“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Los niños ante la violencia, en una cinta de terror de Issa López

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Con premio a la mejor dirección a la cineasta mexicana Issa López en el Fantastic Fest, amén de cinco galardones más en el Screamfest Horror Film Festival (Mejor Película, Mejor Directora, Mejor Actor a Juan Ramón López, Mejor Actriz a Paola Lara y Mejor Edición a Joaquín Martí), llega a las salas comerciales del país la película de terror Vuelven.

“Barrimos en el Screamfest efectuado en Los Ángeles, California, ¡nos llevamos todo, fue precioso! Y en el Fantastic Fest, en Austin, Texas fue un honor obtener ese reconocimiento en un género tan difícil de abordar. En los festivales se conmocionaba el público, no paraba de llorar. Ha sido conmovedor. Este es un filme de autor. Lo editamos mucho tiempo, sin prisa, hasta que sentimos que ahí estaba la historia”, relata Issa López a Proceso.

Película "Vuelven", de Issa López. Foto: Especial

Película “Vuelven”, de Issa López. Foto: Especial

Esos dos festivales de género son los más importantes en Estados Unidos y cabe destacar que López es la primera mujer, tanto en el Fantastic Fest como en la industria mexicana que incursiona en un largometraje de este tipo. Incluso, el maestro del cine de terror Stephen King recomendó Vuelven a través de redes sociales.

La película se estrenó en México el pasado 2 de noviembre. Está centrada en Estrella, una niña de 10 años que pide tres deseos: uno de ellos, que su madre desaparecida vuelva. Se le cumple. Así, la pequeña, junto con otros chicos de su edad, enfrentará la violencia del crimen organizado.

En el elenco participan, además de Lara y López, Tenoch Huerta, Ianis Guerrero, Rodrigo Cortés, Hanssel Casillas y Nery Arredondo, entre otros.

La cinta producida por Filmadora Nacional dura 83 minutos, con fotografía de Juan José Saravia.

–Usted también escribe el guión, ¿cómo inicia este proyecto donde muestra a los niños que padecen la violencia?

–Por desgracia eso no pasa sólo en México, es mundial. Estaba investigando acerca de un guión que desarrollé para otro proyecto muy distinto, sobre el origen de la batalla contra el narco en México durante la Segunda Guerra Mundial. Hablé con sociólogos, politólogos, historiadores y las conversaciones terminaban en el desastre en el que estamos hundidos… Alguien mencionó el problema de los niños, y me di cuenta de que no lo había considerado, como tampoco muchísimos mexicanos. No se estaba tocando el tema de los huérfanos de las guerras y como en toda guerra, hay huérfanos.

“Me parece curiosísimo que en las redes sociales en México de pronto la gente estaba muy mortificada por los niños en Siria. Por supuesto es preocupante, pero a la vuelta de la esquina tenemos el mismo fenómeno y no lo estamos viendo”.

Entonces se dio a la tarea de crear una historia.

“Muchos temas delicados se pueden abordar en la comedia, pero éste no, ¡aquí sí que no! Toda mi vida he sido una gran fanática del cine y la literatura de género, los cómics y los juegos de video, en mi cabeza hay una relación automática de lo que sucede entre la violencia y el cine de horror”.

La realizadora de Efectos secundarios y Casi divas rememora:

“Todo fue como una conjunción de obviedades en mi cabeza: ‘¿Por qué no estamos hablando de esto? ¿Por qué no lo hemos checado en este género?’ Y no pude detener ya la escritura del guión”.

–Entonces la película se convirtió en una fábula obscura y fantástica, ¿verdad?

–Sí, retrata una realidad que cuando hace cinco años comencé, estábamos hablando de un conflicto especialmente fronterizo. Después se extendió a todo México. Mujeres que desaparecen (los feminicidios), niños que se quedan solos y ciudades o partes de ciudades que se vuelven metrópolis fantasmas.

“Para cuando llegamos a la producción, en 2015, la violencia era un problema de extensión nacional, ya no se trataba de ubicar la trama en la frontera. Lo que hice fue situar la película en una ciudad que puede ser cualquiera de este país”.

–¿Fue fácil o complicado situar la realidad en este género cinematográfico y con efectos especiales?

–Cuando empecé a escribir el relato, en la primera situación dramática, mi protagónica (Estrella) sale de la escuela y se encuentra con un cadáver, víctima de la violencia en México. Es un panorama de todos los días en nuestro país…

“La niña se da la vuelta para ir a su casa con su mochila y mientras anotaba la escena, me sorprendí a mí misma escribiendo que un hilo de sangre que se desprende del charco de sangre de la víctima, sigue a Estrella, y la sigue durante toda la cinta. Entonces me doy cuenta que va a ser una historia fantástica. Fue un proceso natural”.

Además, muestra cómo algunos de los políticos o poderosos están coludidos con el crimen organizado.

De entre unos 600 niños, Issa López escogió a cinco que contaran con la menor experiencia actoral posible. Y fue la famosa Fátima Toledo (quien efectuó el casting de Ciudad de Dios, de Fernando Mairelles y Kátia Lund) la que conformó al elenco de pequeños para Vuelven.

“Los sensibilizó y creamos un taller”, redondea la directora:

“Fue una experiencia muy vivencial y muy bella. ¡Muy diferente a todo lo que había trabajado previamente con actores!”.

Este viernes se dio a conocer que el filme logró varios galardones en el Mórbido Fest de la Ciudad de México.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha.

Comentarios