Rica oferta documental mexicana en Morelia

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El documental en nuestro país ha tomado fuerza en los últimos años. Según el Anuario Estadístico del Cine Mexicano 2016, publicado por el IMCINE, el 41% de la producción nacional es cine de no ficción.

En la XV edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), la sección Documental Mexicano se compone de 14 largometrajes:

Artemio, de Sandra Luz López; Bosque de niebla, de Mónica Álvarez Franco; La compañía que guardas, de Diego Gutiérrez; Guerrero, de Ludovic Bonleux; No sucumbió la eternidad, de Daniela Rea Gómez; Los ojos del mar, de José Álvarez; Omar y Gloria, de Jimmy Cohen.

Además, Potentiae, de Javier Toscano; Regreso al origen, de María José Glender; Rush Hour, de Luciana Kaplan; Siempre andamos caminando, de Dinazar Urbina Mata; Takeda, de Yaasib Vázquez; Truenos de San Juan, de Santiago Maza Stern; y El vendedor de orquídeas, de Lorenzo Vigas.

“Rush Hour”

Después del éxito de su anterior documental, La revolución de los alcatraces (2013) –retrato de Eufrosina Cruz, mujer oaxaqueña que quiere insertarse en la política nacional rompiendo los paradigmas de los usos y costumbres- -, Luciana Kaplan regresa a la pantalla grande con Rush hour.

El filme cuenta la historia de tres personajes en tres países diferentes –Turquía, Estados Unidos y México– que tienen algo en común: la vida se les está yendo mientras pasan largas horas todos los días para llegar a sus trabajos.

Cada trayecto tiene, además, sus propios riesgos: La violencia, el miedo y el desgaste emocional y físico juegan un rol fundamental. La pregunta que los personajes –y, seguramente, el público– tendrán que hacerse es: ¿vale la pena la inversión?

“¡Es miserable gastar la vida para perder la libertad!”, declaró el expresidente de Uruguay, José Mujica, en un video que circula por las redes. Es así como el documental cuestiona a la sociedad actual y las circunstancias que empujan a las personas a tener que sacrificar tanto para poder sobrevivir.

Durante la sesión de preguntas y respuestas, la directora contó cómo surgió la idea del filme:

“Comenzó por una mujer que cuidaba a mi hija, que se trasladaba seis horas para ir a mi casa, y trabajaba cinco. A partir de ahí comencé a pensar sobre esta paradoja que implica pasar tanto tiempo trasladándose de A a B”.

Estuvo presente gran parte del equipo con sus hijos, así como la protagonista mexicana, Estela, lo que emocionó al público que había sido testigo de su historia, tan intensa y cercana.

“Takeda”

El director Ya’asib Vázquez debutó en el festival con ésta, su ópera prima, Takeda.

Producida por el Centro de Capacitación Cinematográfica y Foprocine, es un retrato del maestro Shinzaburo Takeda, nacido en Japón, pero radicado desde hace más de 50 años en Oaxaca.

Convertido en una figura fundamental de las artes plásticas del estado, ha formado e impulsado a varias generaciones de jóvenes talentosos a apreciar y reproducir sus entornos y tradiciones.

Las bellas imágenes están pobladas de las más bizarras combinaciones: en su hogar, una mesa en la que se unen manteles de palma con una delicada vajilla de cerámica japonesa, y en la que se comen indistintamente arroz al vapor o nopales. En ella se sientan los personajes, el maestro y su esposa, también con rasgos orientales y vestidos bordados mexicanos.

El filme muestra la fusión y convivencia en armonía de dos mundos ricos en colores, formas y espiritualidades, y refleja cómo el hogar no es aquel donde uno nace, sino que se elige y se construye.

“El vendedor de orquídeas”

En esta cinta, el director Lorenzo Vigas retrata a su padre Oswaldo, un reconocido pintor venezolano que a sus 80 años quiere montar una exposición. Sin embargo, hay un cuadro del que nadie recuerda el paradero: El vendedor de orquídeas.

Oswaldo y su esposa francesa, Jeannete, emprenderán una odisea en busca de la pintura, la cual fungirá como un viaje retrospectivo en el que recorrerán los caminos ya pisados y encontrarán a la gente querida que formó parte de su vida.

El filme formó parte de la Selección Oficial de Cine de Venecia en 2016. Es un íntimo homenaje a la amplia trayectoria del artista, que incluso con impedimentos físicos no deja de crear.

El hecho de que se trate de una exploración familiar permite entrar en el cotidiano de los personajes, tan privado que incluso puede resultar incómodo.

La cinta muestra de forma explícita cómo la vida se nos viene encima a todos hasta volvernos casi irreconocibles. Pero siempre hay vínculos que permanecen firmes ante la adversidad.

El jurado de esta sección estará integrado por Andrea Guzmán Urzúa, quien ha sido coordinadora y programadora de festivales como Documenta Madrid, y creadora de Mar Films; Bruni Burres, asesora principal del Programa Documental del Instituto Sundance; y Heather Haynes, productora de teatro, cine, medios audiovisuales y performance.

Comentarios