Denuncian la creciente amenaza de la actividad minera para campesinos y sus territorios

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS) denunció la creciente amenaza que representa la actividad minera para las comunidades y ejidos forestales, sus medios de vida y sus territorios.

En un análisis espacial de las concesiones y asignaciones mineras vigentes a diciembre de 2015, el CCMSS destacó que de las 64.5 millones de hectáreas de bosques y selvas que hay en México, 22.56% se encuentra concesionado o asignado para el desarrollo de actividades mineras.

Sergio Madrid, director del organismo, precisó que dichas concesiones han crecido considerablemente sobre áreas forestales de uso común y de aprovechamiento maderable, áreas naturales protegidas y áreas que reciben pago por servicios ambientales, lo que coloca a las comunidades en una posición de vulnerabilidad.

“Si de por sí, la intervención gubernamental errática y contradictoria en las regiones forestales ha debilitado las iniciativas comunitarias de manejo sostenible de los recursos naturales, la minería como actividad preferente desestima y complica las estrategias de vida en las regiones”, subrayó.

De acuerdo con el CCMSS, las concesiones mineras otorgadas a empresas tanto nacionales como internacionales se empalman con al menos 42% de los núcleos agrarios forestales que hay en México.

Y consideró que el acto de autoridad de otorgar una concesión sobre un territorio atenta en sí mismo contra los derechos de los legítimos propietarios de la tierra y genera una enorme incertidumbre, impactando las estrategias de manejo y uso por parte de la población local.

Precisó que los estados con mayor superficie forestal concesionada son Jalisco, Sonora, Sinaloa, Chihuahua y Durango, que en conjunto alcanzan 8.4 millones de hectáreas. En el caso de los tres primeros, la superficie concesionada representa más de 40% de la superficie forestal de cada estado.

Tras resaltar que los medios de vida de cientos de comunidades se verían afectados si las concesiones otorgadas pasaran a una fase de producción, detalló que los 11 mil 843 núcleos agrarios forestales que tiene nuestro país, 4 mil 997 (42%) tienen una fracción de su territorio concesionado, situación que afecta a cerca de 8 millones de hectáreas de los bosques y selvas de propiedad social.

En estados como Sinaloa y Jalisco, puntualizó, más del 50% de los territorios de propiedad social cubiertos por bosques están concesionados a empresas mineras, sin importar que se vulneren los derechos de las comunidades locales.

“En México hay 12.6 millones de hectáreas bajo aprovechamiento forestal; sin embargo, cerca de 3 millones de hectáreas, es decir, 23% se empalman con concesiones mineras”, apuntó.

Y sostuvo que los estados con mayor afectación son: Baja California, Coahuila, Baja California Sur, Jalisco y Chihuahua. “Existen 72 proyectos mineros que ya están en fase de exploración, desarrollo o explotación en áreas de aprovechamiento forestal maderable”, remató.

Comentarios