El Frente está moribundo, advierte Alfaro; va por Jalisco sin PAN ni PRD

Para el alcalde de Guadalajara, el emecista Enrique Alfaro Ramírez, el Frente Ciudadano por México está en un punto de quiebre por las veleidades de algunos de sus integrantes, sobre todo de Miguel Ángel Mancera, cuyas declaraciones, dice, hacen peligrar los acuerdos alcanzados. Aspirante a la gubernatura de Jalisco, Alfaro denuncia la presunta injerencia del gobierno de Enrique Peña Nieto en el Frente “para que no cuaje”.

GUADALAJARA, Jal. (Proceso).- El Frente Ciudadano por México se enfila al fracaso por la “incongruencia” de algunos integrantes, como Miguel Ángel Mancera, y la injerencia del gobierno de Enrique Peña Nieto, afirma Enrique Alfaro, negociador de Movimiento Ciudadano (MC), quien a su vez rechaza una alianza con los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) para ser gobernador de Jalisco.

“Estamos en el punto de quiebre de si se consolida o se cae. Si se me pregunta si va a haber o no Frente, diría que 50-50”, precisa Alfaro, quien confirma a Proceso una reunión en la Ciudad de México, el miércoles 15, en la que el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera desconoció acuerdos adoptados desde el principio de las negociaciones y, al igual que lo hace el panista Rafael Moreno Valle, exigió un proceso abierto para elegir al candidato presidencial.

Reacio a revelar los pormenores de esa reunión, en la que participó como en muchas otras, expone que en la misma se entramparon las negociaciones para integrar una coalición electoral entre PAN-PRD-MC, que se pretendía registrar ante el Instituto Nacional Electoral (INE) el lunes 20 de noviembre, y denuncia que el gobierno de Peña “incide” en las negociaciones.

“Hay un riesgo real de que el Frente no pueda consolidarse”, admite el político jalisciense y denuncia: “Está en juego el futuro de México y no puede haber posiciones mezquinas ni timoratas, ni mucho menos puede haber quien se esté prestando al manejo y al manoseo por parte del gobierno para que el Frente no cuaje”.

–¿Tiene las manos metidas el gobierno en el Frente para romperlo?

–Tengo la impresión de que el gobierno incide en algunas de las cosas que se están discutiendo por diversos actores. Y una cosa es tener diálogo con el gobierno y otra cosa es permitirle al gobierno que decida lo que va a pasar con las principales fuerzas de oposición o algunas de las fuerzas de oposición en este país.

En amplia entrevista con Proceso, el martes 21, en sus oficinas de la presidencia municipal de Guadalajara, Alfaro argumenta también por qué rechaza una alianza con el PAN y el PRD para ser gobernador de Jalisco, donde cuenta con una ventaja de casi dos a uno sobre el PRI: “No podría hablar con un discurso de transformación basado en los principios que he defendido siempre si aparezco como candidato de esos partidos”.

Definiciones

Sólo como candidato de Movimiento Ciudadano, dice Alfaro, él ganaría la gubernatura de Jalisco con 1 millón y medio de votos. Y reitera: “No voy a ir en alianza con los escudos de otros partidos políticos”.

–¿Una alianza con el PAN y PRD le estorba?

–Nos quitaría argumentos, nos quitaría discurso, nos quitaría punch.

–Pero por esta definición local a usted se le atribuye querer también tronar el Frente Ciudadano por México a nivel nacional.

–Es que si el Frente se piensa como una instancia que va imponer, desde una oficina de la Ciudad de México, una lógica a los estados y a los municipios, va haber un fracaso terrible. Cada estado tiene una dinámica propia. Tiene que haber una estrategia y un diseño flexible de las coaliciones.

Dice estar de acuerdo en que se exploren alianzas en presidencias municipales, pero Jalisco no debe ser obstáculo para que la coalición electoral a nivel nacional se consolide.

“La diferencia en todo esto es que yo pongo las cartas sobre la mesa. Y a mí no me da instrucciones nadie, afortunadamente, ni voy a pedir permiso para tomar mis decisiones. Mi posición es esa, explico mis razones, ofrezco alternativas para la construcción de un entendimiento en lo local, pero yo tengo que tomar una definición.”

Alfaro, negociador de MC junto con Dante Delgado en la mesa central del Frente Ciudadano por México, asegura que el colapso de la coalición electoral no sería por él, sino por lo que ocurrió el miércoles 15 en la capital del país, a la que asistieron también Alejandra Barrales y Ricardo Anaya, presidente del PRD y PAN, respectivamente, así como de Santiago Creel, Delgado y Mancera.

Alfaro se niega a entrar en detalles de esa reunión, que concluyó pasada la 1:30 horas del jueves 16, pero admite que se volvió al principio de las negociaciones, lo que impidió avanzar en el proceso de materializar la coalición electoral, que debe ser registrada ante el INE el 13 de diciembre a más tardar.

Desde entonces, como es público, Mancera asumió una posición rupturista: El viernes 17 por la tarde se reunió con Moreno Valle y la expanista Margarita Zavala, y los días subsecuentes ha exigido que, además de la elección abierta para elegir al candidato presidencial del Frente, se debe someter al polígrafo a los aspirantes.

Y al igual que Moreno Valle, amagó con no participar en la contienda interna si no existe un método democrático y aun dijo que podría ser sólo candidato del PRD. También la emprendió contra Anaya, al exigir que los aspirantes aclaren su situación patrimonial y lo criticó porque, dijo, tiene “doble camiseta”: presidenciable y presidente del PAN.

Al PAN, la Presidencia 

Lo que se entregó al INE, el lunes 20, fue la Plataforma Electoral y el Programa de Gobierno, aprobados por separado por los consejos del PAN, PRD y MC, con lo que se cumplió el segundo de tres pasos que se propuso el Frente Ciudadano por México, el primero de los cuales fue registrarse como frente político y el último es formar una coalición electoral, incluyendo el método de elección del candidato presidencial.

–¿Hay riesgo de ruptura por los amagos de Mancera y Moreno Valle?

–Es una situación lamentable por muchas razones. Porque una posición de esta naturaleza estaría echando por la borda el acuerdo básico a partir del cual se inició la conformación del Frente, y el acuerdo básico era, para refrescar la memoria, que el candidato presidencial no era el tema más importante, sino el proyecto de nación que íbamos a compartir, de cómo poner a los partidos al servicio de México y cómo evitar que las ambiciones personales marcaran la agenda o el rumbo del país.

“Si hoy estamos condicionando el tema de la construcción del Frente a las aspiraciones de quien sea, yo creo que eso es un acto incongruente con el punto de partida de este gran acuerdo que se está tratando de construir.”

–¿Está en riesgo el Frente?

–Sí, hay un riesgo real de que el Frente no pueda consolidarse. Lo que es evidente es que van a estar a prueba los actores políticos. Vamos a verlos asumiendo posturas y cuáles son sus cualidades.

Alfaro recuerda que, cuando comenzó la negociación para articular una alianza, quedó claro que el partido con más respaldo electoral a nivel nacional es el PAN y por tanto le correspondería encabezar la candidatura a la Presidencia de la República y al PRD la jefatura de gobierno de la capital del país.

“Desde un principio se habló de la idea de que el PRD encabezaría una propuesta para la Ciudad de México y el PAN podría presentar una propuesta para la Presidencia de la República. Sin embargo, no fue parte de un acuerdo formal.”

–Pero se dio por hecho, cómo usted llevaría mano en Jalisco.

–Yo lo asumo y lo asumí y lo sigo asumiendo en esos términos. Es un planteamiento sensato, que reconoce los activos políticos de cada una de las fuerzas y me parece que en el PAN hay gente que encabece dignamente un proyecto de nación.

Alfaro admite el derecho de Mancera de buscar ser candidato presidencial, como lo ambiciona también Moreno Valle –que en todo caso éste, Anaya y los otros aspirantes deben resolver su proceso interno en el PAN–, pero advierte que esto rompería lo que se pactó de inicio.

“Mancera está en su derecho, es un personaje con peso político específico para decir que quiere ser presidente, pero tenemos que entender también que hay una correlación de fuerzas que, si se altera, si se modifica, tendría que replantearse todo el diseño del acuerdo para la construcción del Frente. Y eso se puede convertir en un callejón sin salida y puede, sin duda, poner el riesgo la consolidación de este proyecto.”

Alfaro insiste en que nadie de los que están involucrados en la negociación para la coalición electoral del Frente se preste a la estrategia del gobierno para evitarla:

“Se puede discutir, se puede debatir, es algo natural en un ejercicio tan complejo como la construcción de un espacio de participación política como éste, pero lo que no podemos es avanzar dos pasos y retroceder tres cada vez que hay un cambio de señales desde alguna oficina del gobierno.”

Sin Frente, gana AMLO

Hijo de Enrique Alfaro Anguiano, rector de la Universidad de Guadalajara entre 1983 y 1989, en cuyo periodo se instituyó la Feria Internacional del Libro –que hoy es de las más importantes del mundo–, el actual alcalde de Guadalajara, de 44 años, se inició en la política en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que renunció en 2006, cuando Roberto Madrazo se impuso como candidato presidencial.

En esa elección apoyó a Andrés Manuel López Obrador, como lo hizo también en la elección de 2012, cuando fue candidato a gobernador y tras ser alcalde de Tlajomulco, un municipio del área metropolitana de Guadalajara que ganó con el apoyo del PRD y del Partido del Trabajo (PT).

Esa relación se acabó. Se le atribuye a Alfaro que MC vetara la alianza con Morena, porque supuestamente López Obrador afectaría su proyecto de ser gobernador ante el conservador electorado de Jalisco y a la sospecha de que no lo apoyó realmente en 2012.

“He oído esa versión y diría dos cosas con franqueza: Nunca he hecho otra cosa, en todo mi proceso de 2006 a 2012, que no sea ayudar a Andrés Manuel… Yo me siento muy tranquilo de haber sido siempre leal al líder que yo decidí apoyar, que fue Andrés Manuel”, subraya Alfaro, quien niega que haya pactado con el desacreditado gobernador panista Emilio González Márquez un voto cruzado para apoyar, en realidad, a Josefina Vázquez Mota.

“Nunca hubo un esfuerzo de nosotros para pedir un voto diferenciado por Andrés Manuel”, niega y asegura que él hubiera querido, para 2018, establecer un diálogo con López Obrador para construir un proyecto juntos, pero sin amenazas ni imposiciones.

“Eso no pasó. Y lo que ha habido han sido ofensas y denostaciones. Entonces, ante eso, nosotros tampoco podemos quedarnos con los brazos cruzados. Seguiremos nuestra ruta. Lo respeto y lo respetaré siempre por lo que fue y le deseo suerte, nada más.”

Sin embargo, advierte que, si el Frente no se formaliza como coalición electoral y si Mancera es el candidato del PRD, la dispersión del voto puede llevar a la Presidencia de la República a López Obrador, al contrario de lo que Peña Nieto y el PRI quieren, creando un escenario como el del Estado de México.

“La apuesta es generar un escenario similar al del Estado de México. Eso no sucedería y, de hecho, podría generar un efecto contrario”, subraya.

–¿Por qué?

–Porque en la pulverización del voto, en el caso de la Presidencia de México, el voto útil tendría un comportamiento muy distinto. Sería muy difícil que, con millones de pesos, poder construir una tercera opción artificial que verdaderamente llevara la elección a un escenario en el que el PRI, con menos de 25 puntos, pudiera ganar la elección. Me parece que en el escenario de la pulverización terminaría siendo presidente López Obrador.

El plan del gobierno y del PRI, explica, es que en un escenario de sólo López Obrador y un candidato como el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, se atraería el voto del PAN.

“Ese es un cálculo equivocado. El PRI está menospreciando el desgaste de lo que ellos representan y difícilmente alguien que tenga una convicción de transformación del sistema político pudiera optar por la continuidad después de lo que hemos visto estos años. Es una apuesta equivocada.”

¿Presidente? Veremos

Político controvertido por su manera de hacer política y también por su temperamento, que lo ha confrontado con políticos de todo signo, empresarios, medios y aun con ciudadanos, Alfaro se define: “Soy un político de carácter, a veces enojón y digo lo que pienso. Así soy y no voy a cambiar a estas alturas de mi vida”.

Con Raúl Padilla, cacique de la Universidad de Guadalajara, rompió cuando quiso imponerle funcionarios en Tlajomulco y a partir de entonces mantiene una relación de diálogo respetuoso. “Entendió en su momento el mensaje: Podemos platicar, pero nunca de rodillas”.

Defiende su amistad con González Márquez por la buena relación política que tuvo con él como alcalde, pero aclara que “jamás recibí un peso de él y jamás recibí un apoyo directo de él”, y también justifica el choque que ha tenido con varios medios de comunicación, como Mural, Milenio, MPR y Crónica, a los que define como “basura”.

“Yo respeto a los medios de comunicación, pero también me siento con el derecho de que, cuando alguien te acusa de algo que no es cierto, poder decir que no estás de acuerdo”, expone.

–¿Esa línea la va a continuar en caso de ser gobernador?

–Yo creo que después de la elección va a ser muy importante abrir un espacio de diálogo con los medios de comunicación para construir juntos una nueva dinámica de relación. Se debe replantear la relación del gobierno y los medios de comunicación.

Él, dice, convocará a esta discusión, uno de los tantos temas que, dice, está preparando para llegar al gobierno de Jalisco, una posibilidad real a juzgar por las encuestas que lo colocan con una ventaja, como la más reciente del diario Mural, del Grupo Reforma: Tiene 39% de preferencias, con una ventaja de 18 puntos si el candidato del PRI es Arturo Zamora.

Lo relevante de la encuesta es que lo coloca como candidato de una alianza PAN-PRD-MC, que él rechaza. Y si es por partidos, la diferencia disminuye: MC tendría 27, o 21 del PRD, ocho del PAN y Morena con siete.

–¿Y también quiere ser presidente de la República?

–No por lo pronto. No está en mis planes.

–¿Después de gobernador?

–No está en mis prioridades de vida. Me gustaría más, después de haber cumplido con mi estado, ser entrenador de futbol. Ese es mi plan hoy. Ya veremos después qué sigue…

Esta entrevista se publicó el 26 de noviembre de 2017 en la edición 2143 de la revista Proceso.

Acerca del autor

Reportero de Proceso desde 1994, Premio Nacional de Periodismo en periodismo de investigación y autor de tres libros.

Comentarios