Lily Kassner y Manuel Zavala

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La semana pasada, entre la tarde del domingo 5 y la madrugada del martes 7, fallecieron dos relevantes protagonistas de la escena mexicana de las artes visuales: la historiadora de arte y funcionaria universitaria Lily Kassner y el fotógrafo, comunicador y editor Manuel Zavala. Dos personajes que desde diferentes trincheras coincidieron en la construcción de plataformas que destacan por su incluyente pluralidad.

Sobresaliente como fotógrafo en la década ochentera, Manuel Zavala Alonso (Ciudad de México, 1956), después de fundar la revista Vértigo en 1986, se posicionó a partir de 1996 como un exitoso pionero de la difusión del arte mexicano en territorios electrónicos. Creador y director del portal Artes e Historia México (www.arts-history.mx), Zavala expandió los servicios del portal incluyendo actividades museísticas; blogs de artistas, académicos y críticos; e inclusive venta de objetos museísticos. Apasionado de los cerros del Tepozteco, Manuel Zavala murió de un infarto el pasado domingo en el pueblo mágico de Tlayacapan, Morelos.

Amiga entrañable del importante escultor Mathias Goeritz (Polonia 1915-México 1990), Lily Kassner, además de su desempeño como funcionaria de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en diferentes periodos –coordinadora de la segunda etapa del Espacio Escultórico y directora de Artes plásticas y del Museo Universitario de Ciencias y Artes de aproximadamente 2000 a 2003–, sobresalió principalmente por su interés en recuperar la memoria histórica de la escultura mexicana contemporánea.

Abierta no sólo a la inclusión de escultores legitimados, sino también a la incorporación de creadores ignorados por el sistema hegemónico e, inclusive, a la mención de prácticas tridimensionales neoconceptuales, la investigadora, en el transcurso de las tres ediciones de su reconocido Diccionario de escultura mexicana del siglo XX –versión publicada en 1983–, y Diccionario de escultores mexicanos del siglo XX –versión 1997 y 2013–, logró incorporar a 670 creadores de distintas generaciones y procedencias de la República Mexicana.

Interesada en dejar testimonio de la propuesta, trayectoria y fortuna crítica de cada escultor, Kassner realizó un invaluable compendio en el que se integran la descripción de la propuesta artística, semblanza, participación en exposiciones y bibliografía de cada uno de los autores seleccionados.

Promotora en 2002 del sugerente proyecto de arte público Agua-Wasser, que realizó en colaboración entre la UNAM y  el Instituto Goethe en la Ciudad de México (Proceso 1317), Kassner, privilegiada por la posesión de una parte del archivo de Goeritz, destacó también con la publicación de ensayos y libros sobre el relevante escultor. Considerada como la principal especialista en escultura contemporánea mexicana –con numerosos ensayos sobre el tema–, se distinguió por su práctica actitud ante el valor económico del trabajo intelectual.

Exitosamente guerrera ante el cáncer que la invadió durante varios años, Lily Kassner no logró combatir la neumonía que la abatió en unos cuantos días.

Este texto se publicó el 12 de noviembre de 2017 en la edición 2141 de la revista Proceso.

Comentarios