Mónica Ocampo y Karla Nieto, las tuzas que “rompen” la Liga Femenil

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El turno de las futbolistas llegó al país. En 2006, la seleccionada nacional Mónica Ocampo fue clasificada por la FIFA entre las 20 mejores jugadoras del mundo, como alguna vez ocurrió con Maribel Domínguez, exseleccionada nacional y máxima goleadora del representativo tricolor, quien cobró notoriedad cuando el equipo Celaya la integró a las filas del plantel profesional de varones.

Ocampo, la capitana de la selección tricolor que fue catalogada por el máximo órgano rector del futbol como el “presente y futuro del futbol mexicano”, es en la actualidad el máximo referente del equipo nacional tras el retiro de Domínguez, y desde los 12 años figura constantemente en las convocatorias del conjunto mexicano.
        
Entre las 350 jugadoras que participaron en el primer torneo oficial de la Liga Mx Femenil profesional, dos jugadoras asumieron un rol protagónico. Una de ellas, Mónica Ocampo; la otra, Karla Nieto, mediocampistas y estrellas naturales que fueron contratadas por el Club Pachuca para darle solidez al proyecto del equipo de mujeres.

En torno a estas jugadoras, consideradas las principales referentes del balompié nacional del momento, se sustentaron en gran medida los logros de las Tuzas del Pachuca, que conquistó la Copa Liga Mx Femenil, el torneo con que dio formalmente inicio la Liga Mx Femenil, en la que el conjunto hidalguense se quedó con el subcampeonato en la final contra las Chivas.

Pachuca supo elegir a este par de jugadoras que fueron determinantes en la integración de la columna vertebral del equipo. En general, la mayoría de las futbolistas surgieron de visorías y convocatorias que hicieron los 16 clubes para conformar sus planteles, e incluyeron a jugadoras de selecciones nacionales.

“El dinamismo que Karla le imprime al Pachuca no lo hace nadie en México, a pesar de tratarse de una jugadora de talla pequeña (1.55 metros y 50 kilos de peso), es súper dinámica, similar a la función que realiza José Juan ‘Gallito’ Vázquez: mucho despliegue físico y buen orden táctico”, analiza un excolaborador de selecciones nacionales femeniles que prefiere el anonimato.

No sólo eso: a diferencia del resto de las jugadoras que participaron en la liga, Mónica Ocampo y Karla Nieto son titulares indiscutibles en la selección mayor. En ese sentido, aventajan en experiencia, en calidad y en preparación futbolística a las demás.

Ambas jugadoras fueron fichadas por el club hidalguense en marzo pasado al equipo Leonas de Morelos, bicampeón de la Liga Mayor Femenil (de la rama amateur). “Sostuvimos un juego amistoso contra el Pachuca, y de ahí surgió la invitación para Karla, Fátima Arellano y una servidora de formar parte del club Pachuca”, detalló Ocampo en esa ocasión.

Con una Copa del Mundo (Alemania 2011), un mundial sub-20 (Rusia 2006) y tres Copa Oro a cuestas, Mónica se mantiene activa a sus 30 años, y es apenas un año menor que la entrenadora del equipo Pachuca, Eva Espejo.

De extensa trayectoria en los representativos nacionales, Karla Nieto fue seleccionada sub-17 y forma parte del representativo mayor. Con Méxic o consiguió el título de los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, en el que Ocampo también formó parte, y jugó la Copa Mundial de la FIFA Azerbaiyán 2012.

En diciembre de 2016 se hizo oficial el arranque de la Liga Mx Femenil, que nace por una obligación de la FIFA, con la participación de 16 representativos de los 18 clubes de la Liga Mx varonil –a excepción del Puebla y el recién ascendido Lobos BUAP-, divididos en dos grupos de ocho equipos cada uno.

Cada equipo fue conformado con 21 jugadoras nacidas en el país, incluidas dos porteras, básicamente con elementos de la categoría sub-23, además de cuatro de la sub-17. Y sólo se les permitió reforzarse con dos futbolistas de categoría libre.

En esta línea, las reglas cambiaron, de conformidad con el artículo 8 del Reglamento de Competencia, en relación a la elegibilidad de las participantes: “sólo jugadoras nacidas en México podrán participar en los torneos”.

De hecho, la Liga Mx Femenil enfrentó una primera polémica: la exclusión de las futbolistas méxico-estadunidenses elegibles para la selección nacional, sin importar que cumplieran con el límite de edad (23 años).

El torneo se disputó en 14 jornadas, de los cuales clasificaron a semifinales los dos mejores de cada sector a visita recíproca. La competencia dio comienzo en julio pasado y culminó el viernes 17 con el título de Chivas del Guadalajara, que se impuso en la final al Pachuca por 3-2 luego de remontar un 2-0 en contra.

Al principio, sin reflectores, las protagonistas de la Liga Mx Femenil transitaron por un tramo complicado: falta de confianza de sus propios directivos, bajos salarios en general y traslados en autobús, a diferencia del glamour de la Liga Mx varonil.

A excepción del Pachuca, los equipos fueron relegados a disputar sus juegos oficiales de local en las instalaciones de entrenamiento o sedes alternas de los clubes de la primera división. Y peor aún: sin transmisión televisiva, las entradas fueron obsequiadas en su mayoría como un mecanismo para activar el interés por la competición.

Pero todo cambió drásticamente en la recta final del torneo: de pronto se abrieron las puertas de los estadios sedes de los clubes de la Liga Mx al torneo femenil. El detonante fue el juego de vuelta de las semifinales entre América y Chivas en el estadio Azteca, trasmitido por televisión abierta, que hasta el público se animó a comprar sus boletos. Y así, de no tener nada, las chicas del futbol empezaron a atraer los reflectores.

El encuentro fue trasmitido por televisión abierta, y contra todos los pronósticos, el 11 de noviembre pasado las Chivas se convirtieron en el primer finalista tras empatar a 2 goles (6-4 el marcador global) y con ello eliminar al líder general de la competencia en emocionante serie, gracias a las anotaciones de Brenda Viramontes y Norma Palafox a los 7 y 52 minutos. Dayana Cazares y Betsy Cuevas marcaron por las anfitrionas a los 57 y 85 minutos.

El triunfo rojiblanco despertó un inusitado interés por la Liga Mx Femenil. Y de hecho, el partido de ida significó de paso que la directiva encabezada por Jorge Vergara les permitiera a las mujeres jugar por primera ocasión en el estadio sede del equipo. Pero la entrada fue muy raquítica, apenas unos dos mil espectadores acudieron al encuentro.

Antes, el pasado 25 de agosto, Grupo Pachuca -propietario de los equipos Pachuca y León de la Liga Mx- anunció un acuerdo con la cadena Fox Sports para la transmisión del juego entre las Tuzas y América, líderes del torneo, el primero en esta modalidad. El propósito, reconoció el presidente de dicho consorcio, Jesús Martínez, era principalmente “medir” el interés del público televidente.

La transmisión “irá a toda Sudamérica, a Centroamérica, a México, y será histórica. También queremos tener un récord de entrada que, creo, lo tienen León y Monterrey con ocho mil asistentes”, aseguró Martínez al suplemento Cancha. En realidad, la mejor marca de asistencia hasta entonces se registró durante el juego Tigres-Chivas, correspondiente a la jornada 2, con 8 mil 322 asistentes.

El acceso al partido Tuzas-América fue gratuito, como de hecho fue la política trazada por la directiva a lo largo del torneo para el caso de los partidos de local de las Tuzas. El pasado 28 de agosto, 23 mil 387 espectadores acudieron al estadio Hidalgo, lo que significó un récord de asis tencia en la naciente liga.

“Esta primera transmisión es una prueba, por lo que no se cobrarán derechos de televisión”, aseguró el directivo, quien confirmó que ya se trabaja el proyecto de un contrato por un lapso de cinco años para la transmisión de los juegos de local de los equipos femeniles de Pachuca y León.

Datos oficiales de la Liga Mx revelan que la final del torneo Apertura 2017 de la liga profesional femenil arrojó una cifra tota de 61 mil 421 espectadores en los dos juegos disputados en el Estadio Hidalgo y el Estadio Chivas, en el orden respectivo.

La Liga Mx también reportó que un total de 412 mil aficionados asistieron a los partidos de la fase regular y la liguilla de la Liga Mx Femenil. Entre esas cifras, 307, 202 personas acudieron a los partidos de la fase regular y 43 mil 383 a los juegos de la etapa final del torneo.

En el partido de ida de la final, el club Pachuca, cuyo estadio Hidalgo tiene capacidad para 27 mil 512 espectadores, impuso nueva marca de asistencia, con todo y sobrecupo: 28 mil 995 asistentes asistieron de manera gratuita, mientras que decenas de aficionados se quedaron sin oportunidad de ingresar al inmueble.

De un día a otro, a los aficionados les despertó el interés el futbol femenil. Pero el fin de semana después de la euforia que generó la definición del primer título de la liga de mujeres, muy pocos se advirtieron que la selección nacional mayor femenil disputó un par de juegos amistosos en Costa Rica.

La puesta en marcha de la liga femenil obedece a una orden de la FIFA, como parte de una serie de reformas destinadas a mejorar la gobernanza del organismo, transparencia, responsabilidad y diversidad, aprobadas en febrero de 2016.

Entre ellas se incluye un compromiso más sólido con la promoción de los derechos humanos y el futbol femenino, para lo cual la FIFA asignará recursos humanos y económicos a cada una de las 211 federaciones miembro través del Programa de Desarrollo Forward, creado el año pasado.
Al mismo tiempo, el organismo exigirá a los beneficiarios la rendición de cuentas para garantizar que las inversiones generen una repercusión ligada a objetivos cuantificables, de tal manera que alcance todo su potencial en todos los países, de acuerdo a los lineamientos del Programa de Desarrollo Forward de la FIFA.
La idea principal, se establece en dicho programa, es potenciar el futbol femenino para transformarlo en un deporte de masas. Para ello, la FIFA invertirá más de cuatro mil millones de dólares en el desa rrollo del futbol. Con el propósito de que el futbol se incremente, el organismo se propone duplicar el número de futbolistas, hasta alcanzar los 60 millones.
        
Por medio de este programa, las federaciones tienen derecho a percibir 1.25 millones de dólares anualmente para ser destinados a proyectos como canchas de futbol, torneos y desarrollo del futbol femenino, entre otros.
        
“La FIFA considera que el futbol femenino tiene todavía un mayor potencial de crecimiento, y por ello promocionamos el futbol femenino de manera activa en todo el mundo mediante nuestras competiciones y eventos, campañas de sensibilización y programas de desarrollo”, consigna el organismo.
        
Para incrementar y desarrollar el programa, la FIFA se planteó cuatro objetivos: el número de mujeres que tienen acceso al futbol, la calidad del futbol femenino, el camino de las jugadoras desde el futbol base hasta la élite y las oportunidades para las mujeres en el futbol, dentro y fuera del campo.
        
Asimismo, el organismo se compromete a ofrecer mayores oportunidades a jugadoras, entrenadoras, árbitras y funcionarias, además de prestar un apoyo financiero para el sostenimiento del futbol femenino con el propósito de lograr una mejor posición social de la mujer.
        
El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, presentó formalmente en octubre de 2016 la “FIFA 2.0: el futuro del futbol”, el primer plan de acción publicado en la historia del organismo que establece las pautas futuras para el desa rrollo de este deporte.

Infantino adelantó que la FIFA llegará a poner a disposición de sus federaciones miembro un máximo de 315 millones de dólares para el desarrollo del futbol femenino, que incluirá fondos para la organización de ligas femeninas juveniles y profesionales. Hasta ahora, la Liga Mx sólo ha atendido el futbol profesional de mujeres.

Acerca del autor

Reportero con 30 años de experiencia en temas deportivos, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha cubierto Copas del Mundo de Futbol, Gran Premio de Fórmula Uno, peleas de boxeo de título mundial, mundiales de ciclismo, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos.

Comentarios