Campea en México “un Estado de Derecho débil”: ómbudsman nacional al avalar informe de WOLA

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, aseguró que en México priva “un Estado de Derecho débil”, tras avalar el trabajo de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA, por sus siglas en inglés), organización que recientemente publicó un informe sobre el manto de impunidad que cubren los abusos cometidos por fuerzas castrenses.

No obstante, el organismo ha documentado abusos no sólo atribuidos a Fuerzas Armadas, sino a otras corporaciones policiales federales.

De acuerdo con información de la CNDH, de 2006 a la fecha, se han integrado cerca de 21 mil expedientes de queja por violaciones a derechos humanos contra fuerzas federales de seguridad.

El pasado martes, WOLA dio a conocer el informe “Justicia olvidada: La impunidad de las violaciones a derechos humanos cometidas por soldados en México”, y en respuesta, el gobierno de Enrique Peña Nieto refrendó su reconocimiento a la labor de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad pública, en un comunicado conjunto firmado por las secretarías de Relaciones Exteriores y Gobernación, así como por la PGR, dependencia facultada para investigar las denuncias penales por violaciones a derechos humanos cometidas por personal castrense.

Entrevistado al término de su participación en el “Seminario internacional de trata de personas en contexto de movilidad humana”, González Pérez sostuvo que “WOLA es una organización seria, que pone los temas sobre la mesa, en este caso el de la impunidad”.

Luego de asegurar que el tema de la impunidad no ha pasado inadvertido para la CNDH, el ómbudsman aseguró que es un “problema estructural en el país”, y que el organismo lo “ha hecho patente”.

“México sí tiene un problema de impunidad muy fuerte, tiene un Estado de Derecho débil”, sentenció el ómbudsman al ser cuestionado sobre el informe de WOLA, en el que se formulan recomendaciones a la CNDH en la realización de investigaciones de violaciones a derechos humanos cometidos por militares.

De acuerdo con información proporcionada por la CNDH, de los 20 mil 982 expedientes de queja abiertos contra fuerzas federales de seguridad, de 2006 al 31 de octubre de este año, en 10 mil 917 casos se identifica como presuntos agresores a integrantes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena); en 2 mil 802 a marinos; en 6 mil 322 a personal de la Policía Federal, y en 941 expedientes a efectivos de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), antes Secretaría de Seguridad Pública federal.

En relación con las recomendaciones emitidas desde 2006 a la fecha contra las dependencias federales, hay 125 dirigidas a la Sedena; 41 a la Secretaría de Marina; 60 a la PF, y 101 a la CNS.

El informe de WOLA hace siete recomendaciones al Estado mexicano, entre ellas una a la CNDH, organismo que “debe mejorar la investigación y seguimiento de sus recomendaciones sobre violaciones a derechos humanos cometidas por soldados, entre otros, mediante la clasificación de estos casos como violaciones graves a derechos humanos cuando corresponda”.

Para la organización internacional, las resoluciones de la CNDH deben exhortar a “investigar la cadena de mando y obediencia a órdenes militares, y abstenerse de tener por cumplidas recomendaciones dirigidas a Sedena, a la Semar y a la PGR si no hay avances significativos en las investigaciones civiles”.

Comentarios