Atacante de Texas escapó de un hospital psiquiátrico en 2012

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Devin Patrick Kelley, autor del tiroteo perpetrado el pasado domingo en una iglesia bautista de Texas, que dejó al menos 26 muertos y más de 20 heridos, escapó en el año 2012 del hospital psiquiátrico Peak Behavioral Health Service, de Santa Teresa, Nuevo México.

De acuerdo con un informe policial recientemente publicado por algunos medios de comunicación como la agencia de noticias rusa RT, poco después de haber escapado, Devin Patrick Kelley fue arrestado en una estación de autobuses de Greyhound, cerca de la frontera entre Estados Unidos y México.

De acuerdo con la cadena WFAA-TV, referida por la agencia rusa, los agentes de Nuevo México, que ya lo buscaban, le comunicaron entonces a la Policía de El Paso que Kelley “sufría trastornos mentales y tenía planes de huir” y “tomar un autobús fuera del estado”.

También dijeron que el joven representaba “un peligro para sí mismo y para otros, ya que había sido descubierto escondiendo armas de fuego” en la base de la Fuerza Aérea de Holloman, en Nuevo México, cuando estuvo allí adscrito. Además, amenazaba de muerte a sus superiores en la base.

Por otro lado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que la matanza de Texas no se debió a la libre compra de armas, sino a la demencia del perpetrador y, en este sentido, se negó a abundar sobre sobre una posible regulación legal en este tema.

Comentarios