Ganancias en México ocultas en Barbados

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Empresarios mexicanos y corporaciones extranjeras con operaciones en México utilizan al paraíso fiscal de Barbados como una plataforma de operación e inversión libre de impuestos, gracias a los incentivos a los inversionistas foráneos que otorga el pequeño país antillano, apenas más poblado que la delegación Magdalena Contreras.

Fue hacia esa isla que Ricardo Salinas Pliego, el dueño de Grupo Salinas y cuarto hombre más rico del país, decidió trasladar su sociedad luxemburguesa Codisco Investments Sàrl en octubre de 2013.

La compañía –creada en Luxemburgo en septiembre de 2003– es homónima de Codisco Investments LLC, una empresa que el dueño de TV Azteca incorporó en Delaware y que la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) identificó en un fraude operado en la compra de acciones de Unefón en septiembre de 2006. De acuerdo con la autoridad bursátil estadunidense, Salinas Pliego hubiera ganado más de 109 millones de dólares en este esquema fraudulento.

Documentos del registro del comercio de la isla, obtenidos por el periódico alemán Süddeutsche Zeitung y compartidos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) y 97 medios aliados –entre ellos Proceso–, arrojan luz sobre los mexicanos que instalaron sociedades offshore en Barbados, país con el que México no tiene un Acuerdo de Intercambio de Información Tributaria (AIIT).

Las Compañías de Negocios Internacionales que promueve Barbados en realidad son sociedades de papel. Su gran atractivo es que garantizan a los extranjeros una exención fiscal sobre dividendos, intereses e ingresos de capital y un pago de impuestos irrisorio –entre 0.25% y 2.5%– sobre las ganancias.

Aún más: al no recabar la identidad de los dueños y beneficiarios de las compañías incorporadas en su jurisdicción, las autoridades garantizan el anonimato de quienes operan en ella.

En el país antillano está registrada Gruma International Corp., una sociedad creada en marzo de 1998. Como su primer director se registró Roberto González Barrera El Maseco, fundador de Grupo Maseca (Gruma), amigo cercano de Raúl Salinas de Gortari y dueño de Banorte hasta su muerte, ocurrida en 2012.

Junto a El Maseco –abuelo de Jorge Hank González, el hijo de Carlos Hank Rhon y actual presidente de Banorte– estuvieron Manuel Rubio, exdirector general de Ingeniería y Tecnología en Gruma, y Eduardo Livas, actual miembro del Consejo de Administración. La sociedad de Barbados fue disuelta en diciembre de 2013.

La empresa Evercore en la que participa el secretario de Hacienda del gobierno de Carlos Salinas, Pedro Aspe Armella, también se refugió en la isla.

Gruma International Corp. fue incorporada en Barbados como “compañía de ventas extranjeras”. Esta modalidad permite a una empresa establecida en Estados Unidos exentar de impuestos una parte de las ganancias que generan en la exportación de sus productos. Además, estas entidades no pagan impuestos sobre sus ingresos ni requieren informar a las autoridades sobre sus datos financieros.

En 2016, el banco de inversión Evercore México Capital Partners y la empresa de consultoría Protego Asesores se fusionaron en una nueva entidad llamada Glisco Partners. Los tres directivos de Evercore México, Alfredo Castellanos Heuer, Carlos Schwartzman Lombrozo y Ricardo José Enríquez Frola, incorporaron entonces en Barbados una sociedad llamada Glisco Partners Inc.

De acuerdo con el acta de incorporación, esta sociedad se dedica al comercio internacional y es asociada con “varias empresas canadienses”.

Tanto Protego Asesores como Evercore México Capital Partners tienen estrechos vínculos con el más alto círculo político del país, e hicieron de las deudas estatales en el país un jugoso negocio. La primera fue creada en 1996 por Aspe Armella, mientras que la segunda participó, entre otras cosas, en la renegociación de las deudas de gobiernos de los estados, dejando a salvo a los gobernadores salientes.

La creación de Glisco Partners concentró en una sola entidad las operaciones de Evercore México Capital Partners, que en ese momento administraba 266 millones de dólares en capital, según el servicio informativo Bloomberg. Tras la creación de Glisco, Aspe se mantuvo como presidente del comité de inversiones de los fondos de Evercore en México.

En 2012, cuatro años antes de su incursión en Barbados, Evercore Partners adquirió el 20 por ciento de la firma mexicana Diavaz DEP, del financiero Luis Vázquez Sentíes, una controladora de acciones de empresas de exploración y explotación de energéticos, en especial en el sector petrolero.

Esa adquisición le permitió a Evercore participar en la explotación de campos de Pemex, una oportunidad abierta por la reforma energética que impulsó Luis Videgaray Caso, exsecretario de Hacienda y actual secretario de Relaciones Exteriores.

Entre 1998 y 2005, Videgaray trabajó para Aspe en Protego Asesores. Primero como director de Banca de Inversión y luego como director de Finanzas Públicas Estatales y Municipales. Mientras Videgaray ocupaba este último cargo, el gobierno del Estado de México de Arturo Montiel Rojas –cuyo secretario de gobierno era Enrique Peña Nieto– contrató a Protego para resolver su problema de deuda pública.

La solución de Protego consistió en emitir las deudas del Edomex en la bolsa. Cuando Peña Nieto llegó a la gubernatura del Estado de México y nombró Videgaray a la Secretaría de Finanzas, Protego gestionó créditos por más de mil 200 millones de pesos para el gobierno estatal.

Evercore siguió con el negocio de la reestructuración de las deudas de los gobernadores. En 2012 creó un fideicomiso para ocultar la deuda del gobierno de Rafael Moreno Valle en Puebla, ahora aspirante a la candidatura presidencial por el PAN. A través de ese instrumento, de 50 años de duración, el exgobernante también cedió a Evercore la administración de los ingresos del Impuesto Sobre Nómina y los de la Asistencia Pública.

El empresario yucateco Eduardo Albor Villanueva, dueño de 140 delfines que maneja 13 delfinarios en el mundo, se mueve con agilidad en el mundo offshore: tiene cuatro empresas registradas en Barbados –tres de las cuales fueron incorporadas entre abril y diciembre de 2015– y una en las Islas Caimán.

En México, Albor Villanueva, miembro de la congregación de los Legionarios de Cristo y presidente del patronato de la nueva catedral de Cancún, opera el consorcio Grupo Dolphin Discovery, que se presenta como empresa líder de su tipo en el mundo pero no ha estado exenta de investigaciones por delitos ambientales, entre otros debido a la supuesta contaminación de áreas naturales protegidas.

Para operar los pozos petroleros de Cuba, la sociedad canadiense Sherritt International incorporó una sociedad en Barbados llamada Sherritt International (Cuba) Oil and Gas Limited. Como director nombró al mexicano Duané Álvarez.

Graduado en derecho por la Universidad Anáhuac, Álvarez es especialista en la regulación del mercado cubano de energía, minas, telecomunicaciones, turismo y remesas y está encargado del área de impuestos y consulta regulatoria en la consultora internacional Ernest & Young. También es asesor de Oceancard de México, una tarjeta de prepago de envío de remesas a Cuba.

Un mexicano más en Barbados es el director de Administración y Finanzas de Vector Casa de Bolsa, Valdemar Villarreal Cruz, quien aparece registrado con la compañía Asgrow Foreign Sales Corporation, de la que fue director hasta agosto de 1996. Vector opera como una compañía intermediaria de valores que ofrece servicios financieros y tiene como clientes a individuos, empresas, gobierno e inversionistas extranjeros.

En los registros públicos de Barbados obtenidos por el ICIJ, hay varias Compañías de Negocio Internacional registradas para la explotación del sector energético y minas en México, de las que pocas veces se conocen los accionistas.

El empresario yucateco Rodrgio Antonio Díaz Gutiérrez no aparece como accionista, sino como director de Oleum Synergy Limited, una Compañía de Negocio Internacional incorporada en 2011 para “la venta de equipo y servicios a empresas involucradas en las industrias de producción de petróleo y energía”. Además del yucateco, al que medios locales vinculan con un fraude inmobiliario, el abogado texano Stephen Paul Walroth, está registrado como director de la sociedad.

Petro Industry Services International Ltd., incorporada el 19 de septiembre de 2014 a través del despacho Trident Corporate Services, anunció como actividad la administración de negocios internacionales de compañías que operan en México, y tiene como director a Gustavo Arroyo Corona, un hombre domiciliado en Orizaba, Veracruz.

Es el caso también de Arcos Energy Inc., creada nominalmente en marzo de 2013 por el canadiense Gerry Monkhouse y otra sociedad de Barbados, Coram Holdings Limited, para controlar acciones en un “grupo del sector de energía en México”, y el de American Business & Investments Ltd., también incorporada por Trident y que como objeto manifiesta la proveeduría de servicios para pozos de petróleo en México.

Hay una compañía creada en Barbados para la explotación de los mercados energéticos de México, Colombia y Venezuela. Se trata de Petroconsultores (Barbados) Ltd, filial de la empresa venezolana del mismo nombre, incorporada en diciembre de 2014 y dedicada a la consultoría en gas y petróleo en los tres países. El único director que aparece en los registros es Juan José García Mendoza, director de Petroconsultores, representada en México por la empresa Shemensal. Como representante de Petroconsultores Inc. Shemensal manufactura limpiadores de equipo de la industria petrolera, entre ellos un descalcificador denominado Blast ATFM.

Mayor es el número de empresas registradas para la explotación minera en México. Una de ellas es la compañía Colaider Investissements Ltd., una sociedad de inversión incorporada como Compañía de Negocio Internacional en Barbados en mayo de 2016, dirigida por Adolfo Autrey Da Costa, según los registros del pequeño país.

Se trata del hijo de Sergio Autrey Maza, presidente del grupo empresarial Casa Autrey y director de Real del Monte Mining Corp, una empresa dedicada a la extracción de minerales y metales preciosos. La familia Autrey controla además Altos Hornos de México (Ahmsa), la principal empresa siderúrgica del país.

Landdrill International Inc. es la filial en Barbados de la empresa Landdrill de origen canadiense, que controla la empresa mexicana Landdrill International México, SA de CV, ubicada en Hermosillo, Sonora. La empresa, subsidiaria con operaciones también en Rusia, se presenta en Barbados como una compañía orientada a dar servicios de perforación a la minería y a la industria de exploración.

Battle Mountain Gold Exploration Corp, una empresa estadunidense que invierte en proyectos mineros a cambio de regalías en los metales extraídos, incorporó BMGX (Barbados) Corporation, en Barbados en 2005. Dos años más tarde, la empresa Royal Gold compró la empresa madre y su subsidiaria en Barbados por 20 millones de dólares. El principal activo de BMGX era entonces unas regalías de 1.25% sobre la venta del oro extraído de la mina Los Dolores, en Chihuahua.

Royal Gold opera varias minas de metales preciosos en América Latina, incluida la mina a cielo abierto Peñasquito, en Zacatecas, considerada una de las más grandes del mundo en reservas de plata, oro y zinc.

Mexican Mining Incorporated es otra companía que fue registrada en el país de las Antillas para realizar “inversiones en México en operaciones mineras”. Es el mismo sentido de Granite Holdings Ltd, que se describe como un conglomerado que tiene el 100 por ciento de las acciones de “una compañía comprometida con operaciones mineras en México”.

Otras empresas vinculadas con el sector metalúrgico, se dedican a la compra y venta de los metales extraídos en el país. Truska Corporation por ejemplo, fue incorporada para comercializar metales entre México y Venezuela. Es el caso también de Level 9 Corp. y Bengala Corporation: Ambas reportan actividades comerciales que involucran la compra venta de metales en México y otros países.

La compañía Magnor Resources Inc. aparece en los registros de Barbados como dueña de minas y activos relacionados en México, Estados Unidos, Bolivia y Chile, mientras que Steel Trade Corporation, fue incorporada para la comercialización de metales (cobre, plata y aluminio) en México, Venezuela y Brasil.

Otra compañía vinculada a México en Barbados es Itrade Corporation, manifestada para comercializar cobre, hierro, aluminio en México, Venezuela y Brasil. Una más es Crossrange Iron Ltd., que al registrase manifestó “tener intereses en minería de oro y desarrollar empresas en México”.

Con más información aparece la entidad Caymus Holding SARL. Según el registro público de Barbados, “el objeto de la compañía será tomar bienes en Luxemburgo y en otros lugares, en cualquier compañía, en particular en empresas mineras de México y Canadá”. Manifestó un capital de 45 millones de dólares.

Aparecen también otras compañías como Resorts West Marketing Inc., registrada para la venta y marketing de propiedades en México y Cabo Fishing Charters Ltd., para la operación de charters de pesca en Los Cabos.

 

Comentarios