Rubén Moreira niega vínculos con la delincuencia y protección a criminales

SALTILLO, Coah. (apro).- Es falso que el gobierno tenga vínculos con la delincuencia, y la prueba de ello es que los grandes capos que operaban en Coahuila “están abatidos o en la cárcel”.

Así lo aseguró el gobernador Rubén Moreira Valdez, sin embargo, no precisó que dichos capos están en cárceles de Estados Unidos o en prisiones federales mexicanas, y ninguno de ellos fue detenido por su administración.

Además, su gobierno extendió un documento de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) a Marciano Millán Vázquez, Chano, jefe de plaza de Los Zetas en Piedras Negras, donde se asegura que no es investigado en Coahuila. También le entregó una carta de no antecedentes penales, para que el abogado defensor del capo presente ambos informes en un juicio que se realiza en San Antonio, Texas.

En referencia al estudio titulado: “Control… sobre todo el estado de Coahuila”, elaborado por la Clínica de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas, en colaboración con el Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios de Coahuila, el gobierno estatal difundió un comunicado en el que precisa:

“Es falso que el gobierno tenga vínculo con la delincuencia y se proteja a grupos criminales, la mejor prueba de ello es que se ha disminuido la violencia en toda la entidad y los grandes capos están abatidos o en la cárcel”.

El supuesto estudio académico, apunta, “es una infamia”, y es parcial y mentiroso en sus conclusiones, debido a que el gobierno de Coahuila “jamás fue buscado por la Universidad de Texas para solicitar información o aclaraciones”.

“Ese solo hecho desvirtúa la seriedad del documento. Es increíble que una universidad tan prestigiada destine recursos para actividades pseudoacadémicas que mienten y no siguen ningún rigor científico”, puntualiza.

Según el comunicado, el informe elaborado por la Clínica de Derechos Humanos es tan endeble que no consigna referencia alguna de las sentencias dictadas en los casos de Allende y Piedras Negras, que tienen a 26 personas en la cárcel con penas de hasta de 80 años.

Además, el gobierno estatal se atribuye acciones emprendidas por las fuerzas federales, como la muerte de Heriberto Lazcano, abatido en Coahuila por elementos de la Marina.

Y subraya: “La lista de mentiras en el documento es larga, desde la portada donde se usa una imagen de un cerro grafiteado en 2005, hasta asegurar el homicidio de un hijo del actual gobernador, lo cual es falso. Estos hechos son también del dominio público y cualquier novel investigador honesto los hubiera consignado”.

El comunicado asegura que la Universidad de Texas falsea la declaración del capo Efrén Tavira, en un testimonio donde se señala que el actual gobernador Rubén Moreira recibió sobornos de Los Zetas.

“Preocupa al gobierno el momento en el cual se da a conocer el documento de la Universidad de Texas, que es el mismo día del informe del gobernador y en los momentos políticos que se viven, a lo que se agrega que son públicas las indagatorias de pederastia que se siguen a integrantes de la diócesis de Saltillo, patrocinadora del centro fray Juan Larios”.

Finalmente, advierte que la Universidad de Texas “se colocará en la posibilidad de ser demandada ante las autoridades correspondientes”.

En el comunicado oficial nada se menciona sobre los testimonios que rindieron los capos zetas Enrique Rejón Aguilar, Efrén Tavira, Alfonso Cuéllar, Héctor Moreno y Humberto Uribe Tapia, entre otros, donde confiesan los sobornos que se pagaron a los gobiernos de Humberto y Rubén Moreira.

“En el 2011, Rubén Moreira, el hermano de Humberto Moreira, se convirtió en el nuevo gobernador de Coahuila. Según Tavira, Rubén Moreira también colaboró con Los Zetas”, precisa el reporte de la Universidad, que también fue presentado ante el Congreso de Estados Unidos.

“Tavira describió una ocasión en la cual Los Zetas entregaron un pago a Rubén Moreira en el rancho de otro narcotraficante, Beto Casas, a través de una camioneta Suburban llena de maletas repletas de dinero”, destaca el texto.

Uribe Tapia también contó de los sobornos de Los Zetas enviados a Humberto Moreira:

“Pues se hizo a través del Sr. Vicente Chaires y Jesús Torres Charles. Y lo que hicieron ahí en Saltillo, sobornaron al Procurador General del Ministerio Público y eso fue por protección y el acuerdo al que habían llegado con el Sr. Humberto Moreira, quien era el gobernador de Coahuila en ese entonces”.

Y el capo de Piedras Negras, Alfonso Poncho Cuéllar, testificó que desde 2009 los líderes zetas pagaron a todas las autoridades de Coahuila, estatales, federales y municipales.

“Pagaban sus cuotas para poder mover sus drogas libremente y que no tuvieran ningún problema para que las drogas pudieran pasar por Coahuila y llegar a Piedras Negras, y poder pasarlas al otro lado y trabajar sin tener algún problema y sin que les fueran aseguradas”, precisó en un juicio celebrado en Austin.

En el caso del juicio que se sigue contra Marciano Millán, Chano, su abogado presentó los documentos oficiales de la PGJ de Coahuila, pero la Corte de San Antonio los rechazó con el argumento de que venían de un gobierno que “ha colaborado y protegido al narcotráfico”.

Comentarios