Los poemas inéditos de Johnny Cash

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Para quien guste de la canción folclórica de protesta estadunidense, la obra de Johnny Cash (Kingsland, Arkansas, febrero 26 de 1932-Nashville, Tennessee, 12 de septiembre de 2003) es tan importante como su intrigante personalidad.

Los de la generación rupestre del rock nacional lo escuchamos a través de la radio gracias a su exitazo “Un chico llamado Su” (A Boy Named Sue), grabado con su trío en la prisión californiana de San Quentin hacia 1969. Era una canción cómica escrita por Shel Silverstein que ganó el premio Grammy a la mejor pieza country ese año.

Cash también componía, vendió millones de discos LP y era poeta. Escribió El hombre de blanco, acerca de la vida de San Pablo, antes de su conversión religiosa. Se casó en 1968 con una de las estrellas del country, June Carter (http://www.johnnycash.com/biography.html).

Las primeras grabaciones del llamado “Rey de la música country” fueron en Memphis, por 1957, en la misma disquera Sun Records de Sam Philips, quien “descubrió” a Elvis Presley en 1954. En 2005 se estrenó la película Walk the Line, dirigida por James Mangold, que narra la vida del cantante basada en su autobiografía.

Sin ahondar demasiado en su larga trayectoria musical y trascendencia artística, hoy nos abocaremos a reproducir algunos de sus poemas que coleccionó su hijo, el también músico John Carter Cash (1970), presentados en el reciente libro de Penguin Random House Eternas palabras. Los poemas inéditos de Johnny Cash (Sexto Piso, edición bilingüe, introducción de Paul Muldoon y traducción de Andrés Catalán, 238 páginas. www.sextopiso.com).

La hija del capitán

El pobre muchacho vino de los campos

Ella era hija de un hombre de la mar

El capitán le ordenó: Si te pide la mano

Mejor dile que no, oh no, no, no.

Ella dijo: Papá no te preocupes, por favor

El pobre muchacho me lo pide de rodillas

Pero no dejaré nunca esta lujosa vida

Para irme con un pobre no, oh no, no, no.

El capitán la besó y se hizo a la mar

El pobre muchacho dijo: Vente conmigo

Estás sola y así no deberías estar más

Ah, no me digas que no, oh no, no, no.

Mi papá tiene un barco velero

De todos sus viajes me trae perlas

Y un champán rosado que me bebo

Y tú eres el más pobre de todos, oh, oh, oh.

Él dijo: No tengo perlas que darte

Pero tengo dos brazos y tengo un corazón

Podríamos empezar con un sueño o dos

Ah, no vas a decirme que vendrás, oh no, no, no.

No tienes nada que puedas darme

Salvo una simple alianza de oro

No tienes nada que regalarme

Mi papá es rico, ya lo sabes, oh, oh, oh.

Tu papá te ha regalado una casa

Pero se queda vacía cuando se marcha

Me largaré y te dejaré aquí sola

Si sigue siendo no la respuesta, oh no, no, no.

Mi papá está en el mar revuelto

Y me daría una buena paliza

Si descubre que me has dado un beso

No me quedaré aquí si te marchas, oh no, no, no,

(Sin fecha. Los cincuenta / sesentas)

No hagan una película sobre mí

Si alguien hiciera una película sobre mi vida

No me gustaría, pero la vería dos veces

Si quisieran hacerla medio bien

Cuarenta guionistas trabajarían noche y día

Necesitarían un equipo de investigación del Tío Sam

Y abarcar desde David Allen Coe a Billy Graham

El montaje final duraría diez días

Y eso sin meter ni un solo chisme

Lo que les pido por el bien de mis hijos

Es que no les dejen hacer nunca un remake

Lo que yo digo es que, no lo ven,

No hagan una película sobre mí

Ni para la T.V.

No hagan una película sobre mí

No dejen que draguen el lago Hickory

En busca de mis teléfonos y botellas y patines

Abajo a cuarenta pies en el fango de Cumberland

Hay una oxidada pistola que ha vertido sangre

A cien yardas de mi pasa en la orilla del lago

Lastradas con una roca hay una falda y una blusa

Una docena de botas que hicieron doce callos

Trombones, trompetas, harmónicas y cornos

Y las cintas que tiré por la puerta a la orilla del lago

Silverstein, y hace años Kristofferson

Todo tiene una historia que es mejor no tocar

Así que no hagan una película sobre mí.

Si les entusiasma un libro llamado Hombre de negro

Díganles que tengo los derechos y no los entregaré

Si no te sabes mis canciones no puedes entenderlo

No es de mí quien habló en Hombre de blanco

Es imposible, dijo el maestro, ocultar la verdad

Pero no dijo que se la soltaran a la cara a mis hijos.

Una piedra es una piedra y siempre será una piedra

Pero yo hago las cosas bien y cosas mal y me largo

No hay pecado más limpio que el más sucio

Así es que hay cosas que no quiero que pasen por alto

Dure días o años o dure lo que dure

No hagan una película sobre mí

Ay, tendré que asumirlo porque acabará pasando

Así que mientras pueda quiero decir algo

No sé de nadie en ningún lado al que le deba nada

Hacienda se lleva la mejor parte

Y lo que queda es para los herederos que nombré

No dejen que la hagan en Hollywood

Si hace falta, díganles que es Arkansas lo apropiado

Que esta maldición caiga sobre quien la haga.

Así que no hagan una película sobre mí

Por Amor o por Dinero

No hagan una película sobre mí

(Navidad 1982)

Todo lo soportó por mí

Venid a mí los afligidos y cansados, y yo os daré descanso. Mateo 11, 28

Todo lo soportó por mí

Cuando me sentí perdido

Una penosa cruz

La soportó por mí.

Cargó con la culpa por mí…

Mis errores los dio

Por pasados y olvidados

Cargó con la culpa por mí.

Pagó el precio por mí…

Un precio que era alto

De fracasos y mentiras

Pagó el precio por mí.

Al soportar el dolor por mí…

No dijo ni una palabra

Ni un grito se escuchó

Al soportar el dolor por mí.

Sí, todo lo soportó por mí…

Sin exigir nada a cambio

Salvo fe en el Señor

Que todo lo soportó por mí.

(Sin fecha)

Comentarios