“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

“No hay evidencia de la colusión Trump-Rusia”, revira la Casa Blanca

WASHINGTON (apro).- La Casa Blanca desdeñó los encausamientos judiciales del Departamento de Justicia en contra de dos exfuncionarios de la campaña presidencial de Donald Trump, por el caso Rusiagate, y sostuvo que eso “nada tiene que ver con el presidente”, ni con su plataforma proselitista de 2016.

En rueda de prensa, Sarah Huckabee Sanders, vocera del presidente Trump, minimizó el caso y reviró que el fiscal especial independiente del Departamento de Justicia, Robert Mueller, debería concentrar la investigación en la excandidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, y sus conexiones con el gobierno de Rusia con objetivos electorales.

“Los anuncios que se hicieron hoy nada tienen que ver con el presidente, nada que ver con la campaña del presidente o actividades en la campaña” dijo la vocera de la Casa Blanca ante el torrente de preguntas de los reporteros.

“El verdadero escándalo de colusión, como nos hemos cansado de decir, tiene todo que ver con la campaña de Clinton, Fusion, GPS y Rusia, la colusión de la campaña de Clinton con los servicios de inteligencia de Rusia para difundir información falsa sobre el presidente e influir en la elección”, acotó Sanders.

Este lunes por la mañana, la oficina de Mueller, exdirector del FBI, dio a conocer los encausamientos judiciales contra Paul Manafort, exdirector de la campaña presidencial de Trump, y de Rick Gates, otro funcionario de la plataforma electoral del actual presidente de Estados Unidos.

En el expediente judicial a Manafort y a Gates se les acusa de 12 delitos federales, entre estos: conspiración contra Estados Unidos, lavado de dinero y ausencia de registro como agentes políticos de entidades extranjeras.

En paralelo, el Departamento de Justicia dio a conocer que George Papadopoulus, otro exfuncionario de la campaña de Trump, se declaró culpable del delito de “mentir a los agentes federales” que los interrogaron respecto a su relación con funcionarios del gobierno ruso. Papadopoulus fue arrestado en julio pasado y se declaró culpable el 5 de octubre de este año, bajo un acuerdo secreto con la fiscalía especial a cargo de Mueller.

El encausamiento sobre Papadopoulus establece que este personaje fue contactado por un profesor (cuya identidad no se dio a conocer) que le ofreció información que tenían en su poder agentes de inteligencia de Rusia, supuestamente sobre “cosas sucias” de Clinton que podrían ser relevantes y que favorecerían a Trump.

La declaración de culpabilidad de Papadopoulus es la primera evidencia tangible en la investigación de Mueller, de que los rusos tenían cierta relación con la campaña presidencial de Trump.

“No hay evidencia de la colusión Trump-Rusia y nada en el encausamiento cambia eso”, subrayó la vocera de la Casa Blanca.

Respecto al caso de Papadopoulus, Huckabee Sanders destacó: “lo que (Papadopoulus) aceptó nada tiene que ver con las actividades de la campaña, tienen que ver con su falla de decir la verdad”. Y añadió que en la campaña este hombre ejerció una “actividad extremadamente limitada como voluntario” y que nunca se hizo nada oficial con respecto a sus actividades.

“Su acercamiento fue rechazado de manera repetida y siempre se le dijo que no se tomarían acciones sobre lo que sugería”, añadió la vocera del presidente estadunidense.

Mueller investiga la presunta coordinación entre la campaña de Trump y el gobierno de Rusia para manipular el resultado de las elecciones presidenciales de noviembre de 2016 en contra de Clinton. El encausamiento y la declaración de culpabilidad de Manafort, Gates y Papadopoulus, respectivamente, forman parte del procedimiento que se realiza en Washington de manera sigilosa.

Las evidencias contra Manafort y Gates, tendrán que ser presentadas durante un juicio en su contra por parte de la oficina de Mueller.

Se espera que esta semana el fiscal especial devele otras acusaciones contra funcionarios de la campaña del presidente Trump, varios de los cuales ahora trabajan con el mandatario.

Cuestionada sobre si el presidente tiene en mente correr a Mueller como fiscal especial, la vocera de la Casa Blanca afirmó que Trump no planea modificaciones en la fiscalía independiente.

Comentarios