“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Morelos: La devastada ruta de los exconventos

TEPOZTLÁN, Mor. (Proceso).- En medio del Valle Sagrado permanece de pie el exconvento de la Natividad, en Tepoztlán, aunque son evidentes los daños que ha sufrido la imponente construcción, en el siglo XVI, por los dominicos.

La bóveda tiene algunas grietas y el campanario se observa con daños que requieren pronta intervención.

Forma parte de la Ruta de los Conventos, un recorrido promocionado para los turistas que alcanza 11 edificios del siglo XVI que obtuvieron la calidad de Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1994 por la Unesco.

Junto al de Tepoztlán, esta lista incluye la Catedral de Cuernavaca dedicada a La Asunción; el de San Mateo, en Atlatlahucan; los tres de Santo Domingo: en Hueyapan, Oaxtepec y Tlayacapan; Santiago Apóstol, en Ocuituco; San Guillermo, en Totolapan; la Inmaculada Concepción, en Zacualpan de Amilpas, y los dos dedicados a San Juan Bautista, en Tetela del Volcán y Yecapixtla.

Todos afectados, aunque Tlayacapan y Totolapan, según la información oficial, alcanzan el mayor grado. Sin embargo, otros 320 edificios dedicados al culto católico en la entidad sufrieron daños importantes, entre ellos 64 parroquias, lo que corresponde al 56 % de los templos, de acuerdo al vicario general de la Diócesis, Luis Millán Ocampo, en entrevista.

El templo, el exconvento y el museo de Tepoztlán, administrado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), presenta daños “serios”, según algunos de los pobladores del municipio. Este reportero no pudo acceder a la zona, pues se encuentra cercada con maya ciclónica. De la mitad del atrio hacia la barda perimetral se acondicionó para las celebraciones religiosas; de la cerca hacia la construcción está restringido el paso.

Juana Labastida trabaja en la parroquia:

“Nosotros sí pasamos dentro de la iglesia. A mí me tocó el sismo en la iglesia, se comenzaron a caer muchas piedras dentro”, dice recordando aquel 19 de septiembre. Se le pregunta si pasan al interior de la iglesia y confirma que sí. Un camino de pétalos de cempaxúchitl advierte cómo durante la fiesta de muertos, los fieles ingresaron al templo dedicado a la Natividad.”

Ambas torres del campanario están dañadas. Sus cuarteaduras muestran un estado de fragilidad tal que parecerían venirse abajo incluso con el sonido de los cohetones, que en este poblado estallan prácticamente todos los días. En la entrada del claustro hay unas mantas que impiden ver el interior.

“Allá no nos han dejado entrar. La gente que ha podido, nos dice que está bien destruido adentro. Parece que se cayó el mirador”, advierte.

Es una parte alta del exconvento orientada hacia el norte, desde donde se aprecian los cerros sagrados de Tepoztlán y particularmente la pirámide del Tepozteco. De acuerdo con Juana Labastida, esta parte habría caído con el sismo, y se encuentran otras afectaciones en las pinturas de figuras geométricas y flores que visten las paredes del claustro, con  daños importantes. Estas pinturas estaban elaboradas con pigmentos orgánicos originales. En la iglesia y el exconvento se observa a un grupo de trabajadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), quienes se niegan a hablar. Parecen trabajar en el apuntalamiento de los espacios.

A estas afectaciones se suman los daños al Santuario de Tepalcingo, construido en el siglo XVIII, así como a otros templos como el de Santiago Apostol en Jiutepec, que perdió el campanario y la bóveda, además de capillas en Jonacatepec, Jantetelco, Axochiapan, Tlaquiltenango, Tlaltizapán, Zacatepec, Jojutla, Miacatlán, Mazatepec, Coatlán del Río, en fin, prácticamente en todos los municipios de la entidad. Mención aparte merece la capilla de San Nicolás Tolentino en Tetelcingo, que sufrió daños y luego fue demolida arbitrariamente por pobladores.

También se encuentran cerradas al público las zonas arqueológicas más importantes de la entidad: Xochicalco, El Tepozteco y Teopanzolco, con afectaciones que todavía no han sido restauradas en su totalidad, según informó hace unos días la delegada del INAH en Morelos, María Isabel Campos Goenaga.

También resultó dañado el Palacio de Cortés, construcción que utilizaba el conquistador cuando fue nombrado Marqués de Oaxaca, hoy Museo Regional Cuauhnáhuac, en cuyos muros Diego Rivera retrató la historia de Morelos.

*    *    *

En entrevista, Luis Millán Ocampo, vicario general de la Diócesis de Cuernavaca, dice a Proceso:

“El INAH se encuentra rebasado. Por ello, ha sido la Secretaría de Cultura la que se ha hecho cargo y se hará cargo, así lo entendemos, de la reconstrucción o rehabilitación de los templos que son monumentos históricos y Patrimonio Mundial de la Humanidad.”

Explica que será la Dirección General de Sitios y Monumentos del Patrimonio Cultural, dependiente de la Secretaría de Cultura, la que se haga cargo de los trabajos.

El sacerdote informa que la Catedral de Cuernavaca sufrió efectos y asimismo, daños en la bóveda, así como en la torre del campanario, en la capilla abierta y en las otras dos iglesias que componen el conjunto catedralicio de la capital de Morelos. Y aunque los trabajos van muy lentos y dice que el INAH no ha hablado de plazos, señala que en la Catedral se comenzó ya el apuntalamiento. Pero el acceso a la Ruta de los Conventos se encuentra restringido.

Se le pregunta a Millán si habrá demoliciones.

“Hasta donde nos han informado, estos lugares son recuperables, no serán demolidos, sino que serán intervenidos y rehabilitados. Es posible reconstruir estos templos, según dicen los técnicos del INAH, y explica que las misas y demás servicios religiosos se llevan a cabo en los atrios de los exconventos.

Millán aprovecha el viaje para hacer un llamado a las autoridades a que “se reconsidere la figura jurídica de los templos”, porque “nosotros no podemos intervenir en su reconstrucción, porque estamos atados de manos”.

Sobre el exconvento de Tepoztlán, hace una diferenciación. Señala que la Diócesis es “custodia” del templo de la Parroquia de la Natividad, pero no del claustro que albergó al convento.

Asegura que en el caso del templo hay grietas, como en la mayoría de los centros de culto católico en la entidad, y particularmente en los campanarios.

Las versiones del INAH

La delegada del INAH en Morelos no accedió a la entrevista con Proceso, para lo cual esgrimió distintos motivos. No obstante, a finales de septiembre informó que las condiciones del patrimonio histórico y arqueológico de Morelos luego del sismo, “son críticas pero recuperables”. Dijo entonces que se habían detectado que la mayoría de los monumentos históricos y arqueológicos tenían un nivel de afectación muy variable.

Sobre los pasos a seguir en la rehabilitación y reconstrucción del patrimonio cultural, la delegada dijo hace unos días que el mecanismo del INAH frente a esta tragedia tiene varias etapas:

“Primero, hacer un censo y emitir dictámenes, todos los edificios tienen dictámenes, por eso el INAH restringió en muchos de ellos la entrada y el acceso en un perímetro para salvaguardar primero a las personas y después el propio edificio. Después viene la obtención de los recursos para la restauración, primero vía el Fondo Nacional de Desastres (Fonden) y luego por los seguros que el INAH tiene para los inmuebles.”

Pero también se buscarán financiamientos internacionales, sobre todo con la Unesco, para aquellos monumentos que son Patrimonio de la Humanidad.

Este reportaje se publicó el 5 de noviembre de 2017 en la edición 2140 de la revista Proceso. 

Comentarios