La decisión de no ser madre, tema de la muestra de la fotógrafa Judith Romero

OAXACA, Oax. (apro).- Con un debate sobre la decisión de no ser madres, fue inaugurada en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) la exposición Otras mujeres, de la fotógrafa Judith Romero, y la curaduría de Riánsares Lozano de la Pola.

Ante un lleno total, la muestra compuesta de fotografías, video y testimonios de diez mujeres, quienes fueron entrevistadas por Romero, fue inaugurada el viernes pasado y permanecerá en exhibición en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) hasta el próximo 11 de enero.

El objetivo de la autora es mostrar la libertad y la independencia de las mujeres, quienes vienen de distintos contextos socioeconómicos y de diversas culturas, mismas que comparten la decisión de no tener hijos.

Judith Romero no sólo intenta mostrar las razones y planteamientos que cada una de estas mujeres declara como puntos de partida para tomar tal decisión de vida, sino que además propone reflexionar sobre los prejuicios e imposiciones, las cuales aún rigen la vida de muchas mujeres.

Cada detalle del lugar y cada palabra fueron registrados por Romero, por ello la muestra, aunque breve en esta primera puesta museográfica –pues es parte de una investigación que continúa en proceso–, permite asomarse a las vidas de cada una de las entrevistadas, otorgando la posibilidad de comprender las implicaciones de su decisión.

Judith Romero explicó que la exposición Otras mujeres forma parte de Red FotoMéxico 2017, y su proceso inició en el año 2014 con una serie de entrevistas realizadas en Brasil, Argentina, Estados Unidos, Polonia, Francia y a otras ciudades y poblaciones de México.

En el conversatorio participaron Rián Lozano (curadora e investigadora), la comunicadora Anel Flores, la feminista Natacha Lopvet, la médica y partera Zoila Ríos Coca, la psicóloga Iraís Trujillo, la presidenta de GESMujer, Ximena Avellaneda, y la propia fotógrafa Judith Romero.

La investigadora del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, Rián Lozano de la Pola, destacó la valía de este proyecto fotográfico, hecho por un tipo especial de mujeres, radicales y rebeldes, poniendo en entredicho grandes discursos sobre la creación.

Ríos Coca habló abiertamente de decisiones tan cotidianas como no utilizar ropa interior o tan violentas como una agresión sexual a sus 20 años.

Así, de forma irónica compartió cómo ha respondido a los cuestionamientos de tener un hijo para que le haga compañía o para tener con quién platicar, interrogantes que nunca echaron atrás su decisión de quererse tanto, y a la par “no me quiero limitar en muchos sentidos”.

Anel Flores, una comunicadora feminista, fue quien recordó cómo las mujeres suelen crecer con la idea de que serlo es sinónimo de ser madres, en medio de la moral hegemónica que dicta la maternidad como un mandato, y hacer libremente lo contrario es una prerrogativa que pocas mujeres pueden tener.

“Desconcertante, sospechoso y hasta amenazante al cumplimiento del orden femenino” es como definió Anel Flores la decisión de 15% de la población de mujeres, en edad reproductiva o ya no, quienes decidieron no ser madres. “El día que la sociedad acepte que la maternidad puede decidirse, ellas vivirán mejor, con menos miedo y culpa, con mayor autoestima”, sentenció.

La forma en cómo se cuestiona a las mujeres sin hijos fue expuesto por la psicóloga Iraís Trujillo, quien compartió los momentos recurrentes en los que se le sugirió quitarse la matriz, como si por su decisión de no ser madre tuviera que mutilar o negar su cuerpo.

Y preguntó: “¿Qué somos todas aquellas que no somos madres, en qué rubro perverso nos colocan los cánones sociales? ¿Nos convertimos en automático en una especie rara, amargada, sin propósito en la vida, confinada a la soledad, a la no realización, al vacío, a la infelicidad?”.

Así como compartió su vida con la fotógrafa Judith Romero al dejarse retratar por ella, Natacha Lopvet, artista y feminista de origen francés, se refirió a su experiencia de no tener hijos después de un aborto a los 22 años, cuando se enfrentó a un embarazo no planeado.

“No por no tener hijos me siento menos mujer ni menos realizada”, externó Natacha.

La presidenta del GESMujer, Ximena Avellaneda, destacó la importancia de hablar en un espacio abierto de este tema, a la par de que se muestran los retratos de mujeres que desarrollan su vida sin que necesiten embarazarse.

El tema, dijo, sigue siendo controversial porque la mayoría de la sociedad patriarcal considera que la mujer debe ser madre como un fin primordial y una gran aspiración en la vida, por eso se inculca una imagen idílica de la maternidad.

Comentarios