“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

“Lo que queda de nosotros”, en el Teatro Helénico

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Es tan doloroso que se nos rompa el corazón, que uno se la piensa dos veces antes de volver a amar y confiar. Hay que darle con la cuchara golpecitos a la cáscara de huevo invisible en la que nos refugiamos hasta que se rompa.

El ya conocidísimo joven dramaturgo y director Alejandro Ricaño vuelve a hacer de las suyas con Lo que queda de nosotros.

Ricaño tiene la particular capacidad de lograr que el público conecte emocionalmente con sus montajes. Es de esas garantías donde tanto gente del medio como los menos acostumbrados a las artes escénicas terminan por derramar la lagrimita involuntaria. Lo hizo ya varias veces: El amor de las luciérnagas, Riñón de cerdo para el desconsuelo y Más pequeños que el Guggenheim, esta última con la cual se hizo acreedor al Premio Nacional de Dramaturgia Emilio Carballido.

Ahora escribe en conjunto con la actriz Sara Pinet la historia de Nata, una chica a la que la vida le ha arrebatado los pocos vínculos que tenía. Cuando se da cuenta de que el único que le queda es el que tiene con su perro “Toto”, decide abandonarlo. Pero al caer en cuenta del vacío provocado por su ausencia, comienza una odisea para recuperarlo.

Raúl Villegas representa con maestría a un perro torpe y cariñoso que se vuelve entrañable. Sus gestos y movimientos corporales convencen muy pronto al espectador de su condición animal.

Los músicos David Ortiz y Ricardo Estrada se encuentran casi imperceptibles con varios instrumentos al fondo del escenario, y dan vida, desde las penumbras, a cada una de las escenas.

La puesta encuentra en el espectador el hueco preciso dónde encajar su gancho emocional. Porque a todos nos pega la soledad que sólo se cura en el encuentro con el otro, tenga la forma que tenga.

La obra realiza una labor fuera del teatro: apoyar al Albergue San Cristóbal, que se dedica a rescatar perros abandonados y darlos en adopción. La ayuda es fundamental, ya que tiene a su cuidado más de 600. Con la donación de croquetas se puede obtener un 2×1 en el precio del boleto.

Lo que queda de nosotros se presenta los lunes a las 20:30 horas en el Teatro Helénico (Av. Revolución 1500, Col. Guadalupe Inn), hasta el 11 de diciembre.

Comentarios