eso hay que tomarlas. Rodrigo Ares estuvo cuando el bicampeonato. Él (Elías Ayub) no está viviendo esto desde adentro, sino desde afuera como fan. Los fanáticos tienen derecho a decir lo que sea porque ellos están en la tribuna y no ven el día a día.”

–¿Qué no vemos los de afuera que los de dentro sí? –se le pregunta a Silva.

–El enorme esfuerzo que se ha hecho con este proyecto al cual no le pondría la etiqueta de Ares de Parga porque jugar con canteranos es un deseo dentro de la UNAM, una inquietud de los propios asociados que por años lo pidieron. También con Jorge Borja Navarrete (expresidente) había la recomendación por parte de la UNAM de que se invirtiera más en la cantera, que confiaran en nuestros muchachos y se les dieran más minutos. Se dio un poco con Borja, no a los niveles que queríamos. Memo Vázquez hijo debutó a uno, fue exitoso en su momento con jugadores importantes que costaban caro y armó un equipo muy competitivo.

“Rodrigo Ares se comprometió a darle la oportunidad a los jóvenes, además en el entendido de que hay limitaciones económicas porque está desnaturalizado el mercado del futbol nacional, cualquier jugador vale entre 4 y 12 millones de dólares. No cerramos los ojos a que se necesita dinero. Con sus limitaciones, Pumas trajo a Nico Castillo y al ‘Chelo’ Díaz.”

Históricamente, el proyecto de los Pumas ha destacado porque combina la experiencia de jugadores veteranos y la de extranjeros de gran nivel; ellos cobijan y acompañan a los canteranos. Los futbolistas formados en las fuerzas básicas suelen debutar, cumplir un periodo de entre dos y tres años para madurar y convertirse en titulares; salir del club al cumplir 25 años y abrir espacios para los más nuevos que están atrás esperando una oportunidad. Así fue la generación de David Patiño que debutó en 1985 con 17 años; dos años y medio después fue titular indiscutible.

Este esquema ha permitido que el equipo se capitalice con la venta de jugadores y que al mismo tiempo no deje de darle oportunidad a nuevos talentos. La calidad de los jugadores alcanzaba hasta para la selección nacional: Enrique Borja, Leonardo Cuéllar, Hugo Sánchez, Luis Flores, Manuel Negrete, Alberto García Aspe, Luis García, Jorge Campos, Claudio Suárez, Héctor Moreno, Efraín Juárez y Pablo Barrera, por citar algunos.

La vieja cantera

En 2011, Memo Vázquez  le dio el séptimo título al equipo felino con canteranos como Israel Castro, los hermanos Palacios, Alejandro y Marco, Los Pikolines, y Javier Cortés, quien con un golazo definió el campeonato. Pero el sistema se interrumpió cuando Vázquez construyó el equipo que disputó la final del Torneo Apertura 2015 que perdió ante Tigres.

De aquel plantel sólo queda el uruguayo Gerardo Alcoba, acosado por las lesiones durante el presente torneo. Los últimos en irse fueron Darío Verón y Alejandro Palacios. Antes, con la llegada de Ares de Parga, se despidieron del equipo Luis Fuentes, Daniel Ludueña, Ismael Sosa, Eduardo Herrera, Alejandro Castro, Javier Cortés, Matías Britos.

“Las fuerzas básicas son el proyecto, pero lo que sostiene el proyecto son los jugadores de experiencia del equipo con una secuencia de trabajo que toma tiempo, no es de un día para otro. Las lesiones de Pablo Barrera, Nico Castillo (chileno), Mauro Formica (argentino que llegó ya con molestias  al equipo), Marcelo “Chelo” Díaz (chileno) y de Bryan Rabello (chileno) han sido un factor importante; Joffre (Guerrón, ecuatoriano) no se puso en forma física ni futbolística.

“Ellos eran las cartas para afrontar el torneo, en teoría eran los que iban a tener el peso específico del torneo. Sabemos que ha habido errores, no sólo en la cancha, también fuera. Estamos conscientes, pero eso es cosa nuestra (de la directiva y cuerpo técnico) y lo guardamos. Es entre nosotros y no tenemos por qué decirlo”, señala Patiño.

–¿Qué parte de responsabilidad es de la cantera, ya que no ha funcionado?

–De los jóvenes debutantes, ninguna. Para los mayores,  que han estado en el primer equipo varios años y tienen más de 23 o 24 años,  es su oportunidad y la tienen que aprovechar. Un plantel muy similar al que tenemos ahora hizo 27 puntos hace un año y fue a la liguilla (Apertura 2016).

“Los responsables somos todos, pero principalmente los jugadores que más minutos tienen en la cancha. Si no lo hacen bien, si no están compitiendo se buscarán otros, pero los que han llegado están ahí porque han sido evaluados constantemente en varios torneos y se han ganado la oportunidad.”

–¿Cesar a Palencia fue una buena decisión tomando en cuenta que él fue pensado para el proyecto de canteranos?… Después nombran a Egea y se ve como un parche…

–Nosotros sabemos que somos esclavos de los resultados. Puedes trabajar bien, pero si no ganas no te puedes sostener. Los resultados no lo cobijaron, al igual que no cobijaron a Sergio. Siempre se juzga a posteriori. Te la juegas al tomar estas decisiones en función de los resultados. No sabes si la decisión es buena o mala hasta después. Espero que cuando todo esto termine a mí sí me cobijen los resultados.

–¿Nombrarlo a usted se acerca más a la solución o lo llamaron de bombero porque usted siempre está disponible?

–Yo no estoy aquí al azar, no es porque yo estaba disponible. Todos piensan que he sido tres veces interino; y no, este es mi primer interinato. Las otras dos veces me pidieron encargarme del equipo en lo que venía el otro entrenador: la primera vez fue por un entrenamiento y la segunda un entrenamiento y un partido. Soy institucional. Yo trabajo aquí y estoy para proteger el proyecto porque creo en él. Súmale mi ilusión. El sueño de toda mi carrera como entrenador fue para este momento, para dirigir el primer equipo.

–¿Usted defiende este proyecto de canteranos pase lo que pase?

–Sí, y me dolería mucho que no cuajara porque amo esta institución y la forma como Guillermo Aguilar Álvarez lo gestionaba. Él es el artífice del modelo que hizo grande a Pumas. Sería doloroso que Pumas se convirtiera en el América. No lo digo de forma despectiva, sino que no se gana con dinero y eso se está tratando de rescatar.

“Mientras la cantera dio resultados y formó jugadores que llegaron a ser importantes en Primera División el equipo fue autosuficiente económicamente. Cuando no, el equipo cayó en la desestabilización económica y vinieron jugadores que no eran de cantera o extranjeros.”

–¿Cabría la posibilidad de reconocer que los jugadores de cantera no cuajaron y que el proyecto se desdibuje?

–Tenemos autocrítica. El proceso de insertar jugadores de cantera en el primer equipo se cortó hace unos años. Hubo un vacío. Reactivarlo toma tiempo. Necesitamos torneos bien jugados, donde peleemos la calificación; que los jugadores vayan a selección nacional, como Jesús Gallardo, algo que desde hace tiempo no teníamos.

“Es una combinación de que el equipo tenga buenos resultados. Por eso Gallardo llegó a selección, Él estaba bien y Pumas jugaba bien. Si eso se da, podemos pensar en jugadores importantes que saldrán de aquí.

“La cantera trabaja bien, tenemos buenos entrenadores. Esta directiva ha invertido en tecnología, en canchas nuevas, en una cancha sintética para cuando llueve mucho, la jaula de tiro a gol; se está dando todo para que cada vez sea mejor el desarrollo de los jóvenes.”

–¿Cuánto tiempo tomará que funcione o que reconozcan que se equivocaron?

–En el siguiente torneo vamos a reconformar el plantel. Espero que para finales del próximo torneo algunos se consoliden como titulares. Debe haber paciencia. Sé que tengo que dar resultados este sábado (contra Necaxa). Sé que es un paquete grande y difícil. Es como cuando en un partido se marca un penalti y alguien lo tiene que tirar. Si lo metes, ganas; si no, pierdes. Yo soy ese que agarró la pelota para cobrar el penalti. Sin miedo. Es mi gran oportunidad de hacer algo por la institución y por el proyecto en el que creo. Es por el equipo. También por mí y por mi cuerpo técnico.

La apuesta sigue siendo la misma

Leopoldo Silva precisa que el descalabro deportivo de los Pumas no ha afectado la imagen de la Universidad como institución. La caída estaba prevista, pero reconoce que no contemplaron que sería tan profunda. En la UNAM si acaso creían que los felinos estarían a media tabla y peleando cada torneo por calificar a liguilla.

La Universidad tiene voz en la Junta Directiva del club. Hay comunicación permanente con la directiva, con el presidente Rodrigo Ares y con los integrantes del Patronato.

“Comentamos sobre la marcha del equipo. Finalmente, las decisiones deportivas se toman en el club porque ellos son los que saben de futbol. Los clubes con fortaleza económica como Tigres, Monterrey, América Chivas que tienen detrás a Cemex, Femsa, Televisa y a Jorge Vergara y Omnilife son los que dominan y Guadalajara con todos sus recursos está muy cerca de nosotros (ocupa la posición 16). La Universidad no puede invertir un sólo centavo, no podemos darle dinero público a una asociación civil porque es privada”, comenta Silva.

–Pero sí les dan el estadio, y las instalaciones de la cantera. Debería ser al revés, que Pumas le retribuya a la UNAM –señala la reportera.

–Está establecido en los estatutos que siempre que haya remanentes estos serán para la Universidad, porque el club es una asociación sin fines de lucro. Los años que el club ha tenido superávit se ha acordado que invierta esos remanentes en mejorar las instalaciones como la cantera o le dé algo a la Universidad. Nos ha dado en especie, no dinero. Nos han dado autobuses para prácticas, computadores para escuelas y facultades y todos los uniformes de los equipos representativos de las 42 disciplinas que tenemos. Es un gasto importante porque hay muchos torneos y la Olimpiada Nacional.

–¿Cuánto es traducido en dinero al año?

–Varía, es difícil darle una cifra. Dentro de la cantera hay un bachillerato. Somos el único club que le da escuela a sus futbolistas. Pumas paga todo eso.

Este reportaje se publicó el 15 de octubre de 2017 en la edición 2137 de la revista Proceso.

Acerca del autor

Estudió Ciencias de la Comunicación y Letras y Literatura Hispánica en la UNAM. Fue reportera de información general en los noticieros Monitor de InfoRed. Desde 2000 ha sido reportera y conductora de deportes en distintos medios radiofónicos y televisivos. Estudió la Maestría en Periodismo y Asuntos Públicos en el CIDE.

Comentarios