Con bloqueo, afectados por huracán en 2013 exigen a la Sedatu viviendas prometidas

CHILPANCINGO, Gro., (apro).- Damnificados del huracán Manuel registrado en 2013, bloquean la autopista del Sol para exigir a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), la entrega de viviendas prometidas, así como la escrituración de los inmuebles construidos desde hace tres años y que presentan deficiencias graves.

El bloqueo comenzó a las 08:30 horas de este martes en los cuatro carriles de la vía federal al sur de esta capital, en el punto conocido como el parador del Marqués.

Los manifestantes son niños, mujeres y hombres, todos habitantes de la colonia El Mirador, ubicada al sur de la capital del estado, quienes exigen la demolición de las viviendas que resultaron afectadas antes del sismo del 19 de septiembre por la mala calidad de los materiales.

También exigen la entrega de la totalidad de casas prometidas por la Sedatu, la construcción de un plantel escolar y obras de mitigación como puentes y accesos al asentamiento humano que sintetiza el fracaso del programa federal denominado Plan Nuevo Guerrero.

A mediados de septiembre, en la edición 2133 de Proceso se publicó el reportaje titulado Cuatro años después, los daños del huracán “Manuel” aún sin reparar donde se advirtió que a cuatro años de la catástrofe provocada por el huracán Manuel en Guerrero, que dejó 101 muertos y más de 16 mil 776 viviendas afectadas, la lluvia de dinero del proyecto de reconstrucción del gobierno federal benefició a una red de funcionarios, políticos y empresarios de la construcción que se repartieron discrecionalmente los fondos y dejaron obras de mala calidad, inconclusas e incluso inexistentes.

En ese entonces, el gobierno federal echó a andar el Plan Nuevo Guerrero para reubicar a las familias damnificadas y en 2014, se liberaron los recursos para edificar 16 mil viviendas.

Los contratos por un total de 45 mil millones de pesos se adjudicaron de manera directa, pero hasta la fecha se han entregado menos de la mitad de las casas prometidas y muchas de las “concluidas” presentan grandes deficiencias.

El delegado de la Sedatu en Guerrero, José Armenta Tello, admitió que el proceso de reconstrucción de vivienda del Plan Nuevo Guerrero se encuentra paralizado, a cuatro años de la tragedia provocada por el huracán Manuel.

Incluso, advirtió desde hace dos meses que el programa estrella de la administración del presidente Enrique Peña Nieto puede quedar inconcluso ante el cúmulo de problemas generados por el uso irregular de los recursos millonarios del fideicomiso del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), que beneficiaron a una red de funcionarios federales, políticos y empresarios del sector de la construcción que incumplieron los contratos.

El funcionario federal informó que, de las 16 mil 776 viviendas contempladas en el programa de reconstrucción, no han sido terminadas siete mil 497, que representan casi la mitad de la meta proyectada desde 2014.

Del total de casas pendientes por concluir, mil 583 -de la cuales 833 son reubicaciones, 458 construcciones totales y 292 acciones parciales-, presentan un avance físico de obra del 99%.

Mientras que cinco mil 914 acciones no llegan ni al 60% de avance físico y no han sido entregadas a los damnificados.

La causa se debe a que estos inmuebles están ubicados en fraccionamientos que actualmente se encuentran clausurados por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y otros que también estuvieron inhabilitados por casi dos años, indicó el funcionario federal.

Comentarios