Homenaje a Roa Bastos en el centenario de su nacimiento

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Asociación del Servicio Exterior Mexicano (ASEM) rendirá un homenaje al escritor paraguayo Augusto Roa Bastos, autor de obras como Hijo de hombre y Yo, el Supremo, en el marco del centenario de su natalicio, este jueves 7 de diciembre en su sede de la colonia Roma.

En el acto, organizado por el embajador Carlos Rodríguez y Quezada, presidente de la mesa directiva de la ASEM, participarán Claudia González –esposa del exembajador de México en Paraguay, Antonio Villegas–, quien durante cinco años trabajó con Roa e hizo sus tesis de licenciatura, maestría y doctorado en tono a diferentes temas relacionados con la obra del autor que produjo la mayor parte de su literatura en el exilio, y el periodista Armando Ponce, editor de la sección Cultura de la revista Proceso, quien hizo a Roa la última entrevista concedida a un medio mexicano.

Desde diciembre de 2016, el Congreso Nacional de Paraguay declaró el 2017 como el “Año del Centenario de Augusto Roa Bastos”, y a lo largo de estos meses se han llevado a cabo diversas actividades en todo el mundo para conmemorar al escritor nacido en Asunción el 13 de junio de 1917 y fallecido el 26 de abril de 2005 en dicha ciudad.

González participó en el homenaje que se le rindió en el Instituto Iberoamericano de la Universidad Sofía de Tokio, y adelanta que para el jueves hablará de la diferencia que marcó Roa Bastos en el contexto de la literatura paraguaya. Explica que antes del autor de El fiscal, El trueno entre las hojas y El texto cautivo, la literatura en aquel país suramericano desarrolló una temática historiográfica y teológica.

Es con Roa, cuando se aborda la denuncia social. Si bien él sigue la escuela abierta por Rafael Barret, que más tarde profundiza Gabriel Casaccia:

“La otra figura dentro de la denuncia social, en la literatura del punto de vista político es la de Roa, la literatura se transforma con él en lo que llamo trinchera política, que luego se conoce como la deconstrucción de la filosofía. Es una escritura diferente, marca la diferencia porque hay una toma de conciencia de los problemas del Paraguay y de la importancia de hacer política a través de la literatura.”

Señala que esa vertiente es muy fuerte porque Roa salió de Paraguay a exiliarse en Buenos Aires en 1947, por una diferencia con la dictadura de Higinio Morínigo, y vive muchos años fuera, produce la mayoría de sus grandes obras como Hijo de Hombre, Yo, el Supremo.

Y sobre esa etapa hablará la especialista.

El homenaje será a las 18:00 horas, del jueves 7 de diciembre, en Durango 128, colonia Roma.

Comentarios