“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

El Frente Ciudadano ante temas espinosos: matrimonios gay, familia y aborto

El perredista Antonio Medina Trejo confía en que en este mes los integrantes del Frente Ciudadano por México fijen una postura consensuada en materia de matrimonios entre personas de un mismo sexo, el aborto y la familia. En las pláticas que ha tenido con sus pares del PAN, dice, ha encontrado apertura respecto al primer tema. Sin embargo, le preocupa la posición del Frente Nacional por la Familia, cuyos integrantes, cercanos a Acción Nacional, siempre se han opuesto a discutir sobre la vida y la familia.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Por estar aglutinados en el Frente Ciudadano por México, el PAN y el PRD ya empiezan a negociar para ponerse de acuerdo y tomar una postura definida en dos espinosos temas que siempre los han confrontado: el aborto y los matrimonios entre personas del mismo sexo.

En sus principios doctrinarios, el PAN siempre los ha rechazado de manera tajante, mientras el PRD ha enarbolado la despenalización del aborto y el reconocimiento del matrimonio gay, con su consiguiente derecho a adoptar hijos, al grado de que algunos gobiernos perredistas ya concretaron leyes al respecto, como ocurrió en la Ciudad de México.

Por lo pronto, Óscar Saúl Castillo, encargado de Vinculación con la Sociedad Civil, del PAN; Antonio Medina Trejo, secretario nacional de Diversidad Sexual, del PRD, y Laura Hernández, a cargo de la Secretaría de Derechos Humanos, del partido Movimiento Ciudadano, son los principales operadores para que, en el Frente Ciudadano por México, los tres partidos acuerden una posición única sobre el asunto, de cara a las elecciones de 2018.

Medina Trejo reconoce lo difícil de esta tarea: “Históricamente y por estatutos, el PRD tiene el compromiso de apoyar y promover todo lo que tenga que ver con la diversidad sexual. No podemos echarnos para atrás en algo que ya tenemos en la gobernanza y en la parte legislativa. Ya es una bandera social apoyar a la comunidad LGBTTTI. Es parte de la identidad del partido.

“Por eso, al surgir el Frente, muchos activistas de la comunidad lésbico-gay empezaron a reclamarnos que es una incongruencia nuestra alianza con el PAN, un partido que históricamente ha sido nuestro enemigo porque nos ha oprimido y bloqueado en tantos años que llevamos de lucha.

“Hay, pues, mucha expectación sobre la postura que vamos a tomar conjuntamente con el PAN, el cual –en lo personal y para ser franco– tampoco ha sido de mis simpatías”.

–¿Por qué se aliaron entonces con el PAN para constituir el Frente Ciudadano?

–Sobre ese punto aquí entramos en todo un proceso de reflexión interna, a fin de compartirlo con la militancia de nuestro partido y con las organizaciones civiles. Hicimos un símil: durante la Segunda Guerra Mundial el bloque capitalista y el bloque socialista, totalmente opuestos, llegaron a una alianza a fin de derrotar a un enemigo común: Hitler.

“De manera que a veces los contrarios deben unirse para alcanzar objetivos mucho más amplios. Y en este caso el enemigo común a vencer es el PRI, hay que derrocarlo electoralmente porque representa un sistema podrido y corrupto que ya no funciona y le hace mucho daño a México.”

–Sin embargo, ya en el Frente, el PAN y el PRD tendrán que ponerse de acuerdo. Y alguien tendrá que ceder en sus principios doctrinarios.

–El PRD no va a ceder. No va a retractarse de lo que ya ha conquistado y le ha redituado simpatías en ese sector de la sociedad.

–¿Y qué pasará si el PAN tampoco cede?

–Pues entonces podría haber conflicto.

La postura del “Jefe Diego”

Entrevistado en sus oficinas del PRD –una especie de cuarto de guerra, donde de un muro cuelga un mapa de la República que tiene marcados los ocho estados donde ya se legalizaron las bodas gay–, Medina Trejo confía en que el PAN apoyará los matrimonios igualitarios.

Indica que el 30 de octubre, en la sede nacional del blanquiazul, tuvo su primer encuentro con el panista Óscar Saúl Castillo, con quien empezó a dialogar para llegar en el Frente a una postura común.

Sobre esa reunión –a la que ambos asistieron con integrantes de sus respectivos equipos–, cuenta Medina: “Percibí bastante abierto a Castillo. Me comentó: ‘La sociedad ya no es como hace 200 años, ha avanzado y nosotros tenemos que adaptarnos a esos cambios. Yo en lo personal no tengo problema alguno, al contrario, adelante con todo lo que sean avances y derechos’. Aunque Castillo también mencionó ciertos preceptos religiosos y conservadores del PAN, considerados fundamentales al hacer políticas públicas.

“Y al hablar sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo y la adopción, Castillo me dijo: ‘Por el bien del país e independientemente de nuestras diferencias, se requiere que nos pongamos de acuerdo para poder avanzar’. Yo también así veo las cosas, creo que podremos transitar en buenos términos con el PAN.”

A los diálogos con el PAN ya se sumó también Movimiento Ciudadano, a través de su secretaria de Derechos Humanos e Inclusión Social, Laura Hernández, quien comenta a Proceso: “El pasado miércoles 2 tuve una charla con el panista Óscar Saúl Castillo. Le dije que en Movimiento Ciudadano estamos a favor del matrimonio igualitario, por ser un derecho ya ganado por la sociedad civil y reconocido por la Suprema Corte. Castillo me respondió: ‘Esta bien, en el PAN aceptamos ese fallo de la Corte’. De manera que percibo apertura por parte del PAN”.

Experimentada activista de la comunidad LGBTTTI, Hernández advierte que, junto con el PRD, Movimiento Ciudadano, tampoco está dispuesto a dar marcha atrás en cuanto a las bodas gay.

“Vamos a defender ese derecho ya ganado. No nos haremos para atrás porque los derechos humanos no pueden ser retroactivos, eso va contra la normatividad internacional”, dice.

También activista de la comunidad lésbico-gay y primero en unirse, por la Ley de Sociedades de Convivencia de la Ciudad de México, con su pareja Jorge Cerpa, en marzo de 2007, Medina Trejo se muestra optimista porque incluso –dice– ya hay panistas de peso que avalan las bodas gay, entre ellos Diego Fernández de Cevallos.

Comenta al respecto: “Muy pragmático, El Jefe Diego señala: ‘Si la Suprema Corte de Justicia ya avaló este tipo de matrimonios, el PAN ya no debería oponerse’. Esto es un cambio radical en Fernández de Cevallos, quien, siendo legislador en 2001, impidió que en las leyes se usara el término ‘preferencias sexuales’. Ahora ya cambió su postura, lo cual sin duda influye en la militancia, es un mensaje a las bases del PAN”.

En efecto, El jefe Diego viene señalando que el matrimonio igualitario “debe ser analizado” y no debe discriminarse a los homosexuales. En una entrevista con Grupo Fórmula, el 13 de septiembre del año pasado, declaró: “No se vale que a los homosexuales los califiquen de enfermos mentales… no veo problema que la ley les reconozca sus diferencias”.

Postura muy distinta a la que asumió durante su campaña a la Presidencia en 1994, cuando se le preguntó cuál sería su política para combatir el sida, Fernández de Cevallos respondió despectivo: “No lo he pensado. Eso es asunto más bien de los joteretes”.

El aborto marca las diferencias

Medina Trejo asegura que otros destacados panistas, como Santiago Creel y Ricardo Anaya, también están abiertos a que el Frente Ciudadano por México se declare a favor de los matrimonios gay y su derecho a adoptar hijos.

Pone un ejemplo: “Yo he participado en eventos públicos donde han estado la presidenta del PRD, Alejandra Barrales, y también Ricardo Anaya, el líder nacional del PAN. Barrales ha puesto muy en claro cuál es y será la postura de nuestro partido en materia de diversidad sexual, pues en eso no hay marcha atrás. Anaya la escucha, atento, dando señales de apertura”.

–¿Llegará el momento en que Barrales, Anaya y Dante Delgado aborden específicamente el tema?

–Ya lo han abordado. Nosotros todavía no hemos tenido encuentros con los tres dirigentes para explicarles nuestro trabajo. Pero ellos ya han abordado el tema.

Lo más difícil será que el PAN –advierte Medina –acepte sumarse a la despenalización del aborto. “Por lo pronto, ese tema lo están discutiendo ahorita las mujeres del Frente Ciudadano. Son ellas las que deben ponerse de acuerdo”.

Martha Tagle Martínez, feminista de izquierda, militante de Movimiento Ciudadano y quien participa en estas mesas de discusión, señala que las mujeres sólo están tratando los temas en que hay “coincidencias”, por lo que el tema del aborto lo han dejado fuera.

Detalla: “El del aborto es un tema que marca diferencias. Y nosotras estamos privilegiando las coincidencias en nuestros foros de debate. Por lo que cada uno de los tres partidos del Frente, en este punto y en todo lo que tenga que ver con salud sexual y reproductiva, seguirá con su propia ideología”.

En sus principios doctrinarios el PAN es muy drástico en su rechazo al aborto. Ahí dice textualmente: “Acción Nacional afirma el valor de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural y el derecho de cada persona a que su vida sea respetada de manera total”.

Agrega: “El derecho a la vida es inviolable. Por ser fundamento de todos los demás derechos, debe ser respetado, garantizado y protegido por el Estado, de acuerdo con las normas, principios y valores del derecho. Nadie es dueño de la vida ni de la muerte”.

Recalca que “el embrión humano es persona. Tiene dignidad y derecho a la vida, a la identidad, a la protección por el Estado y la sociedad”.

Y en sus principios doctrinales relativos a la “familia”, el PAN no especifica que debe conformarse por un hombre y una mujer, sólo le da “preeminencia natural sobre las demás formas sociales” y la pone como encargada de “comunicar y desarrollar los valores morales e intelectuales” de la sociedad.

Muy opuestos son los estatutos del PRD en el tema del aborto. Indican que se deben “proteger, respetar y garantizar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres”, quienes tienen “libertad de decisión sobre su propio cuerpo”. Por lo tanto –agregan– el Estado debe velar para que las mujeres “puedan ejercer con libertad el derecho que tienen a decidir sobre su reproducción”.

Los estatutos tienen además un apartado específico sobre “diversidad sexual”, donde se señala: “El PRD promoverá a nivel nacional que a las poblaciones LGBTTTI (lesbianas, gay, bisexuales, travestis, transgénero, transexuales e intersexuales) les sea reivindicada su ciudadanía con plenos derechos, y defenderá jurídicamente las diferentes formas de cohabitación que elijan entre sí”.

La primera prueba de fuego

El Frente Ciudadano por México se encuentra ante su primera prueba de fuego: conciliar las posturas opuestas de los partidos que lo integran.

Medina Trejo se encoje de hombros y exclama: “¡Ni modo! El Frente debe definirse en estos temas que son ineludibles. Se niegan a quedar fuera de la agenda política. Y además muchos grupos de la sociedad civil, de izquierda como de derecha, están expectantes por saber nuestra postura”.

No sólo los grupos de la comunidad LGBTTTI están directamente interesados en la posición que asumirá el Frente Ciudadano, pues –del lado opuesto– estos dos temas también son prioritarios para cientos de organizaciones católicas aglutinadas en el Frente Nacional por la Familia (FNF), la poderosa organización nacional surgida el año pasado –con el apoyo de la Conferencia del Episcopado Mexicano– para tumbar la iniciativa del presidente Enrique Peña Nieto que intentaba legalizar las bodas gay.

Hoy, el FNF continúa muy sólido e intenta influir no sólo en las elecciones de 2018, sino también en la elaboración de leyes. El pasado 26 de octubre incluso dio a conocer su Plataforma del Frente Nacional por la Familia; rumbo al 2018, en la cual señala:

“Proponemos proteger la vida desde la concepción, así que buscaremos que el derecho a la vida sea protegido en las 32 entidades de nuestro país.”

Y respecto al matrimonio, indica: “Proponemos que la institución jurídica del matrimonio sea respetada como la unión de un hombre y una mujer; evitando que ésta se utilice para incluir sociedades de convivencia entre personas del mismo sexo”.

El presidente del FNF, Rodrigo Iván Cortés, comenta a Proceso: “Estamos esperando a ver qué postura asume el Frente Ciudadano por México en el tema de la vida y la familia, para después actuar electoralmente en consecuencia”.

Por su lado, Medina Trejo adelanta: “Para finales de este mes, en el Frente Ciudadano por México ya debemos tener bien definida nuestra agenda, bien acordada. Ojalá y logremos llegar a buenos términos”.

Este reportaje se publicó el 5 de noviembre de 2017 en la edición 2140 de la revista Proceso.

Comentarios