Presentan en la FIL de Guadalajara “El Hombre que sabía morir”, un thriller trepidante para leer con deleite

GUADALAJARA, Jal. (proceso.com.mx).- A partir de “hechos ciertos que parecen inverosímiles”, Miguel Bonasso construye en El Hombre que sabía morir, “una ficción que es verosímil”, así resumió Homero Campa la obra del periodista y escritor argentino que se presentó en la FIL.

Luego de una breve introducción por parte de Ricardo Cayuela sobre la trayectoria profesional de Miguel Bonasso, el periodista de Proceso, Homero Campa, habló sobre lo que el lector encontrará en el libro: “historias ciertas o, al menos, con un sustrato cierto”.

En la obra aparecen personajes reales como Fidel Castro, Rafael Caro Quintero, Ernesto Che Guevara, Manuel Piñerio, el comandante Barba Roja y Julio Scherer, el fundador de Proceso.

Ante los asistentes al salón Juan José Arreola, Campa compartió una parte de la historia del libro, la cual es “un thriller trepidante de espionaje y contraespionaje que bien puede leer con deleite -y con un dejo de envidia-, John Le Carré”.

“En abril de 1989, una joven Argentina, Soledad Golberg ‘desaparece’ de su hotel de lujo en Cancún. La joven es hija de Aaron Golberg, ‘Ary’, un exitoso financiero argentino que 13 años antes -en agosto de 1976- habría muerto en un accidente de aviación: el jet ejecutivo en el que volaba se estrelló en el Cerro de los Burros, ubicado cerca de Chilpancingo, Guerrero”, relató.

“Soledad ha sido secuestrada por el líder de una banda de narcosatánicos. Ese líder -de origen cubano- trabaja a su vez para la agencia de inteligencia de Estados Unidos, la CIA”.

“Ary ha fungido como banquero de la organización guerrillera los Monteros, les ayudó a esconder y limpiar millones de dólares productos del secuestro de dos hermanos empresarios; pero a la vez este personaje tiene relaciones con la élite financiera argentina y neoyorquina y con los servicios de inteligencia de Israel, el Mossad”.

Homero Campa platicó que el personaje de Ary está conectada con la historia de David Graiver, un empresario argentino dueño de bancos en su país, Bruselas, Israel y Estados Unidos, así como de varias compañías, una de ellas Papel Prensa. 

La viuda de Graiver fue obligada a vender Papel Prensa a los periódicos Clarín y a La Nación.  

“Esa historia de alguna manera estuvo vinculada al enfrentamiento que sostuvieron Cristina Fernández de Kirchner con el grupo El Clarín“, señaló.

Por su parte, el escritor del libro aplaudió la presentación de Campa por ir a la “médula de la historia”. 

Confesó que en su historia aparece un policía nombrado “Manzanita”, idea de su esposa; y adelantó que el capítulo final es “absolutamente sorpresivo”.

Bonasso relató que el libro trata maliciosamente sobre “qué es verdad y qué es mentira y vamos a procurar que lo verdadero parezca falso y todo lo que es falso parezca verdadero, así nos jodemos a todos”. 

Comentarios