En Oaxaca, afectados por terremoto 325 templos de los siglos XVI y XIX

OAXACA, Oax. (Proceso).- Los sismos del 7, 19 y 23 de septiembre afectaron el patrimonio cultural de Oaxaca, principalmente el relacionado al culto religioso, 325 templos construidos entre los siglos XVI y XIX, confirmó el coordinador estatal de Protección Civil, Heliodoro Díaz Escárraga.

Mientras que la Arquidiócesis de Antequera Oaxaca aseguró que el terremoto de 8.2 grados del día 7 dañó 33 templos católicos sólo en el Istmo de Tehuantepec, de los cuales 13 fueron cerrados al culto por seguridad de la feligresía.

Igualmente los de Santa María Coyotepec, San Bartolo Coyotepec, San José Lachigüri, Santa Rosa Buenavista de San Juan Teitipac, Magdalena Mixtepec, Santo Domingo Ixcatlán, Santa Ana Tlapacoya, San Juan Guelavia, San Sebastián Abasolo, y el de Macuixochitl. En la capital de Oaxaca, el Santuario de la Virgen de Guadalupe y las iglesias de Nuestra Señora del Patrocinio, de Nuestra Señora de la Defensa y de la Merced.

La Catedral de Oaxaca y la Basílica de la Soledad presentan fisuras, pero están abiertas al público porque no representan riesgo alguno para los feligreses, al igual que el templo de Santo Domingo de Guzmán donde hay sólo grietas superficiales en la pintura.

El delegado del Instituto Nacional de Antropología (INAH-Oaxaca), Joel Omar Vázquez Herrera, informó que de manera oportuna se conformaron brigadas emergentes para evaluar las afectaciones en los inmuebles de la zona del Istmo de Tehuantepec y parte de la sierra mixe, donde las afectaciones fueron importantes.

Paralelamente, gracias a las diversas denuncias hechas por las autoridades municipales y comités parroquiales, se desarrollaron las rutas Ixtlán-Villa Alta, Mixe Yautepec, Miahuatlán, Juxtlahuaca, Tlacolula, Ejutla-Ocotlán, Etla, Zimatlán-Sola de Vega, Centro, Jamiltepec e Istmo, las cuales ya son recorridas por especialistas.

A la fecha, dijo, se han desplegado diversos especialistas del INAH (arquitectos, restauradores, estructuralistas, arqueólogos, antropólogos y promotores culturales) que están constituyendo las brigadas de inspección para los inmuebles, mismas que ya hacen un recuento preciso de los daños en los múltiples inmuebles en todo el estado.

La tarea primordial es concluir el censo de los afectados, acción fundamental para hacer fluir los recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonadan) para aquellas entidades y municipios que han sido declarados zona de desastre. Del mismo modo, el censo ayudará a aplicar el seguro que el INAH tiene contratado para sortear afectaciones por catástrofes naturales en los monumentos históricos de propiedad pública.

El INAH ha avanzado en las labores de remoción de escombros y apuntalamientos de inmuebles históricos en diferentes municipios del Istmo de Tehuantepec. Esto como parte de la etapa de reconstrucción y restauración, no sólo tras los sismos luego del temporal de lluvias que azotó la región.

Principalmente se han llevado a cabo en templos de los municipios de Juchitán de Zaragoza, Santo Domingo Tehuantepec, Salina Cruz, Asunción Ixtaltepec, Santo Domingo Chihuitán, Ciudad Ixtepec, El Espinal, San Pedro Huilotepec, Santiago Niltepec y Santiago Astata, entre otros.

Algunos de los templos trabajados hasta ahora son: San Vicente Ferrer (Juchitán de Zaragoza), Santo Domingo de Guzmán (Tehuantepec), San Sebastián Apóstol (Tehuantepec), San Jerónimo Doctor (Tehuantepec), Santa María de la Asunción (Asunción Ixtaltepec), Santo Domingo de Guzmán (Santo Domingo Chihuitán), San Jerónimo Doctor (Ciudad Ixtepec), Virgen del Rosario (el Espinal) y San Pedro Apóstol (San Pedro Huilotepec), así como el exconvento de Santo Domingo de Guzmán (Tehuantepec) y la estación de ferrocarril de Salina Cruz.

Díaz Escárraga dijo desconocer el monto destinado del Fonaden porque eso le corresponde tramitar al INAH.

Este texto se publicó el 5 de noviembre de 2017 en la edición 2140 de la revista Proceso.

Comentarios