Hayley Williams y Paramore contagian a sus fans mexicanos con su rock alternativo

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La energía de la cantante Hayley Williams detonó anoche al Palacio de los Deportes con el aguerrido rock alternativo de su banda Paramore, presentando parte de sus éxitos y su reciente discografía After Laughter (2017).

El carácter y fuerza de la Williams fue arropado por un público en su mayoría femenino, quien se enganchó al primer chispazo de Paramore a eso de las 21:15 horas.

El punto de partida llegó con Hard Times, que pertenece a su nuevo álbum, con una producción que se enfocó en la banda. Al centro del escenario se postraba como de telón de fondo una pantalla circular, donde se veían animaciones digitales y una incesante iluminación multicolor.

Ignorance, Still Into You y Daydreaming se sumaron al repertorio, con una Hayley luciendo minifalda dorada y medias de red, cautivando a todos por igual sin importar géneros.

Cada una de las canciones fueron coreadas prácticamente con los mismos bríos, en una catarsis continua de principio a fin que irradiaban sus apasionados fans y a los que la rockera compensó con agradecimientos en español.

Chicos y chicas disfrutaron cerca de dos horas de espectáculo, en las que bailaron, aplaudieron y berrearon temas como Brick by Boring Brick, Playing God, That’s What You Get, I Caught Myself y Hate to See Your Heart Break.

Se incorporaron a la lista con las emociones a flor de piel 26, entonada con guitarra acústica, prosiguiendo con Told You So y Fake Happy, en las que la vocalista recorrió el entarimado de un lado a otro con la buena vibra y carisma que la caracterizan.

Misery Business y Ain’t It Fun aparentemente marcaba el término de su visita a tierras chilangas, aunque Hayley y grupo regalaron unas más: Caught in the Middle, al tiempo que sacaron la bandera de México marcada con el nombre de Paramore.

Sonó después Scooby’s in the Back a voz de su baterista Zac Farro, armando tremenda fiesta y griterío, para cerrar finalmente con Rose-Colored Boy, cuando casi eran las 23:00 horas. Hayley Williams emprendió retirada totalmente extasiada y contagiando de su furor a sus adeptos, que salieron sin más del “Domo de Cobre”.

(La presente crónica fue solicitada a César Muñoz Valdez para los lectores de apro y proceso.com.mx)

Comentarios