Encono entre PRD y Morena en la ALDF enturbia sesión por segunda semana consecutiva (Video)

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Por segunda semana consecutiva, la Asamblea Legislativa de esta capital (ALDF) siguió sin sesionar de manera normal, a consecuencia de la enconada batalla que libran los grupos parlamentarios del PRD y de Morena, luego de que los perredistas, con la ayuda del resto de los partidos, desconocieron a la presidenta de la Mesa Directiva, la morenista Flor Ivonne Morales, e impusieron a Fernando Zárate, del PVEM.

En la sesión de este martes en el recinto de Donceles y Allende, los perredistas madrugaron a los morenistas al apoderarse de la tribuna, pero las huestes de Andrés Manuel López Obrador boicotearon parcialmente los trabajos legislativos con el uso de megáfonos.

Cuando la escandalera llegó a su máximo nivel, el presidente de la Comisión de Gobierno, el perredista Leonel Luna, amagó con interponer una denuncia penal contra toda la bancada de Morena.

El conato de lo que serían las más serias rispideces entre ambos partidos en lo que va del periodo legislativo comenzó cuando los diputados del PRD, Iván Texta Solís, Rebeca Peralta León y Luis Alberto Chávez García, tomaron la tribuna desde las 7:00 horas, en una sesión programada para iniciar a las 9:00 horas.

Los diputados de Morena, encabezados de su líder, César Cravioto, denunciaron que desde temprano intentaron entrar, pero el acceso les fue impedido porque encontraron las puertas cerradas. Cuando lograron ingresar, alrededor de las 8:00 horas, Texta Solís, Peralta León y Chávez García ya estaban en tribuna.

Las negociaciones empezaron. La propuesta de Morena que dio a conocer el diputado Alfonso Suárez del Real fue que, en aras de no retrasar más los trabajos legislativos, el presidente de la Comisión de Gobierno, Leonel Luna, dirigiera la sesión o designara una nueva Mesa directiva.

La única condición que pusieron los asambleístas es que, igual que Flor Ivonne Morales Miranda fue destituida, Fernando Zarate fuera “bajado” de funciones.

“No importa como la conformen, incluso que dure en funciones más que los 15 días que se habían propuesta (del 15-30 de noviembre). El objetivo es ya trabajar, tenemos menos de 18 sesiones para discutir el Programa General de Desarrollo Urbano, tres constitutivas y la Ley de Reconstrucción”, explicó.

La diputada morenista Aleida Alavéz añadió que, luego de la nueva designación, la sesión debía transcurrir con legalidad, “que se vote, se discuta cada una de las propuestas de dictamen”, refirió también en referencia de la aprobación del Dictamen de la Ley de Reconstrucción que estaba programado para votarse en sesión, pero que finalmente se pospuso.

Los cabildeos parecían orientarse por buen camino pues en dos ocasiones se encontraron Toledo y Luna con Suárez del Real y Cravioto.

Cabe recordar que los desacuerdos entre diputados de ambos partidos, que incluso llegaron a agresiones físicas, arrancaron el martes de la semana pasada, cuando la bancada de Morena intentó promover una moción suspensiva contra un dictamen por el que 55% de los remanentes de recursos públicos federales, originalmente destinados al Fideicomiso de la Línea 12 del Metro, se redirigieran a un nuevo fideicomiso, que funcionará como garantía de pago a la empresa privada Veolia para la instalación, operación, puesta en marcha y mantenimiento de la Planta de Termovalorización.

Esto significaría un pago de 100 mil millones de pesos por 33 años, según manifestaron los legisladores, pues las cifras, nombres y fechas no se han hecho públicas.

Advertencias

Este martes 14, la tensión llegó a su punto máximo cuando, a las 10:37 horas, Zárate Salgado llegó al recinto, tomó el presidium y, arropado por las diputadas del PRI, Mariana Moguel, y del PRD, Rebeca Peralta, usó el micrófono.

Con megáfonos y mantas, los asambleístas de Morena trataron de impedir el pase de lista de la secretaria, Francis Pirín Cigarrero, al grito de “legalidad”. Sin embargo, ésta abrió la sesión supuestamente con 34 diputados a las 10:48 horas.

Por más de dos horas no cesaron los reclamos. Los legisladores insistían en que la forma con la que se removió a Morales Miranda era ilegal y, por ende, lo era la misma sesión. Con todo, ésta no se detuvo y, por supuesta mayoría y sin discusión, se aprobaron al menos tres dictámenes, entre ellos la Ley de Protección de Datos Personales en Posesión de Sujetos Obligados.

En vano, en tres ocasiones Fernando Zarate y Francis Pirín pidieron orden y advirtieron que, de lo contrario, serían amonestados por faltar a la disciplina parlamentaria.

Paralelo a esto, a las 11:00 horas, el diputado Leonel Luna llamó a una conferencia de prensa en la que acusó a Morena de impedir los trabajos del órgano legislativo de la ciudad.

“Lamentamos y reprobamos este tipo de conductas. Morena viola artículos de la Ley Orgánica y del Reglamento interior de la ALDF”, acusó.

Luna Estrada también insistió en que la moción suspensiva del pasado martes no era procedente, pues se presentó sin haberla procesado. También aseguró que no se mostró por escrito y ni siquiera contó con acuse de recibo.

Después, amagó con interponer denuncias penales en la Procuraduría General de la República (PGR) contra la bancada morenista por supuesta violación a los artículos 216 y 266 del Código Penal Federal: por la coalición de servidores públicos para impedir trabajos del órgano de gobierno.

El exdelegado en Álvaro Obregón añadió que se procedería a dar de baja de la Comisión de Gobierno a César Cravioto por siete faltas sin justificación. Con ello, sólo quedarían dos diputados de este partido en la Comisión: Paulo César Martínez y Beatriz Rojas.

De las supuestas negociaciones, dijo: “No podemos negociar fuera de la ley. No podemos acordar algo que no está considerado que ellos promueven y que es una clara violación a la ley”.

A las 12:30 horas, los morenistas dejaron la tribuna. Afuera del recinto, frente a una centena de manifestantes contra el dictamen de la Ley de Reconstrucción, César Cravioto advirtió que la propuesta de Morena había sido muy sensata.

“Designar a un nuevo presidente no era descabellado. Pero no quisieron hacer algo que era tan sencillo porque ponen en juego el negocio de Mancera: el dictamen ilegal”, aseguró.

El líder morenista advirtió que después de esta primera sesión “ilegal” se impugnarán todos los dictámenes que se aprueben mientras Fernando Zárate esté al frente de la Mesa Directiva y no se vote en sesión la destitución de Morales Miranda.

“Que nos denuncien. Que hagan lo que quieran. No nos van a amedrentar”, alertó.

Comentarios