Familia de Victoria Pamela exige que el crimen se investigue con perspectiva de género

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Alrededor de un centenar de personas marcharon por calles del centro de la capital para denunciar las irregularidades en el caso de Victoria Pamela Salas Martínez, la joven presuntamente asesinada por su novio y cuyo cadáver fue localizado el 2 de septiembre en un hotel de esta ciudad.

Afuera de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), los familiares de Pamela destacaron que al igual que ha ocurrido con otros casos similares, no han tenido acceso completo a la carpeta de investigación, además de que el delito fue clasificado como homicidio doloso y no como feminicidio.

La familia de la joven exige que el caso se investigue con perspectiva de género y se aplique el protocolo de investigación ministerial y pericial del delito de feminicidio, y también se finquen responsabilidad a los servidores del Ministerio Público que dejaron en libertad a la pareja sentimental de la víctima, el skater Mario Sáenz, quien a la fecha sigue prófugo.

Ninguna autoridad de la PGJ salió de las instalaciones para atender a los familiares de Pamela.

Alrededor de las 4 de la tarde, antes de que partiera el contingente, Consuelo Salas, madre de Pamela, reiteró la denuncia que hizo la semana pasada para que se abra una carpeta de investigación contra el Hotel Novo Coapa, donde fue encontrado el cuerpo de la joven de 23 años, por negarse a entregar los videos de seguridad en los que aparece Mario Sáenz.

Con cruces y banderas color violeta y consignas como “Justicia para Victoria, ni un asesinato más”, a las 17:30 los manifestantes iniciaron su recorrido por la avenida Fray Servando y siguieron por Balderas hasta llegar al Hemiciclo a Juárez, donde otras dos familias se presentaron para protestar contra la violencia de género en esta capital y el Estado de México.

Pamela fue encontrada muerta con una herida en el cuello y bajo el grifo de agua caliente dentro del baño de una habitación del hotel ubicado en la delegación Tlalpan, a unas cuantas calles de la casa de la víctima.

El principal sospechoso del asesinato es Mario Sáenz, un reconocido patinador de 29 años.

Fue la última persona con quien estuvo Pamela porque festejaría con él su cumpleaños, narraron los padres de la joven.

Sáenz fue detenido cuando se presentó al velorio de Pamela, pero fue puesto en libertad después de que argumentó que el día de los hechos había estado en su casa “haciendo quehacer”.

La PGJ capitalina liberó una nueva orden de aprehensión en contra del sujeto, y la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de Mexico, presidida por Nashieli Ramírez Hernández, inició una queja de oficio por las irregularidades en la investigación.

Comentarios