La política nacional es un “estercolero”: González de Aragón a Proceso

Los “cuates y las cuotas” son lo que han hundido la credibilidad de la mayoría de las instituciones del país, y sólo se salvan, por ahora, la Auditoría Superior de la Federación y el Banco de México, asegura Arturo González de Aragón. En entrevista con Proceso, quien fuera el primer titular independiente de la ASF analiza el fenómeno de la corrupción rampante que padece el país y de cómo funcionarios y políticos, lejos de combatirla, la han promovido y la siguen fomentando.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Son un estercolero… Esta es la imagen con la que Arturo González de Aragón describe la condición actual de la política mexicana y los altos índices de corrupción en el país.

En entrevista con Proceso, el auditor Superior de la Federación en el periodo 2002-2009 puntualiza: “México se ha convertido en la república de la impunidad porque no somos capaces de castigar a nadie”, Aún peor, continúa, es que las figuras involucradas en desvíos o fraudes con dinero público “¡hoy siguen, increíble, con prestigio!”.

Encargado de hurgar y vigilar en las finanzas de los gobiernos federal, estatal y municipal durante los primeros ocho años de existencia de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), sentencia: “La corrupción, el cinismo y la desvergüenza de muchos miembros de la clase política son distintivos de nuestro tiempo”.

Respecto del papel realizado por el actual titular de la ASF, Juan Manuel Portal, quien lo relevó en el cargo y concluirá su periodo de ocho años al frente de la institución el último día de diciembre próximo, comenta: “Su gestión tiene dos vertientes muy buen desempeño profesional, pero ha quedado a deber en su desempeño ético y conducción interna; hay cuestionamientos en su manejo moral”.

Y si bien Portal puede aspirar a la reelección en la ASF, González de Aragón considera que eso no ayudaría a la institución a consolidarse.

A su juicio, los tres elementos que debe reunir quien aún tendrá que revisar dos cuentas públicas del actual presidente Enrique Peña Nieto y los seis del Ejecutivo federal entrante son: “Ética, política y moral pública” para “acabar con el estercolero que es la política mexicana y la corrupción”.

Y deja ver su preocupación ante una posible injerencia del gobierno peñanietista en el proceso sucesorio de la ASF. “¿Cuántas cuentas públicas le quedan al actual presidente? Dos. Entonces, no le interesaría a la administración priista hacer un intercambio de complacencias con la reelección o con la elección. ¡Cuidemos mucho eso!”.

Fragmento de la entrevista especial publicada en Proceso 2143, ya en circulación

Comentarios