“Clausuran” el Palacio de Gobierno en Morelos; exigen cese hostigamiento

CUERNAVACA, Mor. (proceso.com.mx).- Unos 300 ciudadanos clausuraron simbólicamente la entrada al Palacio de Gobierno de Morelos en protesta por las acciones de “venganza política” del gobernador Graco Ramírez contra el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Jesús Alejandro Vera Jiménez y su esposa María Elena Ávila Guerrero.

Investigadores, académicos, estudiantes y miembros de la sociedad civil de Morelos, colocaron un pliego de papel craft de varios metros sobre las vallas metálicas que impiden el acceso al Palacio de Gobierno y en él pusieron letreros con la leyenda: “Ya Basta. ¿Hasta cuándo aguantaremos la violencia de un Gobernador de Odio e Ilegalidad? El no. 1 de enriquecimiento ilícito en Morelos es Graco”.

Enseguida hicieron una manta con la leyenda “#GracoYaBasta. Gobernador de odio e ilegalidad”. Y luego colocaron cartulinas con leyendas de solidaridad con el rector Vera Jiménez y la académica Ávila Guerrero.

“Vera, amigo, el pueblo está conmigo. Apoyo total al rector de la UAEM”, se leía en las cartulinas.

En entrevista, el poeta Javier Sicilia, fundador del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, colaborador cercano a Vera Jiménez, advirtió que lo que ocurre en Morelos representa lo peor de la clase política, el desgobierno, la falta de Estado de Derecho y su sustitución por la violación flagrante y sistemática de los derechos humanos.

“Graco ya enloqueció y Gobernación y su propio partido son omisos. No sólo es hostigamiento, es venganza política. Es de una gravedad inmensa. Hicimos un llamado a detener el hostigamiento, las amenazas y la persecución política desde el Senado el pasado jueves, y ese mismo día el gobierno de Graco pide una orden de aprehensión contra el rector y su esposa y luego durante la madrugada del sábado llegan a su casa 20 policías y fiscales con un exceso de fuerza, con todo el aparato del Estado y contra un hombre como el rector, que sólo ha denunciado las violaciones a los derechos humanos”, recordó Sicilia.

Señaló que Graco representa un “problema de seguridad nacional. Lo que hacen algunos gobernadores como Graco, ponen en riesgo la seguridad nacional. Gobernación no puede ser omisa ante las graves violaciones a los derechos humanos, un gobernador que trabaja del lado del crimen organizado. No podemos olvidar las fosas del gobierno de Graco en Tetelcingo. El gobernador actúa como cacique y los ciudadanos somos rehenes de los crímenes que comete”.

Por separado el PRI, Morena, el Partido Humanista, la diputada federal Lucía Meza Guzmán, así como académicas de la UAEM, la Junta de Gobierno de esa casa de estudios y el Colegio de Directores, condenaron en comunicados los hechos del sábado por la madrugada, cuando más de 20 elementos de la Policía de Morelos arribaron a la casa del rector y la catearon con el fin de detenerlo junto con su esposa.

Los partidos políticos, legisladores y académicos coincidieron que todo es parte de una “venganza política” del gobierno de Graco Ramírez contra el rector por su postura “ética” de denuncia de las violaciones de los derechos humanos, las fosas de Tetelcingo y Jojutla y la organización de los pueblos en resistencia contra los megaproyectos.

En tanto, el obispo de Saltillo, Raúl Vera López, impulsor principal de la Constituyente Ciudadana y Popular, a nombre de las organizaciones que la conforman señaló que “estamos muy indignados por el trato, que desde el gobierno de Morelos se está dando al rector de la Universidad Autónoma de Morelos. Nos solidarizamos con él. Pedimos al gobierno de Morelos que pare su cacería de brujas y su escarnio contra una persona que me consta, desde hace algunos años, está padeciendo para sacar adelante una universidad”.

Dijo que quienes “estamos luchando para construir una nueva forma de gobierno en nuestra patria, quienes estamos luchando por un más digno nivel de vida para los ciudadanos, exigimos al gobernador y a toda la estructura del gobierno del estado que cese la persecución y que cese la infamia contra el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos. Las universidades tienen que ser respetadas y tienen que conservar la autonomía”.

En tanto, Ramón Castro Castro, obispo de Morelos, defendió al rector desde el púlpito durante la misa del mediodía en Catedral. El prelado calificó lo ocurrido el sábado en la madrugada como “una persecución”.

Indicó que “me duele mucho que las personas que deberían ser cateadas, las personas que sí tienen motivos para ser juzgadas no son juzgadas. En tanto, las personas que sí trabajan son desgraciadamente perseguidas. Yo creo que esto debería terminar.

“Yo creo que las venganzas personales se deben hacer a un lado. Yo estoy plenamente convencido de que el rector (Alejandro Vera) es un hombre bueno. No estoy diciendo que es perfecto ni es un santo, pero es una persona que ama a Morelos, es una persona que quiere hacer el bien, es una persona perseguida”, concluyó.

Comentarios