“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Ciudadanos apartidistas ponen presión al Frente Ciudadano

Aunque lleva la palabra en su nombre, el Frente Ciudadano por México –la alianza PAN-PRD-MC– está formado por militantes de partidos políticos, no por ciudadanos de a pie. Y éstos ya reclamaron. Un desplegado firmado por un grupo de ellos dio lugar a un compromiso de los dirigentes de las instancias partidistas de que atenderán esa demanda. El proceso apenas comienza, pero algunos intelectuales consultados por este semanario creen que la ciudadanía apartidista podrá tener acceso a la elaboración de un programa de gobierno y de las estrategias electorales. Y más: de esa masa civil podrían surgir candidatos a puestos de elección popular.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Al Frente Ciudadano por México, la alianza de PAN, PRD y Movimiento Ciudadano (MC), los ciudadanos quieren verdaderamente ciudadanizarlo.

Y emplazaron públicamente a esos partidos, con un desplegado, a que sumen a ciudadanos apartidistas para definir el programa de gobierno y articular la estructura y la estrategia electorales, así como a ser portavoces y entregarles candidaturas a puestos de elección popular, posiciones a las que aspiran algunos de los firmantes.

Aunque los presidentes de los tres partidos, Alejandra Barrales (PRD), Ricardo Anaya (PAN) y Dante Delgado (MC), ya manifestaron su disposición a atender esas demandas, apenas se iniciará el proceso de diálogo y negociación, no desprovisto de riesgos: al tratar de “refrescar la vida de los partidos”, según algunos de los firmantes, se legitima la alianza y hasta pueden ser “corrompidos” por la partidocracia.

“La partidocracia tiene una capacidad corruptora enorme, y no sería la primera vez que hubiera una historia de líderes cívicos corrompidos al entrar al sector público”, advierte el académico Sergio Aguayo. El politólogo Jorge Javier Romero, de la comisión de diálogo con el Frente, aclara que no sólo se buscan posiciones, sino sobre todo aportar ideas.

“Muchos no estamos interesados en candidaturas, pero algunos sí. Eso es absolutamente legítimo y ojalá así sea”, subraya Romero, con quien coincide el excanciller Jorge G. Castañeda, impulsor también del desplegado “Llamado ciudadano al Frente”.

“Hay muchos que ni de locos aceptarían una candidatura. Pero hay gente a la que legítimamente le interesaría participar en la elaboración del programa del Frente, estar en la campaña o en el equipo de gobierno”.

–¿A usted qué le interesa? –se le pregunta a Castañeda.

–A mí me interesa todo eso. En lo que yo pueda colaborar para que prospere una opción que no sea ni del PRI ni de Andrés Manuel López Obrador, yo encantado.

Fragmento del reportaje especial publicado en Proceso 2139, ya en circulación

Acerca del autor

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Comentarios