En crisis, la Federación de Esgrima, mientras su titular se aferra al cargo

A Jorge Castro Rea se le están acabando los trucos para mantenerse al frente de la Federación Mexicana de Esgrima, luego de que la Confederación Centroamericana y del Caribe lo desconociera tras su controvertida reelección para mantenerse cuatro años más en el cargo, lo que pone en riesgo la participación de atletas mexicanos en los juegos de la región que se realizarán en Colombia en 2018. Por si fuera poco, Rea debe resolver otro escándalo: el de la operación de entrenadores que a su vez son jueces y que han beneficiado a dos atletas mexicanas.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La Confederación Centroamericana y del Caribe de Esgrima (CCCE) desconoció al Consejo Directivo de la federación mexicana que preside Jorge Castro Rea desde hace 12 años. Si el directivo no corrige las anomalías detectadas en su reelección, incluso este deporte nacional también podría ser desafiliado.

Tal estado de cosas también pone en riesgo la participación de los atletas mexicanos en competencias internacionales, como los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018.

Si los esgrimistas mexicanos son vetados, sólo podrán acudir a la justa en Colombia bajo la bandera de la CCCE, de tal suerte que las preseas que llegaran a ganar no serían sumadas al medallero nacional, lo que dejaría el camino libre para que el país sudamericano se alce con el primer lugar de estos juegos.

En nuestro país, el Comité Olímpico Mexicano (COM), la máxima representación del deporte nacional ante el Comité Olímpico Internacional (COI), también tomó la decisión de reconocer a la Federación Mexicana de Esgrima (FME), pero no a su Consejo Directivo.

En septiembre pasado, la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte (CAAD) resolvió que es ilegal la votación realizada el pasado 18 de enero en Tijuana, Baja California, en la que Jorge Castro Rea fue reelecto para encabezar por cuatro años más el Consejo Directivo de la esgrima nacional.

En su primer pronunciamiento oficial sobre el caso, la Confederación Panamericana de Esgrima (CPE), que encabeza Vitaly Logvin, alertó a la Confederación Deportiva Mexicana (Codeme) acerca de la grave situación de la federación mexicana.

En un oficio dirigido el pasado 4 de octubre al presidente de la Codeme, José Amado Aguilar, Vitaly le pide instalar, “a la brevedad posible, una comisión temporal de esgrima mexicana que atienda todos los procesos de la federación, en la que pueda formar parte un delegado de la Codeme”, en tanto se convoca a una elección de autoridades dentro del marco de la ley.

“Es de nuestro conocimiento que a esa elección no fue convocado ningún representante de la Confederación Deportiva Mexicana —continúa Vitaly en su oficio—, razón por la cual acudo a usted para que nos pueda enviar una constancia en la cual se especifique que el señor Castro y su Comité Directivo no cuentan con el aval de su confederación, debido a que en esa elección no asistió, ni fue convocado, ningún miembro de la Codeme.”

Aunque por ahora la CPE no ha desconocido al responsable de la esgrima mexicana, el titular de dicha confederación indica en su oficio que el objetivo es solventar los inconvenientes de manera pronta, “para no afectar a los atletas en los próximos eventos, iniciar un trabajo honesto y con responsabilidad de cara a todos los compromisos deportivos en los que tradicionalmente los atletas mexicanos han destacado”.

Mano negra de entrenadores

Además de la resolución de la CAAD, que exige a Jorge Castro reponer el procedimiento para renovar la cúpula de la federación, y de las advertencias de veto de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Esgrima, Jorge Castro y su Comité Directivo están bajo la lupa por una serie de trampas en el deporte.

Un video que circula en redes sociales expone maniobras de la federación para favorecer a las deportistas Tania Arrayales y Julieta Toledo mediante la complicidad del español José Luis Álvarez, a quien la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) tiene registrado en su nómina como entrenador nacional de sable femenil y, al mismo tiempo, funge como juez en las competencias internacionales en las que ambas han participado, al grado de otorgarles puntos para mejorar en la clasificación mundial de la especialidad.

La misma estratagema compromete a otro español: Guillermo Vallejo, auxiliar de Álvarez y también juez que favorece a Arrayales y Toledo en las justas deportivas.

Las denuncias del video han sido ratificadas por el abogado Luis Jiménez, representante legal de la Asociación de Esgrima de Querétaro, presidida por Eduardo Lara.

Otro dato del caso: ambas atletas son discípulas de Álvarez y Vallejo en el Club Esgrima Leganés, en España, recinto deportivo propiedad del propio Álvarez. Incluso, en la página que el club tiene en Facebook ambas mexicanas aparecen como integrantes de dicha asociación deportiva.
En una publicación del 16 de agosto de 2016 en esa red social, la asociación anuncia, junto con los nombres de Julieta Toledo, Úrsula González y Tania Arrayales: “¡Las tiradoras del Club de Esgrima Leganés terminan su andadura en los Juegos Olímpicos!”.

José Luis Álvarez también es miembro del Comité de Jueces de la Federación Internacional de Esgrima (FIE) y, por lo tanto, le corresponde a él la designación de los árbitros en todos los torneos.

Las imágenes del video exponen que ambas esgrimistas mexicanas no sólo han sido calificadas en justas deportivas por sus propios entrenadores, sino también en eliminatorias directas. Está documentado el doble rol que tienen los españoles como juez y parte.

Una fuente consultada al respecto explica que ambos entrenadores, además de otorgarles puntos a las mexicanas, maniobran para que a ellas no les toquen rivales fuertes.

Los estatutos de la FIE prohíben a sus integrantes desempeñarse como entrenadores y, a la vez, ser parte de la Comisión de Arbitraje. En el artículo 4. 4. 2, la FIE establece claramente que la pertenencia a la Comisión de Arbitraje “es incompatible” con los roles nacionales del director técnico, árbitro, jefe de delegación y jefe de equipo.

En una muestra cronológica del video difundido en internet, la imagen número tres corresponde al Mundial Plovdiv 2014, donde Toledo resultó medallista “gracias a un pase favorecido por medio del juez Guillermo Vallejo, quien a la vez es su entrenador, y el entonces jefe de jueces, José Luis Álvarez, también su entrenador”.

Otras imágenes explican una operación similar en favor de sus atletas en la Copa de Segovia, España, en sus ediciones 2015, 2016 y 2017. En dichos torneos, además de Vallejo también “apoyó” el juez Ignacio Casares. Lo mismo ocurrió en favor de Toledo y Arrayales en el Grand Prix de Cancún 2017.

Resolución a medias

La CAAD, máxima instancia de justicia deportiva en el país, además de declarar la ilegalidad de la elección de Castro Rea en la FME exigió a la federación revocar y dejar sin efectos los numerales 6 y 8 de su Asamblea General Ordinaria 2017, consistentes en el programa cuatrienal 2017-2021 y la elección del Consejo Directivo para el referido periodo.

La Comisión de Apelación también le exigió a la federación informar en un plazo de 10 días hábiles las acciones realizadas para dar cumplimiento a lo ordenado, pero ésta no lo ha hecho.

La CAAD determinó que por haber violentado el estatuto y el reglamento de la Federación Mexicana de Esgrima tampoco tiene validez la elección del Consejo Directivo de la convocatoria con fecha del 18 de diciembre de 2016.

La medida, que es definitiva, fue emitida por la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte como resultado del recurso de apelación con el expediente CAAD-RA-01/2017, interpuesto por la Asociación de Esgrima de Querétaro. En dicha resolución, la CAAD advierte que contra esta sentencia no procede recurso alguno en el ámbito deportivo (Proceso 2136).

Como Jorge Castro se encuentra en desacato, ya no es elegible para ser candidato, explica Luis Jiménez, representante legal de la Asociación de Esgrima de Querétaro.

Sin embargo, el abogado expone que no se ha hecho cumplir la reposición del proceso para elegir al nuevo jefe de la esgrima en México. “Si bien es cierto que la CAAD sentenció correctamente, ésta ha sido omisa en el cumplimiento de la resolución y al no dar a conocer a toda la comunidad que Jorge Castro Rea no es más el presidente de la Federación Mexicana de Esgrima”.

De acuerdo con los criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, “la CAAD no ha cubierto principios de derecho. Tristemente, el pleno de esa comisión ha perdido de vista que las resoluciones que emite son de orden público y de interés social”, agrega Luis Jiménez.

Se atora el caso

El presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM), Carlos Padilla, admite que recibió un comunicado de la Federación Internacional de Esgrima en el que le pide se pronuncie en torno al caso del Comité Directivo de la federación mexicana.

Padilla aclara que la FME aún tiene reconocimiento ante el COM, pero no así el Comité Directivo que encabeza Jorge Castro Rea.

“Lo que no existe es una mesa directiva que represente a esa federación por el asunto que está pendiente en la CAAD. Le expliqué a la federación internacional (de esgrima) que vamos a esperar a que se agoten los recursos legales para asumir una postura. Justamente en eso estamos, esperando”, dice Padilla a este semanario.

Sin embargo, el pasado 25 de octubre el titular del COM le envió un oficio a la Federación Internacional de Esgrima, solicitándole que informe y clarifique el estado que guarda el reconocimiento de la federación mexicana.

“La presente petición se desprende de la necesidad de aclarar, puntualmente, lo expresado en su correo electrónico enviado a la presidencia del Comité Olímpico Mexicano el 18 de octubre del presente año”, indicó Padilla. Pero no ha obtenido respuesta.

Según el responsable del COM, la FIE “sintió que era como regresarle la pelotita. Pero no es que se la devuelva. Es que así es la situación legal”.

En entrevista, Carlos Padilla explica que el actual Comité Directivo de la FME no ha sido registrado como una mesa directiva nueva porque no reúne los requisitos legales. “Nuestra relación con la federación es a través de sus distintos representantes: directores, gerentes, etcétera, para darle seguimiento al proceso rumbo a Barranquilla 2018”.

A propósito de esos juegos, Padilla rechaza que esté en riesgo la participación de los esgrimistas mexicanos, porque su inclusión, dice, no está sujeta a la opinión de la CCCE.

“Esta situación (del posible veto a los mexicanos) tenemos que valorarla en la Organización Deportiva de Centroamericana y del Caribe (Odecabe), del que soy primer vicepresidente. En todo caso, el tema lo tenemos que ventilar ahí y analizar, en su momento, si aceptan que el COM inscriba a los atletas.”

El dirigente deportivo mexicano explica que el plazo otorgado por el comité organizador de Barranquilla 2018 para la inscripción de los deportistas vence el 15 de abril de 2018, por lo que considera que están “a tiempo” para resolver el caso.

“Mientras tanto, señala, los atletas deben seguir en busca de su clasificación. Desconozco en qué condiciones lo esté haciendo la federación. Sé que habrá una competencia en fechas próximas, pero no hay una definición de quién es la autoridad que está convocando.”

Sobre el hecho de que no se haya solicitado directamente a la federación internacional el desconocimiento de Jorge Castro, el presidente del COM puntualiza: “No somos jueces. Nada más tenemos que cumplir con lo que nos mandata la Carta Olímpica, la Ley General de Cultura Física y Deporte y nuestra jurisdicción dentro del país. Más allá no podemos emitir una opinión de si es legal o no su elección.

“¿Por qué no se le ha reconocido a Jorge Castro? —dice Padilla—, porque no nos hizo llegar en su momento algunos documentos que hacían falta, y en el ínter recibimos el oficio de que la CAAD ya tenía este asunto. Estamos esperando… la federación internacional tampoco me ha comunicado de lo que he sido tajante al pedirle su posición en el caso de la esgrima mexicana para, con base en eso, definir la posición del COM.”

Padilla también señala que se comunicará con el presidente de la CPE, Vitaly Logvin, para que le aclare la situación de la Federación Mexicana de Esgrima ante ellos, con la idea de “tomar una posición definitiva”.

Según el presidente del COM, hasta ahora todo lo concerniente a la esgrima nacional lo ha visto con el titular de la Codeme, José Amado Aguilar, “porque la confederación puede convocar a una Comisión Reorganizadora que sustituya en su momento a la federación impugnada y asuma la responsabilidad de la propia federación mientras se convoca a nuevas elecciones”.

–Siendo el COM el organismo deportivo más importante del país ante las federaciones internacionales, ¿el futuro de la esgrima nacional está en sus manos? —se le pregunta a Padilla.

–No la tenemos, porque, de ser así, ya hubiéramos tomado alguna medida emergente.

–¿En este momento usted está en condición de pedirle a la federación internacional que desconozca a Jorge Castro?

–Vamos a esperar. No puedo pronunciarme hasta que no se agoten los recursos. De otra manera, sí nos metemos en un problema.

Al cierre de esta edición, la Conade no respondió a una solicitud del reportero sobre la situación que impera en la esgrima nacional.

Este reportaje se publicó el 26 de noviembre de 2017 en la edición 2143 de la revista Proceso.

Acerca del autor

Reportero con 30 años de experiencia en temas deportivos, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha cubierto Copas del Mundo de Futbol, Gran Premio de Fórmula Uno, peleas de boxeo de título mundial, mundiales de ciclismo, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos.

Comentarios