“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Zonas de la CDMX se hunden hasta 40 centímetros cada año: expertos de la UNAM y Cenapred

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- De 20 a 40 centímetros por año, algunas zonas de la Ciudad de México se hunden, creando fracturas en el suelo, concluyeron expertos reunidos en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Explicaron que esas grietas, que se forman desde el subsuelo afloran, llegan a la superficie y destruyen tuberías, calles y casas.

Incluso, consideraron que con los sismos –como el del 19 de septiembre-, estas fracturas a veces avanzan con mayor rapidez o de plano se detienen.

Dora Carreón Freyre, investigadora del Centro de Geociencias, encabezó por encargo del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), la presentación de un mapa digital que muestra zonas de fracturas.

Junto con Carlos Valdés González, director general del Cenapred, presentó esta herramienta en la conferencia Análisis de la vulnerabilidad física a la subsidencia y agrietamiento en la Ciudad de México, en el edificio Mario Molina de la Facultad de Química (FQ).

El mapa está a disposición pública en el sitio www.atlasnacionalderiesgos.gob.mx.

En la presentación, los expertos detectaron 12 sitios de la capital con deformación crítica, ubicados en diversas colonias de Iztapalapa, Iztacalco, Tláhuac, Cuauhtémoc, Benito Juárez y Xochimilco.

“No son delegaciones completas, sino colonias precisas, pero hay demarcaciones, como Iztapalapa, en donde gran parte del territorio está afectada”, resaltó.

Una de las principales razones para que se originen estas fracturas es el contraste entre los materiales volcánicos de las orillas de la metrópoli (como la zona de Ciudad Universitaria) y los de relleno del lago, ricos en sedimentos (como los del centro).

La especialista indicó que estos análisis científicos son confiables y permiten tener un monitoreo sistemático.

Valdés González, también investigador del Instituto de Geofísica, instó a responsabilizarnos como ciudadanos del suelo en donde tenemos nuestra vivienda y a nuestra familia, y conocer la situación particular en este mapa que ofrece el Cenapred a través de este estudio de la UNAM.

Comentarios